Cambio de escenario

Autor: Sergio de la Torre Gómez
15 abril de 2018 - 12:08 AM

El Eln pues, a no dudarlo, se sentiría mejor acompañado en esas latitudes que en Quito, donde ya no deben estar mirándolo con la indulgencia de ayer.

Se rumora que el Eln quiere que los diálogos con el gobierno cambien de sede desplazándose a Europa o, en su defecto, al litoral Caribe colombiano. Si así fuere, la razón de tal pretensión estaría en la sorpresa causada por el actual mandatario ecuatoriano que, inopinadamente, desvió el camino trazado por su antecesor Rafael Correa, quien lo escogió para que, ciñéndose a sus instrucciones, continuara su política y su programa. Lenin (así se llama paradójicamente el hombre que de leninista ahora no tiene sino el patronímico) dejó la izquierda para pasarse al centro, apartándose de Venezuela y retornando a la órbita gringa dentro del sistema interamericano y en el marco de la OEA, hoy custodiada por Luis Almagro. O sea que siguió los pasos de Argentina, Brasil, Perú y tantos otros países que se demarcaron del Alba.

Vea también: Atribuyen al eln secuestro en zona fronteriza con Venezuela
Ocurre que los elenos en este nuevo ambiente no están muy conformes, supongo yo, porque de sobra saben que el gobierno que preste su territorio para zanjar un conflicto externo necesariamente incide, y mucho, en la suerte de las negociaciones respectivas. Claro ejemplo de lo cual es el acuerdo recién sellado con las Farc. Sin la gravitación de Cuba en la mesa de La Habana y en el arreglo final, dicha guerrilla no habría logrado todo lo que consiguió en su tenaz y muy fructífero forcejeo con el presidente Santos y su emisario De la Calle.
Las ventajas derivadas del país sede (que les sirvió a los elenos, como vitrina al menos, con presencia de Correa, en buena medida afín a ellos) con un gobierno anfitrión de signo ideológico contrario no las hubieran tenido. De ahí su interés, todavía no hecho público, en cambiar de sitio, radicando el escenario de los encuentros en un lugar más propicio, Europa, por ejemplo. Y ojalá en los países nórdicos (Noruega, Suecia, Dinamarca) donde, pese al frío, el clima político se presta mejor a sus propósitos de alargar las tratativas tanto cuanto puedan, como es su costumbre. Y no olvidemos la proverbial simpatía y proclividad, y cierta complicidad moral también, que allí se respira por toda ruptura o amago de desobediencia o insurrección, de tipo filomarxista, que ocurra fuera de sus fronteras propias y de las del Viejo Continente. El Eln pues, a no dudarlo, se sentiría mejor acompañado en esas latitudes que en Quito, donde ya no deben estar mirándolo con la indulgencia de ayer. Nadie ignora además que, al mundillo intelectual, a los círculos académicos europeos, les seduce mucho la izquierda radical, extremista y ojalá armada de América Latina. Desde los tertuliaderos y cafeterías, por supuesto, donde no arriesgan nada ni ponen en peligro su status de diletantes (en Europa es todo un status, incluso remunerado) calman su conciencia algo avergonzada y sofocan sus viejos remordimientos de europeos satisfechos , abrazando, entrometiéndose en causas ajenas, a punta de andar firmando manifiestos insulsos que repiten el mismo texto de lo que solían redactar Sartre y dona Simona en el París de los años sesenta, en pro del Tercer Mundo, cuando hacia afuera posaban de contestatarios mientras holgaban como discretos y refinados burgueses en la Metrópoli.
Vea también: El pasado en presente
Trasladar pues las negociaciones a un escenario con mayor eco y prensa, que sacie su inagotable vanidad o vocación de apóstoles autoelegidos. Y si ello no fuera posible, resignarse a que los largos coloquios prosiguieran en nuestra costa Caribe, donde al menos hay balnearios, como en La Habana. Pues ellos obviamente no aceptan un trato inferior al que recibieron las Farc, ni en cuanto a las concesiones que se les brindaron en el armisticio celebrado ni en cuanto a las condiciones de la estadía que se convengan. La austeridad es para la guerrillerada, no para los comandantes.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Foro de la Alianza Antioquia
Columnistas /

¡EL MUNDO Vive !

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Artículos relacionados

Traumas y fijaciones
Columnistas

Traumas y fijaciones

El interés de los elenos en que aquello no se olvide es constante, igual que al plebeyo de otros tiempos y latitudes le importaba exhibír cualquier vínculo,...

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Urbanismo /

Nueva rotación del pico y cédula para el valle de Aburrá 

Además, el gobernador encargado de Antioquia decretó una nueva Cuarentena por la Vida para los diez...
3
Columnistas /

¡EL MUNDO Vive !

Es pertinente advertir que la información veraz y análisis objetivos son fundamentales para la toma de...
4
Columnistas /

EL MUNDO no se acaba

El periódico EL MUNDO de Guillermo Gaviria Echeverri surgió para recordar que la barbarie no podía,...
5
Columnistas /

Como estudié Periodismo en EL MUNDO

Debo reconocerlo, sin inscribirme ni pagar matrícula, asistí a una escuela de periodismo: el periódico...
6
Columnistas /

Un café y un periódico, a las 10 am

Sin información confiable ni libertad de prensa las sociedades occidentales son insostenibles y...