De mimetismos y camuflajes

Autor: Tomás Castrillón Oberndorfer
5 julio de 2019 - 11:01 PM

Han demostrado que, a pesar de ser extremadamente HÁBILES, han recurrido entre todas “sus formas de lucha” a toda clase de MÉTODOS para lograr sembrar el caos

Medellín

Es necesario recordar que Mimetismo es: “HABILIDAD que ciertos seres vivos poseen para asemejarse a otros organismos y que su OBJETIVO es ENGAÑAR a los sentidos de los que conviven en el mismo hábitat”. Asimismo, Camuflaje es: MÉTODO que permite a los organismos u objetos que de otro modo serían visibles, permanecer invisibles en el entorno que los rodea”.

Aparentemente constituyen la misma cosa, pero mientras el primero es una HABILIDAD el segundo es un MÉTODO.

Lea también: La hacen a la entrada y TAMBIÉN a la salida

Sea lo que sea, las fuerzas de la extrema izquierda, el mamertismo local, o mejor el comunismo internacional, han demostrado que, a pesar de ser extremadamente HÁBILES, han recurrido entre todas “sus formas de lucha” a toda clase de MÉTODOS para lograr sembrar el caos, empobrecer la población y lograr el desprestigio de las instituciones.

Con frecuencia se disfrazan de amigos del medio ambiente, o defensores de la calidad del aire y el respeto a las cuencas hidrográficas, pero callan cuando sus socios recurren a la desenfrenada tala de árboles, para cultivar la coca, a la descontrolada minería local y a la voladura de oleoductos que contaminan los ríos. En otras palabras, no tienen ningún reato en cambiar la bandera roja por la verde, o por la multicolor pero siguen siendo “los mismos con las mismas”.

Se autocalifican como los “intelectuales” o “sabios” y resultan ser los únicos poseedores de la verdad, infiltrando para sus fines, a la mayoría de los medios de comunicación. Es innegable, en el caso colombiano, que tienen gran poder infiltrado en los medios escritos y radiofónicos. Por ejemplo, la cadena radial mamerta y la revista semanal. Utilizando estos medios, tergiversan los términos y como se ve en las redes sociales, cunando universalmente se dice que Santrich “se voló”, esta “gavilla mediática” afirma que “Abandonó su esquema de protección”.

Se declaran los defensores de la “diversidad”, pero atacan despiadadamente a quienes osan manifestar alguna clase de desacuerdo u oposición. Diagnostican, falsamente, que el problema de la sociedad colombiana es que “esta polarizada”, entre amigos de la guerra y amigos de la paz, cuando es un hecho que toda polarización es una forma de diversidad, base de la democracia, que, eso sí, en el caso de ellos hay que respetar. A propósito, vale la pena recordar la máxima latina: “Sic vis pacem para bellum”. “Si buscas la paz prepárate para la guerra”.

También resultó que se introdujeron conceptos nefastos como el del “libre desarrollo de la personalidad” y el tal “respeto a la diversidad” que solo han contribuido a la perversión de las nuevas generaciones.

Saben explotar muy bien, no solo el caos que han fomentado, sino que también la presencia de gobiernos “tibios y timoratos”. Les gusta perpetuarse en el poder cuando lo logran.

Siendo más específicos, en el caso colombiano mientras se rodea de toda clase de lisonjas y alabanzas al “general de las mil batallas”, su comandante el expresidente Santos, manifiesta olímpicamente que se perdió la batalla contra el narcoterrorismo, cuando lo que ocurrió es que traicionó a su ejército, entrando en claro contubernio con las fuerzas enemigas. Dicho comandante fue el artífice del complot contra el ejército denominado como el asunto de los “falsos positivos”. Aunque es innegable que ocurrieron hechos de esta naturaleza, no todas las víctimas eran eso: víctimas. Al mismo tiempo se pretende disfrazar, por parte de las cortes prevaricadoras y socias, a los hechos terroristas, que desafiaron toda clase de derechos humanos, como actuaciones altruistas o de lucha política.

El expresidente Santos también introdujo el irrespeto a los símbolos patrios, cuando sustituyó el escudo nacional por un pegote blanco que, según él, era el símbolo de la paz. Entonces no es de extrañar el episodio reciente, consistente en que en el Cerro Nutibara se arrió la bandera de Antioquia para izar, en su lugar, la bandera de la comunidad LGBTI. Es bien reconocido que el hecho de “arriar la bandera” es un símbolo de la rendición y al izar otra bandera significa la instauración de un nuevo régimen. ¡Queda la inquietud!

Le puede interesar: Del hastío a la esperanza

Al final todo el caos que han contribuido a formar se manifiesta en muchas circunstancias del acontecer nacional, como el de las obras de infraestructura. Es evidente, por ejemplo, la similitud en los casos de la carretera Bogotá Villavicencio y la carretera al suroeste antioqueño, que en el fondo son la consecuencia de muchas malas formas de práctica profesional auspiciada por el caos que han contribuido a formar las fuerzas de izquierda a través de los años, como es el caso de la proliferación de agencias politiqueras, corruptas e inútiles que impulsó el gobierno malhadado de Santos.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Biblioteca Carlos Gaviria Díaz
Columnistas

 Las “otras” formas de lucha

Todos estos últimos hechos son consecuencia, evidente, de las “otras formas de lucha”, del comunismo en su afán de apoderarse de la nación

Lo más leído

1
Columnistas /

América antes de Cristóbal Colón

El centro del mundo es cualquier sitio del planeta, donde los seres humanos hayan empezado a reorganizar...
2
Asia /

Las dos Coreas se preparan para una histórica cumbre

En la zona limítrofe entre ambas naciones, se vivirá el encuentro presidencial, marcado por el arribo...
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Religión /

¿Para qué el consuelo?

El amor de Dios en nuestro corazón es el amor “consuelo” que nos hace capaz de consolar.
5
Editorial /

La memoria histórica como campo de batalla política

La membresía en la Coalición de redes de sitios de conciencia no puede conducir a la imposición de un...
6
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.