“El máximo de precauciones”…

Autor: Alberto Morales Gutiérrez
9 febrero de 2020 - 12:02 AM

Esos medios y los protagonistas de todas las trapisondas con las que tantas precauciones derrochan parecen no entender que ya todos sabemos, hasta el último detalle, cuáles son sus verdaderas intenciones.

Medellín

Nuestro profesor de sociología en la universidad era un personaje que lograba interesarnos sobre temas que no necesariamente hacían parte del pensum. No soy capaz de recordar cómo conseguíamos esos libros que nos sugería, pero lo lográbamos. Casi siempre los encontrábamos donde Pacho en Mi libro. Eran textos de segunda la mayoría de las veces.

Tengo un particular afecto por uno de ellos: Sociología política de Maurice Duverger editado por Ariel Demos en 1968. Recordé algo a propósito de hechos muy recientes y quise releer apartes.

Lea también: Oda a los que se complican

Contrario a lo que afirmaban profesores en otras cátedras, sobre lo que en esa época se llamaba “el cuarto poder”, nuestro profe argüía con Duverger que ciertos periódicos y organismos de información no poseen ningún carácter de grupo de presión, pues se trata simplemente de empresas comerciales creadas con el fin de ganar dinero.

“Se venden periódicos, emisiones de radio o espectáculos de televisión, de la misma manera que se venden lechugas o pantalones” (Duverger 1968)

Su malestar era grande. Destacaba que ese tipo de medios no buscan ejercer ninguna presión y afirmaba que “por el contrario, es en la medida en que no molesten al público -es decir, en que no lo ‘presionen’– como tendrán más lectores, auditores y telespectadores. De la misma forma, no tratan de influenciar al gobierno. La docilidad a su respecto les asegura por el contrario el máximo de facilidades y de apoyos”. Pero advierte: “Sin embargo, si estalla un grave escándalo, están obligados a seguir el deseo que posee el público de ser informado sobre el particular. Así deben, en contra de su voluntad, adoptar algunas veces posiciones más audaces de lo que desearían los poderes públicos. Pero normalmente consiguen hacerlo con el máximo de precauciones, de manera que ayuden al gobierno en lugar de ejercer sobre él una presión auténtica…”

Esa es la dramática realidad que se hace evidente en nuestro país. Los niveles de desvergüenza al que han llegado la mayoría de los medios de comunicación en Colombia es más que aberrante. Los noticieros de televisión y de radio cerraron filas para defender a la “institucionalidad política” de lo que consideran ataques de Aida Merlano cuando, desde Venezuela, dice tener pruebas contra las castas políticas del Caribe colombiano que, es vox populi, han montado sus imperios electorales comprando votos a diestra y siniestra. Los apellidos Char y Gerlein han estado ligados a cuanto escándalo de corrupción se destapa. Pero idéntico cierre de filas han tenido con personajes tan siniestros como el nefasto Néstor Humberto Martínez, Álvaro Uribe, Santos o Vargas Lleras. La senadora María Fernanda Cabal pasó agachada no obstante que dirigentes de su campaña fueron atrapados “in fraganti” comprando votos (el mismo delito del que se acusa a Aída Merlano) pero nadie dice nada.

La frase es certera: El máximo de precauciones para no tocar a Luis Carlos Sarmiento, el máximo de precauciones para no herir susceptibilidades del inepto señor Duque, el máximo de precauciones para que no se vaya a molestar el ministro Carrasquilla quien ya confiesa sin pudor sus turbios intereses ante las cámaras de televisión. 

Le puede interesar: Detenidos en el tiempo

Esos medios y los protagonistas de todas la trapisondas con las que tanta precauciones derrochan parecen no entender que ya todos sabemos, hasta el último detalle, cuáles son sus verdaderas intenciones.

¿Cui bono?

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-02-09 11:10:09
Uuuyy! Éste columnista es otro que no sabe perder, perdió en las elecciones para presidente y, seguramente, apuntó en el famoso plebiscito por el SÍ, Ja!

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Twitt de Maria Fernanda Cabal
Columnistas

El N21 y la propaganda negra

Por descontado se da que la “guerra psicológica” o cualquiera sea su denominación, se nutre de la desinformación, de la mentira y del engaño

Lo más leído

1
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
4
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
5
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...