¿Hasta cuándo la apología al delito?

Autor: Ricardo León Yepes Pérez
16 mayo de 2020 - 12:02 AM

Es necesario hacer una profunda reflexión sobre algunos contenidos que se están generando actualmente para el disfrute de nuestras familias.

Medellín

El aislamiento social ha conducido a las familias a realizar nuevas actividades, tener iniciativas propias, fortalecer la lectura, escritura y por supuesto, detenerse un poco en la TV Nacional.

Es claro que los canales privados de la TV nacional, son empresas que luchan cada día por ser más competitivas, manteniendo la información actualizada y buscando entretenernos. ¿Qué sería del mundo sin el arte y la comunicación? posiblemente un mundo con menos felicidad, y por esto, quiero dejar claro que esta columna no pretende agredir a nadie en particular.

Es necesario hacer una profunda reflexión sobre algunos contenidos que se están generando actualmente para el disfrute de nuestras familias, pues son una clara apología al delito y a la descomposición social. Esta escena ya la hemos padecido antes y la gran pregunta es, ¿hasta cuándo?

Reseñar la condena hacia un político corrupto, o mostrar al policía combatiendo el narcotráfico, podría ser una ficción no alejada de la realidad, sin embargo, soy un convencido de que para llegar a ser un país del primer mundo, necesitamos transformar nuestra forma de pensar y actuar, lo que inicia por entender la importancia de incidir positivamente en el comportamiento ciudadano.

Programas como El capo, Pablo Escobar, Sin tetas no hay paraíso, El cartel de los sapos, evidencian la importancia de resignificar nuestra historia, de contar la versión desde el punto de vista de las víctimas, de evolucionar nuestra cultura ciudadana y de no seguir perpetuando la violencia y la corrupción como protagonistas de nuestra sociedad.

Este panorama, nos demuestra nuevamente que el problema no radica en las herramientas, sino el uso que se hace de ellas, y algunos programas muy significativos que se han globalizado como Café con aroma de mujer, Betty la fea, entre los más recientes, son prueba de que sí es posible entretener sin necesidad de socavar la imagen del país, y sobre todo, sin influenciar negativamente a nuestros niños, jóvenes y adolescentes.

Como medellinense he vivido la estigmatización de nuestra ciudad, y causa dolor saber que hay extranjeros que piensan que venir a elogiar el rastro de la violencia es hacer turismo, ese es el efecto de las narcoseries y de la “romantización” del delito a nivel internacional, producciones que venden a nuestro país y ciudad, como una selva de plomo, droga y prostitución.

En cuanto a lo público para nadie es un secreto que en Colombia la clase política no goza de prestigio, que coexistimos con un sistema político débil y con una crítica con falta de conciencia electoral, sin embargo, creo que el camino no es poner a toda la clase política en un mismo imaginario de corrupción. Es un daño para quienes creemos en las transformaciones sociales a través de lo público, a los que creen en las buenas prácticas políticas y en la importancia de fortalecer la democracia.

Hoy duele saber que un niño prefiere conocer sobre la vida de un criminal que sobre la vida de un prócer de la independencia, de un literato o un artista colombiano. Las series con ídolos nefastos, sólo les sirve de inspiración, les invita a seguir la cultura de lo fácil, del “todo vale”, de la iluminación mafiosa, y del sicariato. ¿Este es el sello que queremos para el país y para nosotros como sociedad?

Hoy, el interés debe centrarse en una reflexión común sobre los conceptos de sociedad, valores e identidad. Los generadores de contenidos de arte y entretenimiento deben ser aliados para la construcción de una sociedad con un capital invaluable como es la Cultura Ciudadana, que con toda su rigurosidad y experticia ayuden a poner en común, elementos que fortalezcan nuestros comportamientos, que con el poder que representa la TV., podamos construir una mejor versión de nuestro país.  

Compartir Imprimir

Comentarios:

Jaime
Jaime
2020-05-17 13:08:04
Excelente Artículo, los contenidos que nos están brindando en los canales solo hacen apología al delito y afecta nuestra imagen a nivel internacional como lo podemos evidenciar cuando un colombiano sale del país o cuándo un extranjero nos visita, nos ven como un país de narcos, prostitución, corrupción e ilegalidad. Debemos pronunciarnos para que los empresarios de la Tv dejen de pensar en llenarse sus bolsillos y aporten a la sociedad brindando contenidos que afecten el pensamiento de los televidentes de una manera positiva y cambiar nuestra imagen internacional.
Johny
Johny
2020-05-16 15:45:04
Muy buena columna identificado al 100% , no podemos seguir apoyando canales q solo se preocupan por su raiting, ignorando el deterio internacional de nuestra imagen. Excelente
Edwin
Edwin
2020-05-16 14:33:36
La mejor manera de obligar a los canales nacionales a cambiar su estilo de series o telenovelas que venden una imagen desenfocada de nuestra sociedad es
Henry
Henry
2020-05-16 14:00:47
El ejercicio de la ciudadanía implica una transformación desde las bases mismas de la sociedad, pero esto sólo es posible si se hace desde el acompañamiento de las entidades estatales y el compromiso de cada una de las personas que hacemos parte de la ciudad y el país. El narco contenido que todavía se emplea para generar rating en los canales privados cada vez se ha visto amenazado por las plataformas streeming que sin censuras se vuelve más contundentes en el mensaje. Por lo anterior, el problema no es que se transmitan por los canales privados nacionales, el asunto es ¿qué nivel de critica personal como sociedad tenemos para consumir este tipo de contenido que, desde mi perspectiva, en nada aporta para generar otro tipo de mentalidad en la ciudadanía hoy?
Jorge
Jorge
2020-05-16 14:00:27
Excelente articulo. Los canales privados con telenovelas y futbol han idiotizado al pueblo colombiano. El tiempo libre es para leer, hacer deporte, apostale a un proyecto, estudiar, compartir con la familia, con los amigos. Ver television excesiva es una adiccion que conduce a la miseria mental.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

América antes de Cristóbal Colón

El centro del mundo es cualquier sitio del planeta, donde los seres humanos hayan empezado a reorganizar...
2
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Asia /

Las dos Coreas se preparan para una histórica cumbre

En la zona limítrofe entre ambas naciones, se vivirá el encuentro presidencial, marcado por el arribo...
5
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
6
Gastronomía /

La cocina en mi barrio

Estar sentados a la mesa es un ritual del día a día. Es el ritual de comer juntos. Es un momento de...