Atención para el banano y el plátano                

Autor: Dirección
6 julio de 2019 - 09:07 PM

Es imperativo que el Gobierno Nacional, los gremios del sector bananero y sus sindicatos, unan esfuerzos y recursos para salvar a Colombia y América de la devastadora peste del Fusarium RT4.

Medellín

Permanecemos atentos a la notificación, por Coropica, de la salud de dos fincas bananeras de los municipios de Riohacha y Dibulla, departamento de La Guajira, en donde se teme la aparición de la plaga más temida por los cultivadores de musáceas (banano y plátano) en todo el mundo: el hongo Fusarium RT4, variedad del hongo causante del Mal de Panamá que ataca los cultivos de plátano y banano, incluyendo la variedad Cavendish, la más sembrada con fines de exportación luego de que se le usara para sustituir las variedades sensibles al Fusarium RT1. Independiente del resultado de los exámenes de laboratorio que se efectúan, la posibilidad de ingreso de esta enfermedad a Colombia, y desde aquí su amenaza al continente americano, debe servir como campanazo de alerta para revisar y fortalecer todas las medidas necesarias para evitar esta peste que pondría en serio riesgo al cultivo del banano y el plátano, y en aprietos a la economía agroindustrial de Colombia y otros países americanos cultivadores de banano.

Lea también: 2º Round contra la UE: sobrevive el banano

El hongo Fusarium RT4 es un patógeno que viaja rápidamente (ver gráficos) para instalarse y expandirse desde los suelos de cultivo. Una vez asentado, el causante de la fusariosis penetra las plantas, bloqueando los conductos por donde ellas absorben el agua y los nutrientes, situación que desemboca en el marchitamiento de cada planta (ver gráfico) y en la destrucción de cultivos enteros en las fincas que sufren el mal. Desde su descubrimiento, los más importantes centros internacionales de investigación buscan variedades resistentes o agroquímicos que controlen el agente productor de la enfermedad, esfuerzo mundial que todavía no ofrece resultados. Tal impotencia hace trasladar el control de la diseminación del mal a los ejercicios preventivos o de contención, los cuales para ser efectivos exigen importantes inversiones, como es el caso de Australia, y que debemos reconocer, Colombia aún no hace, a pesar de su inminente riesgo.

Le puede interesar: La fiesta no es para todos

Actuar para evitar que al país llegue el Fusarium RT4 es una necesidad de Colombia por su propio bien y por el de América. Las exportaciones de banano de Urabá y los departamentos de Magdalena y La Guajira generan anualmente divisas por US $870 millones, siendo este el tercer renglón de exportaciones agropecuarias del país. Gracias a sus buenos resultados, el sector bananero genera 35.000 empleos directos de altísima calidad y otros cien mil indirectos, igualmente superiores a los que ofrece el país. Aunados a los cultivos de plátano, importante insumo de nuestra gastronomía y creciente producto de exportación que mayoritariamente pertenece a pequeños y medianos cultivadores, esos productos son hoy fuente de estabilidad económica y social de zonas que encontraron en ellos sus oportunidades de futuro.

Además: El arreglo bananero

Para evitar el daño de las zonas productoras, que podría extenderse hasta por 40 años dada la cuarentena que se impone a los suelos afectados, el mejor camino es evitar que el hongo llegue al país. La prevención exige de los organismos de defensa intensificar los controles a las rutas usadas por traficantes de migrantes que provienen de Asia y África en busca del sueño estadounidense y que entran por Ecuador y Venezuela llegando justamente a los departamentos con mayor producción de musáceas. Las medidas de prevención demandan también que se entreguen a Corpoica recursos y capacidades suficientes para educar a los viajeros y controlar el tránsito de personas y organismos vivos por aeropuertos, puertos y terminales de transporte. Del mismo modo, la institución enfrenta la responsabilidad de controlar a viajeros internos.

De su interés: Sin Navidad exportadores agrícolas

El riesgo de llegada de la enfermedad, demostrado en la alerta que persiste por los hallazgos bajo estudio, exige acciones. Y estas pasan por el mejoramiento de las medidas de prevención en las fincas, lo que, a su vez, impone al Estado disponer de recursos y ayudas técnicas suficientes y acordes con las necesidades de los distintos tipos de productores que tiene Colombia.

Lo invitamos a leer: Insólita receta para Urabá

Evitar que Colombia sea puerto de entrada del Fusarium RT4 es una necesidad de los centenares de miles de exportadores y trabajadores del banano y el plátano en Colombia, Ecuador, Perú, Costa Rica, Guatemala, México, Panamá y las naciones del Caribe que tienen parte importante de su economía en las exportaciones de la fruta. Las disposiciones también contribuirían a que Brasil, que concentra su producción en el gigantesco mercado interno, no se afecte con una plaga tan aterradora como lo era la roya cuando no se le conocían medios de control. Por la gravedad de la situación, es imperativo que el Gobierno Nacional, los gremios del sector bananero y sus sindicatos, unan esfuerzos y recursos para salvar a Colombia y América de la devastadora peste del Fusarium RT4.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

La guerra de la UE contra el aceite de palma
Editorial

La guerra de la UE contra el aceite de palma

Será una campaña por el libre comercio y el derecho al trabajo, que no puede ser sustituido por ayudas imperiales
Urabá merece una concertación
Editorial

Urabá merece una concertación

Tras tensionar la región, el fatídico paro cívico de transportadores y comerciantes de Urabá demuestra lo erradas que son las falacias que lo han sustentado.

Lo más leído

1
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
4
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
5
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...