Arte y dicha de releer

Autor: Iván de J. Guzmán López
25 abril de 2020 - 12:02 AM

Yo diría con Cristian Vázquez (1978), ese extraordinario escritor y periodista argentino, que el enigma de la relectura habría que encontrarlo, entonces, en el propio lector. Es decir, “el cambio más significativo no se produce en el texto, sino en la manera de leer. Y esto último se produce porque inevitablemente el hombre cambia, y con él su mirada”.

Medellín

El pasado jueves 23 de abril, celebramos el Día del idioma.  Aunque -debo decirlo- suena un poquito pretencioso eso de “celebramos”, porque no vi a nuestras autoridades educativas (del Ministerio para abajo), celebrando o invitando a su celebración. Lo cierto fue que, al menos, entre amigos, lo celebramos a gusto, al compartirnos textos bellísimos, poemas, artículos, y vehementes provocaciones a leer algunos autores nuevos, y otros no tan nuevos, que en realidad se constituyen en lo más delicioso del ejercicio de la lectura: la relectura.

Le puede interesar: 23 de abril, Día del idioma

Ya lo había sentenciado Borges: “Lo mejor de la lectura, es la relectura”. En alguna ocasión, en una de esas conferencias magistrales que conforman su bellísimo libro Siete noches (El libro recoge siete conferencias, cuidadosamente corregidas, que Borges dictó en un teatro de Buenos Aires, en 1977), el Borges mítico, el Borges profundo, el Borges amante de las paradojas, había dicho: “He tratado más de releer que de leer. Creo que releer es más importante que leer, salvo que para releer se necesita haber leído”.  Es, sin duda, una suerte de acertijo de una profundidad y un desafío rotundo. Si nos detenemos a pensar -mediados por nuestro oficio de lectores, más que de escritores-, hallamos que el autor de El Aleph, haciendo aparente oposición al viejo Heráclito (su filósofo de cabecera), para quien “nadie se baña dos veces en el mismo río”, da a entender que esa misteriosa alquimia obedece a que ¡ningún libro es leído dos veces por los mismos ojos! He aquí el placer y la importancia capital de la relectura.

Yo diría con Cristian Vázquez (1978), ese extraordinario escritor y periodista argentino, que el enigma de la relectura habría que encontrarlo, entonces, en el propio lector. Es decir, “el cambio más significativo no se produce en el texto, sino en la manera de leer. Y esto último se produce porque inevitablemente el hombre cambia, y con él su mirada. Releer también es dejar que los libros nos lean a nosotros y nos cuenten cómo hemos cambiado. Algo que vale incluso para los libros que uno mismo ha escrito: Quiero insistir en la conveniencia de todo escritor de releerse a sí mismo –aconsejó Luis Goytisolo–, pues sólo entonces descubres muchas cosas de tus libros y de ti mismo”. En esto último era especialista el Nobel José Saramago, cuando, en Cuadernos de Lanzarote, escribió: "Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir”.

Por su parte, Alberto Manguel, en un texto brillante, erudito, necesario, El elogio de la lectura  (Buenos Aires, 1978): diría, a propósito: “El placer de la lectura, que es fundamento de toda nuestra historia literaria, se muestra variado y múltiple. Quienes descubrimos que somos lectores, descubrimos que lo somos cada uno de manera individual y distinta”. Subrayo: Individual y distinta, en cada lectura.

Le puede interesar: Dime qué lees

No quise celebrar esta siempre renovada fiesta, centrándome en cosas históricas y eruditas sobre nuestro amado idioma español; eso ya lo hizo con más amor y sapiencia que yo, mi siempre admirada y amiga doña Lucila González de Chaves, en su artículo Valoremos la historia de nuestra lengua y los albores de su literatura, publicado el miércoles 22 abril de 2020, en este Diario. Quise celebrarlo al impulso amoroso de mis amigos escritores y lectores, para quienes la relectura es lo mejor de la lectura, tal y como nos lo advirtió Borges, entregándonos así la clave para una vida feliz y productiva, si de escribir y pensar se trata.

El idioma español es el primero en belleza (¡no me pidan que lo justifique!) y el tercero en prestancia e impacto, después del inglés y el mandarín; goza de excelente salud y cuenta con 500 millones de usuarios en todo el mundo. En España dicen que los colombianos somos quienes mejor lo hablamos; sin embargo, a las autoridades educativas de este país, no parece importarles mucho.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Jairo Alberto
Jairo Alberto
2020-04-26 15:12:34
Leer es un placer , un libro es una incomparable compañia,en la era de la globalizacion de las economias , de las comunicaciones y la cultura , la lectura y la literatura como creacion y reto de la imaginacion , la palabra como artificio de nuevas realidades , leer no cambia el estado de la sociedad , pero dignifica nuestra condicion. La ilustracion , derivada del acto continuo de la lectura , propicia en el largo plazo , cambios en el modo de pensar , de actuar de los individuos y la sociedad Segun PIedad Bonnet la literatura permite conocer la naturaleza humana y por tanto ayuda a comprenderla , para Willian Ospina , la literatura integra el pasado ,el presente y futuro del hombre hace mas placentera la existencia .A la lectura se le hermana la escritura decia Borges, que es desborde , pasion ,impetu "necesidad de cristalizar un anhelo . El placer de la reelectura no se produce en el texto si no en la manera de releer y esto ultimo se produce porque inevitablemente el hombre cambia y con el su mirada , releer esos textos que estan en nuestras bibliotecas o que podemos hacerlo por otro medio nos da un placer mucho mayor ,al descubrir nuevos elementos o inquietudes , el siginificado de las palabras la descripcion de los lugares ,nos transportan a ellos ,en forma diferente a como lo entendiamos en la descripcion de la lectura original . en estas epocas de confinamiento es importante releer aquel texto o textos en compañia de la familia , esposa en voz alta ,da una satisfaccion mayor , une la manada y que bueno que sea por este placer insustituible

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Jorge Luis Borges
Columnistas

Para celebrar a Borges

A 120 años de su nacimiento, y a 33 de su fallecimiento, la obra de Jorge Francisco Isidoro Luis Borges está ahí, fresca, al alcance de la mano, de los ojos, de los...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
3
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
4
Columnistas /

América antes de Cristóbal Colón

El centro del mundo es cualquier sitio del planeta, donde los seres humanos hayan empezado a reorganizar...
5
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
6
Educación Continua /

Tics y formación virtual, el impacto de la tecnología en la educación

La entrada de la tecnología en el campo educativo, aunque ha revolucionado definitivamente la forma de...