Bautizo Botánico, una comunión con la naturaleza 

Autor: Redacción
11 febrero de 2018 - 06:52 PM

El programa Cultura Centro de la Universidad de Antioquia y la Gerencia del Centro realizó la quinta versión de Bautizo Botánico, esta vez en la Avenida La Playa.

Medellín

La Glorieta de la Vida frente al Teatro Pablo Tobón Uribe fue el punto de encuentro para los participantes del quinto Bautizo Botánico; actividad que este 9 de febrero congregó a cerca de 60 personas entre miembros de la Policía Cívica infantil y juvenil, representantes de colectivos artísticos y transeúntes que se fueron sumando a un periplo en el que el conocimiento académico se fusionó con la tradición oral para darle nombres a los habitantes arbóreos de la Avenida la Playa, en el tramo que lleva hasta la carrera Córdoba.  
Felipe Cardona, biólogo del Herbario de la Universidad de Antioquia, orientó el componente académico del recorrido en compañía del duende Cebas, personaje encarnado por Norberto López, curador del Herbario del Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe quien desde hace quince años recorre los bosques promoviendo un mensaje de cuidado por las plantas mediante relatos fantásticos que dan cuenta de la importancia del cuidado de la naturaleza.
“Este es un escenario para que la gente se acerque al contacto directo con la naturaleza y retome la convivencia de décadas atrás, volver la mirada a la naturaleza como lo hicieron nuestros ancestros y apreciar los arboles con los que habitamos un entorno lleno de edificios”, expresó Cardona en referencia al papel de los bautizos botánicos.

Lea: Gobernador presentó el Plan Maestro de Erosión Costera

Ese sentido lo extendió la Universidad de Antioquia desde el año 2016, cuando desde su programa Cultura Centro propuso ese primer ejercicio de nominación arbórea, actividad que completa cinco versiones y que desde allí ha logrado cinco versiones en unión con la Gerencia del Centro para fomentar el reconocimiento y la preservación del patrimonio ambiental en ese importante espacio de la ciudad.
El recorrido estuvo acompañado con la poesía de la Red de Mujeres Artistas de Medellín (Remart), quienes dedicaron sus versos a la naturaleza y se inspiraron en Urapanes, Ceibas Tronadoras, Cascos de Vaca, Almendros y Algarrobos que habitan la Avenida la Playa para presentar versos que según la poeta Dévora Dante, “son una manifestación de respeto y admiración por los seres que siempre están ahí como testigos, fuente de vida e inspiración”. 
Durante el recorrido Felipe Cardona compartió un compendio de datos, recopilados a lo largo de años de investigación botánica y de sensibilidad con el oficio. El testimonio se fue nutriendo con las historias de Cebas, quien valiéndose de mitología y elementos de la cultura popular supo acercar a los asistentes y evocar historias en las que se habló desde las propiedades curativas del Algarrobo y el Samán, hasta del riesgo que sufre este último por su corte indiscriminado con fines maderables.  

Puede interesarle: El complejo cenagoso de Ayapel es declarado Territorio Ramsar

El director del Herbario de la UdeA añadió que esta actividad está concebida como un aporte que va más allá de la parte científica y resaltó el componente cultural e histórico de estas apuestas pedagógicas y de apropiación del espacio público, en las que se habla de la procedencia de los árboles, de cómo llegaron a Medellín, sus usos y la importancia etnobotánica de cada especie, así como el aporte nutricional y medicinal de estos habitantes del Centro.
El diálogo de saberes fue constante a lo largo del circuito, entre poemas e historias se presentaron las intervenciones de los participantes, vecinos del sector que aportaron reflexiones de cada árbol, expresaron sus inquietudes e incluso invitaron a la preservación y valoración de la naturaleza, como Nicolás Jaramillo, un habitante del Centro que se declaró “enamorado de los árboles” e invitó a “entrar a los bosques con el alma abierta y despojados de hachas y machetes para poder conversar con los árboles y entrar en comunión con la naturaleza”. 
Al final del recorrido, Estefanía Ramírez, integrante de la Policía Cívica infantil, tomó la palabra para cerrar la jornada con una exhortación al respeto por la naturaleza. “ Amemos a los árboles y no los dañemos para que ellos puedan vivir su vida en paz con todos los seres humanos”.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Protestas en Medellín por corridas de toros
Toros

Activistas protestaron contra las corridas de toros en Medellín

Cerca de 200 personas se reunieron para pedir que se acaben las corridas de toros.
Junín
Infraestructura

En corredor peatonal de Junín serán modificadas 85 fachadas 

Estas obras hacen parte del Plan Integral del Centro, que busca reactivar esta zona de la ciudad.
La retórica del “centro”
Columnistas

La retórica del “centro”

Definitivamente hablar de “centro” suena a anestésico bendito para conjurar los radicalismos políticos.

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
2
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
3
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
4
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...
5
Columnistas /

La carne desmechada o la carne mechada

El verbo mechar significa “deshilachar la carne en tiras”, coger la carne y hacer “mechas”,...
6
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate