Deterioro en obras de Metroplús tras cinco meses de suspensión

Autor: Laura Wagner
31 enero de 2020 - 03:39 PM

El inacabado carril de buses en la calle 12 Sur, en la Aguacatala; la malograda estación San Pedro; el retrasado tramo en la carrera 43A, en Envigado. Obras sufridas, suspendidas y problemáticas: con resignada impaciencia, Medellín deja encendido el motor y soporta embotellamientos de hasta una hora, pues ha normalizado los incumplimientos en cronogramas y presupuestos de las construcciones de Metroplús S.A.

Medellín, Antioquia

Como gestor del servicio público de transporte masivo en el Valle de Aburrá, Metroplús S.A. funciona bajo la asociación principal del Metro y los municipios de Medellín, Itagüí y Envigado. Por esta razón, desde el 2004 la empresa lidera proyectos de movilidad inteligente por medio de estaciones y carriles de sistemas de buses, los cuales han sido aplazados o cuestionados incontables veces por la ineficiencia de los consorcios contratados para llevar a cabo las obras. Este es el caso que hoy ejemplifica la calle 12 Sur, en Medellín.

Con una planeación inicial de 14 meses de construcción y cerca de 39.000 millones de pesos en presupuesto, el consorcio Cydcon, conformado por las firmas Conasfaltos y el grupo Hycsa, empezó en agosto de 2017 la edificación de un carril de buses distribuida en cuatro frentes. Como es usual en intervenciones de este tipo, las obras debían ser realizadas sin interrumpir el tránsito en la zona. Sin embargo, el plazo se cumplió para Cydcon y, aunque recibió una prórroga especial, sólo pudo entregar un avance del 55,9% antes de terminarse su contrato. Ahora, cinco meses después, la construcción está lejos de lucir impasible puesto que para el tiempo y los ladrones no hay interrupciones: Metroplús S.A. continúa sin nombrar un nuevo contratista y los vehículos siguen haciendo fila en la vía. 

Lea: Luz verde para el Túnel

 

“Ahí está el elefante”

“Ya todo está perdido”, afirma un hombre de traje verde con inscripciones de “Vive 100” a los costados, sin desviar la vista de los automóviles que, desde la carrera 50FF, aguardan para reincorporarse al caliente pavimento de la calle 12 Sur en dirección a El Rincón.

En medio de la picazón del sol y la combustión de gasolina, se extiende el puesto de control de la segunda y tercera sección del proyecto Metroplús en un terreno casi triangular, delineado por las dos vías mencionadas y la curva Avenida 80. Irónica luce la señalización que prohíbe el paso a las casetas de tablas, pues las mallas raídas y el material abandonado a su alrededor bien podrían recrear uno de los tantos mundos distópicos que muestra hoy la televisión. Dos cifras en contraste: 45 y 20. La primera, el porcentaje máximo de avance de este frente de la obra; la segunda, los meses que necesitó.

Aquí la hojarasca acolchona el camino mientras que las puertas de las garitas se entreabren maliciosas: no hay cerrojos ni candados, ni siquiera para el enrejado que resguarda un enorme cilindro amarillo que reza “inflamable”. Ahora, su contenido blanco está vertido; tal vez a causa de los mismos propietarios de los morrales desgastados, las montañas de basura, la sudadera verde y el encendedor obsoleto que amueblan las vacías casetas. Cierto es que el tiempo no se paraliza por medio año: en este lapso, puede germinar una planta de lulo al pie de la construcción, agravarse la congestión de una vía altamente transitada y saquearse el puesto de control hasta que ya todo esté perdido, hasta que no quede nada.

“Decían que para diciembre estaría cambiado el contratista y se continuarían las obras. Es entendible, mas no justificable, que hubo un cambio de gobierno, pero esta es la hora en que no las han reactivado”, protesta Pedro Juan González Carvajal, transeúnte de la zona a pesar de los embotellamientos de una hora.

A diferencia de los puestos de control, la calle 12 Sur es más sofocante que desoladora: los vehículos se arrastran pesadamente mientras que los pocos peatones arriesgan sus pasos entre los desechos y restos de construcción. Por tramos, ambos sentidos de la calle se unifican y cubren la quebrada La Jabalcona, pues en octubre del 2019 la Alcaldía de Medellín rellenó la fuente de agua para favorecer la movilidad temporalmente.

A partir de entonces, poco se ha retomado: Metroplús S.A. está en proceso de realizar una nueva contratación que iniciaría este semestre y le daría fin a la construcción en 8,5 meses. Esto, manteniendo el presupuesto inicial de $38.741.187.922, por lo que voceros de la organización concluyen sin dar mayores explicaciones:

“La entidad enfoca todos sus esfuerzos en la liquidación y cierre del contrato de obra anterior y en la estructuración del nuevo proceso de contratación que permita llevar la obra a feliz término”.

 

Más elefantes

Para los habitantes de Manrique Central 1 y Prado Centro, no es difícil recordar la estación San Pedro de Metroplús que, siendo terminada en el 2012, nunca entró en funcionamiento por fallas en su construcción como tampoco fue corregida a sobra de dilataciones. Poco sirvieron el rechazo de la comunidad y un pacto entre la Alcaldía, el Metro y otros para reacondicionar el espacio en el 2016, pues hoy los buses eléctricos corren entre Hospital y Palos Verdes sin consideración de la estación hermana fallida, ese elefante valorado en 1.133 millones de pesos.

Al contrario de San Pedro, otras obras de Metroplús S.A. no se terminan sin primero presentar desacuerdos o irregularidades en sus diseños. El tramo 2B de la carrera 43A, en Envigado, fue suspendido durante siete años por ser una amenaza al corredor ambiental del sector. Tan solo ahora hay indicios de retomarlo y, a pesar de ello, es un movimiento cuestionado, más aún habrá que vigilar el desarrollo de este y otros proyectos de Metroplús S.A. antes de conjeturar su real habilidad de sacar elefantes cual palomas de un sombrero.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Foro de la Alianza Antioquia
Columnistas /

¡EL MUNDO Vive !

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Artículos relacionados

La larga espera por Metroplús
Editorial

La larga espera por Metroplús

Vemos con inmensa preocupación cómo cada día de atraso en la entrada en operación del sistema masivo se fortalece el modelo opuesto, el de la atomización de la...
Bus rayado del Metroplús.
Población

Repudio por actos vandálicos contra bus del Metroplús

El Metro rechazó los actos que terminaron con un bus pintado con aerosol en medio de la Marcha de la marihuana.
Estaciones de Metroplús
Movilidad

Con ecoestaciones Medellín apostará a movilidad sostenible

Las nuevas estaciones del Metroplús que irán por el corredor central de la Avenida Oriental contemplan una combinación de naturaleza y pisos duros. En toda la...

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Urbanismo /

Nueva rotación del pico y cédula para el valle de Aburrá 

Además, el gobernador encargado de Antioquia decretó una nueva Cuarentena por la Vida para los diez...
3
Columnistas /

¡EL MUNDO Vive !

Es pertinente advertir que la información veraz y análisis objetivos son fundamentales para la toma de...
4
Columnistas /

EL MUNDO no se acaba

El periódico EL MUNDO de Guillermo Gaviria Echeverri surgió para recordar que la barbarie no podía,...
5
Columnistas /

Como estudié Periodismo en EL MUNDO

Debo reconocerlo, sin inscribirme ni pagar matrícula, asistí a una escuela de periodismo: el periódico...
6
Columnistas /

Un café y un periódico, a las 10 am

Sin información confiable ni libertad de prensa las sociedades occidentales son insostenibles y...