El reto actual: la paz, la dignidad humana y un futuro diferente.

Autor: Carlos Alberto Atehortúa Ríos
15 junio de 2018 - 12:09 AM

Es hora de tomar decisiones razonables, de evaluar el tipo de sociedad que hemos venido construyendo y de mitigar injusticias.

Tal vez nunca en la historia de Colombia, la participación política ha tenido el valor que hoy tiene y haya sido tan grande la incidencia de nuestras decisiones en el presente y el futuro del país, por eso ante todo lo que debe promoverse es que todos actuemos con plena conciencia de los efectos de nuestras decisiones en la sociedad y con una verdadera ponderación de las opciones que presentan los candidatos.

La disyuntiva actual es “volver al pasado”, ¿reviviendo lo vivido? o dar un paso adelante, y pensar que una sociedad más digna, justa e igualitaria si es posible.

No es fácil transformar el país sin transformar la política y las costumbres sociales, pero sino transformamos la ética, y si no variamos sustancialmente el sentido de las razones que han motivado nuestros comportamientos sociales esteremos condenados a reproducir las condiciones de existencia en que hemos vivido por muchos años los colombianos.

Todos estamos llamados a participar de las decisiones que afectan la vida del país, cuando actuamos debemos hacerlo con un enorme sentido ético, con un profundo compromiso social y con la convicción de que con nuestras actuaciones construimos un país mejor.

Lea también: Triple dimensión de los servicios públicos.

Aunque los estudios de “manejo de opinión pública” lleguen a la conclusión de que los electores se mueven por sentimientos y pasiones y no con motivaciones racionales, es hora de tomar decisiones razonables, de evaluar el tipo de sociedad que hemos venido construyendo y de mitigar injusticias que hemos reproducido en las condiciones de convivencia en nuestra sociedad.

Así el odio sea promovido por los “expertos” y asesores y sea el común denominador del lenguaje, debemos hacer un llamado a la sensatez y a no dejarnos aconsejar de la rabia, a que, por el contrario, sean los sentimientos nobles como la esperanza, la convivencia, las ilusiones y la solidaridad los determinantes.

Debemos actuar de tal manera que en lo posible nuestras decisiones no nos generen mañana reproches de conciencia, ni desengaños, pues la honradez de los candidatos ha sido clara, y tanto su pasado, como el de los sectores y las personas que los acompañan permiten claramente vislumbrar el futuro esperable.

Como es bien sabido en materia de servicios públicos, son dos los caminos que pueden seguirse en delante,  de un lado: los negocios rentables, la economía de mercado, la eliminación de subsidios, la libre competencia sin intervención del Estado, la desregulación social, la eliminación de controles que actualmente son muy precarios y  del otro tomar en su  verdadera dimensión  la teoría del servicio público, que implica dignificar a los usuarios, promover políticas de servicio universal, adoptar acciones afirmativas a favor de la población vulnerable y hacer realidad el mandato constitucional según el cual los servicios públicos deben ser prestados en escenarios propios de economía social de mercado.

Además: Pedagogía de la doctrina constitucional en servicios públicos.

En un escenario como el descrito, en materia de servicios públicos, no hay decisiones neutrales, aun el silencio y la omisión producen efectos y posiblemente los no deseados, por eso, quienes hemos dedicado gran parte de la vida al tema de “servicios públicos” debemos actuar en forma consecuente con lo que pensamos y enseñamos.

Yo por mi parte estoy comprometido con quienes pretenden a través de la teoría del servicio público construir una sociedad más equitativa y digna y sobre esa base construir “paz” duradera y estable, por eso mi voluntad irrenunciable es estar al lado de la vida y la convivencia que son innegables valores sociales.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
3
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...
4
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
5
Columnistas /

Provincia de Guanentá, Santander: historia y belleza

En el centro de los poblados, sus plazas se caracterizan por el orden, el buen cuidado de los jardines, en...
6
Minas Y Energía /

Ahora que es ilegal, el mercurio se vende en redes sociales

Desde la entrada en vigencia de la Ley 1658, que prohíbe su uso en la minería, el precio del metal se ha...