¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Autor: Juan David Villa
1 noviembre de 2018 - 09:01 PM

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias sus sutiles, pero diferencias al fin de cuentas

Migrar, emigrar e inmigrar

Tienen un peso triste, de pesadumbre, porque este mundo hiperconectado hasta el hartazgo está lleno de fronteras impasables. Sacar el pasaporte, o la visa cuando corresponde, ante el tipo o tipa de migración en un aeropuerto es una extracción de muelas y una humillación. En fin.

Migrar es trasladarse del “lugar que se habita”. Así que, en principio, cambiarse de barrio, incluso de calle, es migrar. Pero hoy usamos este verbo y su sustantivo (migración) para referirnos a un desplazamiento largo, a distancias grandes, a cambios dolorosos y a nostalgia profunda.

Lea también: Procastrinar, no procastinar

Inmigrar es, copio y pego del Diccionario de la lengua española, “llegar a un país extranjero para radicarse en él” o “instalarse en un lugar distinto de donde vivía dentro del propio país, en busca de mejores medios de vida”. Estas dos definiciones sí tienen largos desplazamientos (no siempre), grandes distancias (no siempre, aunque implica romper la vida), dolorosos cambios y profunda nostalgia. En suma, es llegar, incluso de un barrio cercano, por obligación.

Emigrar es irse: del país, de la ciudad, del barrio, porque las circunstancias obligan. Estos tres verbos nos llegaron del latín. 

Curiosidades del idioma

El español es grave

Es decir, la mayoría de las palabras las pronunciamos con acento en la penúltima sílaba (palabras graves o llanas). Estas se tildan cuando NO terminan ni en vocal ni en N ni en S. Y se tildan, asimismo, cuando terminan en más de una consonante (récord).

Lo invitamos a leer: La ciudad de Panamá, pero ciudad de México

De esas que casi nunca usamos

Holganza. Les habrán dicho alguna vez “esa ropa le queda holgada”, es decir, más bien grande, no es de tu talla, pequeño. O que “fulano vive holgadamente”, es decir, sin afanes, al menos, del bolsillo y el monedero. Holganza es descanso, carencia de trabajo y diversión.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Director de la Unidad Nacional de Protección UNP, Pablo Elías González
Columnistas /

La UNP en la mira del clientelismo

Katerine Franco Cárdenas docente
Columnistas /

Pensar, convivir y comunicar

Hernando Orley García Vásquez
Columnistas /

Consenso

Educación antigua
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 16

Enrique Santiago
Columnistas /

Haciendo un personaje

Artículos relacionados

Palabras peligrosas: suenan igual, pero se escriben distinto
Columnistas

Palabras peligrosas: suenan igual, pero se escriben distinto

Una letra produce un único sonido (fonema, para ser más estricto) y cada sonido es representado por una sola letra. Pero no funciona así.

Lo más leído

1
Política /

Regalo de amor y amistad para Ramos

En toda una película de intrigas políticas y de angustias económicas se convirtió la renuncia de Jesús...
2
Columnistas /

Haciendo un personaje

Santiago confiesa que desde hace tres décadas colaboraba con las Farc en su papel de experto en...
3
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 16

En 1786, poco más de un siglo después de erigirse en villa, la población de Medellín urbana casi se...
4
Columnistas /

Pensar, convivir y comunicar

Un modelo educativo, de la institución que sea se debe preocuparse por enseñar a sus estudiantes a...
5
Cazamentiras /

¿Puede causar un incendio usar el celular en la cocina?

“No use celular en la cocina”, advierte un mensaje que circula por WhatsApp. En el Cazamentiras le...
6
Columnistas /

La UNP en la mira del clientelismo

No es el momento de acusar tendenciosamente al director de la UNP y descalificar su trabajo. Por el...