¿Qué pasa con la salud en Colombia?

Autor: Héctor Jaime Guerra León
3 junio de 2020 - 12:00 AM

La salud de los colombianos se encuentra en estado grave, incluso en no pocos casos, requiriendo atención de urgencias (UCI).

Medellín

No obstante que periódicamente se invierten o presuntamente se destinan considerables -por no decir que inmensas- sumas de dinero provenientes del erario público, es inexplicable el por qué el estado de la salud de nuestro país no mejora, resultando ciertamente deprimente e infecundo en algunos territorios y poblados de la geografía nacional. En términos coloquiales podría aseverarse, sin temor a equivocarnos, que la salud de los colombianos se encuentra en estado grave, incluso en no pocos casos, requiriendo atención de urgencias (UCI). Según los protocolos médicos, la Unidad de Cuidados Intensivos, la misma que no se conoce en muchos territorios y provincias, en donde no hay ni siquiera médico y mucho menos hospitales, es un servicio especializado, equipado con todo lo indispensable para pacientes graves o con alto riesgo de presentar complicaciones y que requieren monitorización continua, vigilancia y tratamiento especial; servicio que infortunadamente no se le ha prestado a nuestro Sistema de Salud a pesar de que lo necesita, por las serias irregularidades y complicaciones que padece y que lo tienen al borde del total colapso.

Lea también: Salvavidas financiero y social para los municipios

Ahora, con el surgimiento de la crisis generada por el Covid-19, resurgen de nuevo muchos interrogantes respecto a cómo es que se han venido utilizando los recursos de tan sensible sector; pues la realidad es que tenemos una infraestructura médica deficiente, mal dotada y ni que decir del grado de desatención y de descuido al que se ha mantenido sometido al gremio de sus servidores.

Según la página web de la misma presidencia de la Republica, “el presupuesto de salud en Colombia para el 2020 será de 31.8 billones de pesos, un 8,12% más que el asignado al sector en 2019”. Se afirma con toda contundencia y hasta con actitudes que no disimulan la arrogancia y el estilo impetuoso que para destacar algunos de sus actos ha acostumbrado el gobierno, que este presupuesto es uno de los más altos rubros que se han dispuesto, siendo únicamente aventajado por los sectores Educación y Defensa Nacional. Por ello, causa suma extrañeza y pesadumbre que –aun y con todo ello, resulte que –en la vida real y concreta- sea tan lamentable el estado en que se encuentran nuestras instituciones de salud; muchas de ellas, lo han anunciado y evidenciado los mismos medios de comunicación oficial, están padeciendo las mas lamentables penurias en materia económica y soportando las más calamitosas situaciones en aspectos tan determinantes como infraestructura, instalaciones, suministros, medicamentos, personal, entre otros.

¿Qué se hacen esos dineros?; ¿Será mala administración? ¿Estarán siendo objeto de las acostumbradas acciones y maniobras de corrupción a que ha sido sometida buena parte de la función pública en nuestra maltrecha patria? Sea cual fuere la situación, lo grave del asunto es que actualmente, a pesar de los grandes esfuerzos que tributariamente se hacen por parte de los contribuyentes, que somos todos, no ha podido darse una respuesta clara y satisfactoria a tan delicada problemática.

Le puede interesar: Teatro y comedia: infortunadas prácticas de gobierno y políticas

Si pudiéramos dedicarnos un poco al sólo análisis del estado en que el sistema de salud tiene a buena parte de sus trabajadores, la respuesta sería también muy frustrante. Muchos de éstos, tanto los de los servicios médicos propiamente dichos que son los profesionales relacionados con la atención directa en salud a los pacientes en actividades tan primordiales como: “promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación”, al igual que otro tanto de los encargados de la parte administrativa y asistencial, no gozan plenamente de los derechos que una verdadera formalización laboral debiera ofrecer a los trabajadores. Gran número de estos servidores presentan alto grado de vulnerabilidad en su estabilidad laboral, dados los perversos mecanismos que se usan para su acceso al servicio, tales como la vinculación por prestación de servicios personales y la tercerización a través de empresas particulares –generalmente por medio de distorsionados procesos de intermediación, como las cooperativas que se crean exclusivamente para prestar dichos servicios. Ello hace que no sólo la estabilidad sea precaria (temporal), sino también que los salarios y prestaciones, como los demás derechos y garantías sociales, no sean los más dignos e ideales para este tipo de trabajadores.

Entonces, ¿Qué es lo que pasa realmente con nuestro Sistema de Salud? ¡Averígualo y me cuentas!

Compartir Imprimir

Comentarios:

Jairo Alberto
Jairo Alberto
2020-06-03 13:53:30
Señores no deja de ser un emporio de corrupcion , la prestacion de la salud tanto en la ciudades ,como en los municipios , con centros medicos de regiones apartadas que no prestan garantia de ninguna clase origen de los recursos , destino ,desvio ,preguntele a la clase politica de estas zonas y regiones ,y en la ciudades existen verdaderos entes de control que no se dejan manosear ,en la compra de insumos o construccion y dotacion de estos ,vaya uno a saber me quedan dudas ,porque en el sector privado si funciona y en el publico no ? las eps el fossyga o la nueva estructura bogotana centralista que es el Adres ;administrador de recursos generales de salud ,el nombre rimbombante , para mas confusion, es la encargada de asignar o pagar los servicios de salud a las prestadores de salud o publicas ,se debe de hacer lobby para un paga medio cumplido , y otras alcantarillas que en ese entramado es dificil de enumerar ,coronel el periodista tan acucioso deberia de colocarse en esa tarea y en acuanto al personal medico desde enfermeros hasta especialistas ,señores si existe un sector desunido creo que ese ,contrato colegas como contrato vendedores de baratijas ,que pesar si no hay union no existe solidaridad , ellos son testigos del despilfarro mala administracion

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
3
Territorio /

Gobierno apoya el llamado de alias timochenko a miembros de las Farc

En la carta titulada ‘Camaradas de los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación’,...
4
Literatura /

¿Qué es un clásico de la literatura?

Para muchos teóricos, la noción podría ampliarse, siempre y cuando se respeten ciertos lineamientos.
5
Palabra & Obra /

El extranjero, una metáfora del absurdo

Meursault como símbolo del descalabro de la razón y del sujeto
6
Urbanismo /

“Afirmaciones del alcalde no se ajustan a la realidad”: Carlos Montoya

A pesar de que en los últimos días se diga desde la administración actual que en los pasados Gobiernos...