Crucificados. ¡Clavados en celulares!

Autor: Mariluz Uribe
15 abril de 2019 - 08:02 PM

Es posible que muchos no se hayan dado cuenta, no lo saben, pero están todos tan atados como los dos ladrones, o tan clavados como Jesús, y desde luego como San Pedro

Bogotá

Mariluz Uribe

 

Aprovechemos la semana santa y con todo respeto por Jesús de Nazaret, hablemos de los crucificados de hoy.

Es posible que muchos no se hayan dado cuenta, no lo saben, pero están todos tan atados como los dos ladrones, o tan clavados como Jesús, y desde luego como San Pedro -el primer Papa que por cierto era casado (como los fueron todos los Papas durante los primeros siglos)-.  El Imperio Romano lo crucificó en esas terribles épocas de la persecución a los seguidores de Jesús, de Cristo, esa época de la vivienda en las catatumbas, de los cristianos echados a las fieras en el Circo.

Un crucificado no puede irse, no puede usar sus propias manos para liberarse de una cruz que durante horas ya había cargado encima. Aunque a veces ayudado por Simón de Cirene, un buen amigo, y finalmente ajustado a ella, sin modo de liberarse, en aquella montaña del Gólgota, que al fin y al cabo es igual a cualquier otra, y a cualquier calle de nuestro mundo de hoy.

Lea también: La dama que sobrevive

A los crucificados, por hermosos y cuidadosos de su porte que sean, siempre se les acaba por caer la cabeza, inclinándose hacia el frente y hacia un lado.

Les queda difícil ver quién viene por allí, quién les va a arrebatar el instrumento (telefónico…) ni quien los sigue por detrás, con esas u otras intenciones, ni si viene un carro, una moto, o una cicla cuando van a cruzar calles.

Claro es más importante lo que les están proponiendo –así sea falso o artificial- que cuidar su vida para atravesar una esquina que puede ser la de la muerte. El orden de los factores SÍ altera el producto, No lo contrario que fue lo que dijo aquel sabio griego matemático A.C.

Pero, ¿será posible liberarse de algo a lo que uno está atado? Amigos que van con la novia acarician más el aparatico que la chica. Amigas que olvidan el churro con el cual caminan y clavan su pupila en uno que aparece entre redes…

No olvidaré la única vez que fui al Teatro J.M. Santo Domingo, a una entrega de premios de periodismo y no pude ver a los premiados porque estando en segunda fila en balcón, la gente de la primera fila, que estaba delante de mí, mantuvo sus celulares alzados frente a sus caras durante toda la noche. ¿Filmando? -No hablando con su interlocutor preferido, seguramente prohibido en su casa.  Nadie decía nada. Aburrida acabé refugiándome en un baño, desde allá se alcanzaba a oír el parlante del escenario.  Ah, jamás volví a ese lejano lugar, pues se gasta más tiempo en ir y venir que en el espectáculo. Así me invite el elegante exdiplomático director. ¡Ah! También tuve la terrible experiencia de subir en el ascensor para lisiados, éste se desfondó y quedamos presos en el sótano, hasta que apareció un celador cargado de llaves que nos abrió. Y me imagino me llevó cargada, al piso que me correspondía y que no resultó. ¡Ciao!

Muy bonito que queramos imitar a Jesús en su calvario, y su subida al Gólgota, ojalá encontremos como encontró Él, a alguien que le ayudó a cargar su Cruz y a una Verónica de pañuelito en mano que le secó la cara de sangre, sudor y lágrimas, y nos guardó su rostro en su pañuelo.

Le puede interesar: Cómo sobrevivir a las tragedias

Y así, en el Gólgota donde estaba prohibida la subida a las mujeres, iban contraviniendo leyes nada menos que su Madre María, y la amiga María de Magdala. Más el discípulo amado, Juan.

Hagamos esta Semana Santa un “camino de la cruz”: Si hemos olvidado lo que pasó allí.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Casa patrimonial en Abejorral
Columnistas /

Las intervenciones Urbanas y el parque del pueblo.  

Visitante a museo
Columnistas /

El caudillismo hace daño a la democracia

Registro de cédulas
Columnistas /

Costos electorales y corrupción

Estación de ferrocarril
Columnistas /

La nueva historia económica de Colombia (3)

Andrés Felipe Arias
Columnistas /

Arias, el perseguido de una justicia podrida

Artículos relacionados

“Hay un enfermo, silencio”
Columnistas

“Hay un enfermo, silencio”

A veces pienso que la que se forma en las casas de los enfermos con golpes, timbrazos, puertas que se abren y cierran, pasos, voces y telefonazos, contribuye a matarlos.

Lo más leído

1
Infraestructura /

Tres empresas frenan la integración metropolitana

El Área Metropolitana ya procedió por la vía judicial a tramitar la expropiación de las fajas de...
2
Columnistas /

Arias, el perseguido de una justicia podrida

A Arias le estarían faltando solamente unos dos años de cárcel, a menos que la Corte le niegue los...
3
Política /

La mano firme de Rodolfo Correa

Este candidato a la Gobernación de Antioquia radicó un programa de gobierno denominado “Antioquia...
4
Columnistas /

El caudillismo hace daño a la democracia

Caso concreto y reciente es el de nuestro hermano país Venezuela, pero también los ha habido en otras...
5
Columnistas /

La nueva historia económica de Colombia (3)

El gran impulso a la educación en el gobierno de Pedro Justo Berrio, una pujante clase empresarial con...
6
Columnistas /

Las intervenciones Urbanas y el parque del pueblo.  

“…Un alto contenido urbanístico, con líneas de diseño modernas y vanguardistas, pero alejadas por...