Craso error político

Autor: Diana Sofía Giraldo
11 noviembre de 2018 - 08:34 PM

No se puede gobernar desde las alturas del conocimiento a ciudadanos pegados a la tierra, que deben vivir los problemas a ras del suelo

Las preferencias electorales van decantándose por motivos que no son necesariamente los más técnicos, ni los más acordes con los sabios planteamientos de los expertos en complicados modelos económicos que anidan en los pelotones de tecnócratas que aportan a las campañas su respetable cantidad de materia gris.

Los electores son más aterrizados. Desconfían instintivamente de los científicos que van tan a fondo de los problemas que se ahogan en las profundidades, o vuelan a tal altura que quienes tienen los pies en la tierra los pierden de vista.

Lea también: País desbordado

El secreto de los que aciertan está en privilegiar la verdad que lleva adentro el sentido común popular. Escucharlo permite descubrir el remedio fácil de aplicar y explicar con sencillez. Este camino con frecuencia se ignora, hasta que los resultados desastrosos le dan la razón al sentido común.

Y esto sucede no porque los proponentes sean ineptos, al contrario, suelen ser los más brillantes y capaces, sino porque no se puede gobernar desde las alturas del conocimiento a ciudadanos pegados a la tierra, que deben vivir los problemas a ras del suelo y no saben con qué se comen los refinados modelos económicos de Friedman, que todos admiramos, pero sí conocen muy bien la harina con que se amasa el pan del desayuno. Conocen las circunstancias que los rodean y las viven como vienen, porque no les queda más remedio.

Y reaccionan con menor o mayor ímpetu según el dolor que sientan.

Sí, reaccionan como cualquier ama de casa a la que un alza de precios le recorta el mercado.

Esta es la primera lección que reciben los gobernantes de sus gobernados. Puede que no de economía, pero sí de gobierno. Por eso la opinión unánimemente se pregunta ¿a quién se le ocurre aumentar los impuestos de los artículos de la canasta familiar? La impopularidad que se gana quien suba la comida no se olvida nunca. Cada ciudadano ayuda a subirla al desayuno, al almuerzo y a la comida, si acaso puede seguir disfrutando de los tres “golpes” cotidianos.

Una popularidad inflada con hambre y amargura crea un pésimo estado de opinión, que entorpece el desarrollo de otros planes de gobierno, por excelentes que sean y por mucho entusiasmo que hayan despertado cuando los propusieron. Todo le resultará más costoso al gobierno porque su decisión sobre la comida lo pone a nadar contra la corriente y deja el plato servido para las movilizaciones populares y el descontrol del orden público.

La estrategia opositora quedó vigorizada. Todavía está fresca la memoria de la campaña presidencial del general Rojas Pinilla, que salía a las manifestaciones de sus partidarios yuca en mano e invitaba a comparar los precios que tenía primero en su gobierno y después en los sucesores. Reputados economistas de la época se reían del general y su “estrategia de la yuca”. Pero se les quitó la risa cuando el día de elecciones Rojas estuvo a punto de obtener la mayoría.

Viendo la indignación que despierta el solo anuncio de una posible alza en los componentes de la canasta familiar, es inevitable repasar episodios de la historia reciente. Ojalá también los recuerden los autores de la fórmula. Porque créanlo o no, tendrá sus consecuencias.

Puede interesarle: Los nuevos ciudadanos

Por lo pronto dicen que Petro inicia campaña, con aguacates en la mano…

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Tiempo de esperanza
Columnistas

Tiempo de esperanza

Como los días iniciales son decisivos, no sería lógico envenenarlos con una nueva polarización, que repita lo vivido en la que ahora debemos enterrar definitivamente

Lo más leído

1
Palabra & Obra /

¿Por qué Macbeth sigue siendo relevante hoy?

El Pequeño Teatro de Medellín tuvo en temporada su montaje de Macbeth (obra original de William...
2
Gobierno /

Santos dio apertura al Foro Internacional ‘El estado del Estado’

Consolidar la paz, dejar los odios y más justicia social seguirán siendo prioridades del nuevo capitán,...
3
Seguridad /

7 personas fueron secuestradas por varias horas en Tiquisio, Bolívar

Las personas secuestradas viajaban del municipio de Puerto Rico al corregimiento de Tiquisio Nuevo, cuando...
4
Latinoamérica /

Juicio al presidente Michel Temer entró en fase decisiva

La justicia electoral brasileña determinará la responsabilidad del actual mandatario en actos de...
5
Territorio /

Sismo de 3.6 grados se sintió en Antioquia, el epicentro fue en el municipio de Anzá

 

El epicentro del movimiento telurico se ubicó a 1 kilómetro al Suroeste de la cabecera municipal de...
6
Territorio /

Habitantes de La Playita siguen a la espera de un traslado

De las 106 familias que fueron censadas como prioritarias para un traslado, ante los riesgos que les...