El informe Skava sobre Hidroituango

Autor: José Hilario López
12 marzo de 2019 - 09:05 PM

Supuestos errores en el diseño de Hidroituango, como pretende Skava en su reciente informe a EPM, no pueden cargar con toda la responsabilidad por la crisis de Hidroituango.

Desde principios del presente mes de marzo está circulado en nuestro medio el denominado Informe complementario del análisis de causa raíz física de la contingencia presentada en el Proyecto Hidroeléctrico Ituango, preparado para EPM por la firma consultora noruego-chilena Skava. Este informe ha dado lugar a que la responsabilidad del colapso de la Galería Auxiliar de Desviación (GAD), origen del accidente y contingencia de Hidroituango, se quiera hacer recaer sobre el Consorcio Generación Ituango (CGI), conformado por las prestigiosas firmas de ingeniería de consulta antioqueñas Integral y Solingral, como que ha sido el encargado de los diseños y asesoría durante la construcción del megaproyecto. En mi concepto, el informe de Skava contiene serias fallas metodológicas y conceptuales, que trataré de analizar a continuación.

Lea también: Hidroituango merece evaluaciones objetivas

En primer lugar, es inaceptable que en la matriz de riesgos de un proyecto de infraestructura como Hidroituango, el único componente que se considere, como lo hace Skava, sea el riesgo físico, olvidando los aspectos contractuales, administrativos, institucionales y jurídicos, que pueden pesar tanto en el análisis de la matriz del riesgo como la misma geología del sitio y la práctica constructiva utilizada.  En este fundamento conceptual estaba trabajando para completar una ponencia que presentaremos en el seminario Gerencia de riesgo en proyectos de ingeniería, que la SAI celebrará en nuestra ciudad los días 21 y 22 del corriente mes, cuando apareció en la publicación Humanidad sostenible” un importante artículo titulado ¿Por qué el informe de Skava respecto a Hidroituango, es inadmisible para explicar lo que pasó? (http://humanidadsostenible.blogspot.com/2019/03/por-que-el-informe-de-skava-respecto.html?m=1).

El texto arriba referenciado muestra muchos aspectos que todavía no han salido a la discusión pública en el caso de Hidroituango, que trataré de resumir a continuación.

En primer lugar el artículo publicado en Humanidad Sostenible señala los sesgos metodológicos y los errores que se derivan del informe de Skava, que se sintetizan en los siguientes apartes.

1. Quien se equivoca en una gestión debería estar impedido para hacer la investigación sobre lo que pasó. En un proyecto de infraestructura, como Hidroituango, actúan los siguientes actores: los ejecutores, los que verifican y los que aprueban. En este caso EPM, como ejecutor, no puede ser ni el que verifica ni el que aprueba, que para eso están, entre otros, la interventoría, ni muchos menos el que ordena investigaciones sobre responsabilidades.

2. El error metodológico en que incurre Skava en su informe consiste en creer que todo el valor probatorio radica en el concepto técnico, no en la forma como este se aplica. Un concepto técnico mal utilizado puede dar lugar a decisiones inadecuadas.

3. El análisis de causa raíz con la herramienta de árbol (ACR), utilizado por Skava en su informe sobre Hidroituango, es una metodología diseñada para un sistema en funcionamiento, no para un proyecto en construcción como lo es Hidroituango, que, por tener más actores e involucrar más decisiones que el primero de ellos, hacen que su aplicación sea muy compleja

4. Un informe de causa raíz no pude limitarse a la causa raíz física radicando la falla sobre sólo uno de los componentes del sistema, lo que apenas explica el evento (el colapso de la GAD). Esto conlleva a omitir la causa raíz humana y la causa raíz latente. Por ejemplo, sería un error suponer que la tragedia de Armero se debió sólo a la avalancha generada por la erupción del Volcán Nevado del Ruiz, olvidando la responsabilidad que debió recaer sobre los entes gubernamentales que fueron incapaces y/o negligentes en la predicción del desastre.

La causa raíz humana involucra las intervenciones y/o decisiones que contribuyeron a la generación del evento, en otras palabras busca encontrar el error humano. En Hidroituango, además del CGI, han participado: la interventoría del proyecto, el Consorcio Constructor CCC, la Junta Directiva de Hidroituango (dueña del proyecto), EPM (responsable y ejecutor del contrato boomt), la Anla, la Upme y la Creg.

5. La causa raíz latente se analiza con base en la coherencia de la información contenida en los documentos existentes (diseños aprobados, licencias ambientales otorgadas, cronogramas de ejecución, actas de aprobación de obra, materiales utilizados, etc.). Vista en su forma general, la causa raíz latente es una derivación de la causa raíz humana.

Lo invitamos a leer: Más sobre el accidente de Hidroituango

En conclusión, cuando se está realizando un análisis de causa raíz se deben colocar sobre la mesa todos los factores físicos, humanos y documentales que involucra el proceso analizado. El estudio permite establecer si el evento se dio por causas propias del proceso, por la toma de decisiones inadecuadas o por falta de documentación coherente. Uno sólo de los agentes, como pretende Skava asignado la falla de la GAD a sólo supuestos errores técnicos en el diseño y asesoría del CGI, no puede cargar con toda la responsabilidad de la crisis de Hidroituango. A propósito: ¿Por qué en ninguna parte el informe de Skava menciona la interventoría del proyecto?

El debate apenas se inicia, pero es necesario anotar que en sana lógica, para la fijación de responsabilidades por la crisis de Hidroituango se debe exigir, por lo menos, un segundo informe, adicional al de Skava. Seguiremos atentos a este debate, enriquecedor como el que más de nuestro aprendizaje profesional y esperemos que así también sea tomado por nuestra institucionalidad.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Luis Fernando
Luis Fernando
2019-03-13 10:46:53
EPM también mantuvo un auditor, tiempo completo, dentro del proyecto hidroituango. ¿Cuál fue su papel y su responsabilidad?
MIGUEL
MIGUEL
2019-03-13 08:53:00
De acuerdo, José Hilario. Parece muy lógica tu posición. ¿Dónde está la responsabilidad de las interventorías, por ejemplo?

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Los costos del accidente de Hidroituango
Columnistas

Los costos del accidente de Hidroituango

El primer damnificado de todos estos costos y pérdida de ingresos esperados de la operación de Hidroituango será el Municipio de Medellín, que el año pasado...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Columnistas /

Ser mujer en el Siglo XXI

No se puede caer en la peligrosa trampa de confundir el feminismo con un feminismo victimista y antihombres...
4
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
5
Columnistas /

La pena de muerte existe en Colombia

En los primeros tres gobiernos, luego de expedida la Constitución, se mostró un tipo de Estado de...
6
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...