¿A quién aplaude el pueblo colombiano?

Autor: Iván de J. Guzmán López
11 abril de 2020 - 12:03 AM

Cuando esta pandemia pase, sólo espero que Colombia, tras una economía baldada y cientos de comportamientos políticos, sociales, culturales, educativos y económicos por revaluar, no olvide que lo mejor del sistema de la salud que hoy tenemos, son nuestros médicos.

Medellín

Todas las noches, a las ocho de la noche, desde que la pandemia nos azota, sale el pueblo colombiano a las aceras, balcones y terrazas, a aplaudir a nuestros médicos, enfermeras y, en general, a todo el personal paramédico. Nada más justo que este reconocimiento, si son ellos quienes están poniendo su esfuerzo, su seguridad, su salud, su amor y su profesionalismo, día a día, noche a noche, para enfrentar al mal. Ya lo había expresado antes, en un artículo titulado Práctica médica, entre la fe y la razón (El Mundo noviembre 2 de 2019): “Jamás he ahorrado calificativos elogiosos hacia la práctica médica, y mucho menos hacia los profesionales de la medicina y afines. Muchos han sido mis pecados de adjetivación a la hora de ponderar la calidad de nuestra medicina, y de nuestros hombres y mujeres que la ejercen (…)”.

Lea también: Nuestros médicos ultrajados

Lo triste, vergonzoso e incomprensible, es que a la calidad de nuestros médicos, enfermeras y personal paramédico, se responde con unas condiciones laborales y salariales casi miserables, salvo contadas excepciones, por supuesto, como en el caso de los especialistas, que deben aplicar muchos años de estudio e invertir millones de pesos para alcanzarlas. Es de recordar que esta realidad se convirtió en costumbre desde el gobierno de César Gaviria Trujillo, más exactamente  desde diciembre de 1993, cuando fue aprobada la Ley 100, entendida esta como el marco legal general de la seguridad social en Colombia. Con la aprobación de la Ley 100, nació una pauperización sostenida de los salarios y las condiciones laborales del personal de la salud, a la par que surgieron los carteles de la salud (empresas criminales que se enriquecieron a costa del dinero de los aportantes al sistema y de los recursos del Estado). Paralelo a ello, nuestro sistema de salud sufrió drásticos recortes de recursos, y finalmente colapsó la red hospitalaria de los departamentos colombianos.

Este sistema, ampliamente denunciado por la prensa nacional, se ha sostenido para desgracia de Colombia, no obstante las miles de tutelas contra el mal servicio, las miles de víctimas y el daño irreparable a la red hospitalaria, en especial en los municipios y ciudades más pobres de Colombia. Particularmente, en otro artículo titulado La enfermedad de la salud (El Mundo, febrero 25 de 2014), habíamos denunciado: “Sabemos que la reforma a la salud, sólo cambió siglas, como EPS, y maquilló procedimientos, pero la concepción económica y perversa se mantiene. El Gobierno Nacional no toma en cuenta a la opinión pública, en especial a los gremios de la salud, quienes, desgraciadamente, hace 21 años, recibieron al engendro (denominado Ley 100 de 1993), sin saber de qué parto se trataba y no dijeron nada. Hoy, con plena conciencia médica y técnica del daño que se está haciendo a la salud de los colombianos, no son tenidos en cuenta. El ministro Gaviria, simula consultarles, pero las órdenes que recibe son precisas y contundentes. El gobierno entiende que acabar con este monstruo que está matando a miles de colombianos, implica tocar los intereses de los grandes grupos financieros que soportan el sistema de salud, cuyo sector mueve más o menos 44 billones de pesos al año”.

A la hora de escribir estas notas, sabiendo de la estupidez de buena parte de la raza humana, seguramente China y Rusia se están frotando las manos ante las perspectivas de un nuevo orden mundial, sin la competencia de Europa y los Estados Unidos. Huelga decir que las lecciones del coronavirus se olvidarán pronto y otras formas de guerras azotarán al mundo, a los hombres y al planeta.

Le puede interesar: La enfermedad de la salud

Cuando esta pandemia pase, sólo espero que Colombia, tras una economía baldada y cientos de comportamientos políticos, sociales, culturales, educativos y económicos por revaluar, no olvide que lo mejor del sistema de salud que hoy tenemos son nuestros médicos, enfermeras y el personal paramédico, y que por ello, todas las noches, a las ocho de la noche, desde que la pandemia nos azotaba, salía a las aceras, balcones y terrazas, a aplaudir a nuestros médicos.

Que los aplausos se conviertan en acciones efectivas para devolver la dignidad profesional, los salarios justos y mejores condiciones de vida a nuestros médicos y paramédicos, es un imperativo ético, social y de simple responsabilidad con la salud de Colombia.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Jairo Alberto
Jairo Alberto
2020-04-12 17:04:39
El fenomeno sospresivo que ha ocurrido en el mundo entero en el sistema de salud colapsada debido ,ala sorpresiva aparicion de la pandemia covid 19, producido este por la fragilidad del ser humano acompañada de una globalizacion desbocada de comercio , turismo ,educacion. En colombia nuestro sistema de salud fragil, por la corrupcion que siempre acompaña a las entidades publicas y tambien permea las privadas ,y una economia estatal carente de estos recursos para solventar estas sorpresivas emergencias . Es cierto en nuestro centros hospitalarios , clinicos y de soporte a los sistemas de salud los grandes querreros son los medicos ,enfermeras , auxiliare ,bacteriologos ,camilleros y personal de logistica de estas instituciones ,cuyos salario es poco ´para el sacrificio y responsabilidad que asumen en el dia a dia de su noble , labor . Los costos operativos de esta labor son altos en insumos , equipos ,adecuacion locativa ,impuestos ,servicios publicos ,costos financieros y otros Es cierto que la falta de coherencia de la asociacion de estos profesionales ,que permiten la contratacion y subcontratacion por prestacion de servicios sin unos garantias que ameriten tanto sacrificio ,no es un trabajo de manualidades Pero el desangre de estos agregados monetarios comienza en el fosyga entidad esta que canaliza los recursos de los usuarios de la salud en el pago de la seguridad social , cuanto tiempo debe de esperar una clinica hospital , eps y otros para recibir estos recursos que les corresponde por prestar sus servicios , en muchas ocasiones se debe de hace el lobby por el centralismo y la burocracia que estas entidades manejan ,y que lobby?,al mismo tiempo entidades de salud que le presten servicio de especialistas a las fuerzas armadas , magisterio,gobernaciones ,alcaldias ,presidencia ,deben de recibir en mcuhas ocasiones de representates de estas entidades para negociar estos sevicios,bajo que gabelas coimas o parametros ,a los cuales en muchas ocasiones estos prestadores de salud sujetan estos contratos para tener unos ingresos seguros y asegurar unos costos fijos . Estas entidades de salud no se manejan como un hotel , motel o empresa prestadora X de servicio son entidades complejas por eso es tan importante esta profesion de administradores de salud ,con conocimineto de la leguleyada y berenjal de normas que nuestro servicio de salud exige para el cumplimiento de su labor . Yo me pregunto como es psoible que hospitales ,y centros de medico de diferentes niveles esten cerrados en diferentes municipios en donde se han realizado grandes inversiones ,y este cerrado por falta de personal , no pago de servicios publicos , yo pienso que las empresas prestadoras de estos servicios no pueden hacer este tipo de procedimiento ,Hospitales recien inagurdos con equipos malos ,o instalaciones en mal estado , el problema en salud en colombia es serio a todo nivel , pero no debemos de dejar de reconocer que el eje central del servicio si es el personal humano

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Libro Práctica médica entre la fe y la razón
Columnistas

Práctica médica, entre la fe y la razón

Su delicioso libro Práctica médica, entre la fe y la razón (Editorial Artes y Letras, Medellín, agosto de 2019), es un compendio de rigurosa investigación,...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
4
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
5
Columnistas /

América antes de Cristóbal Colón

El centro del mundo es cualquier sitio del planeta, donde los seres humanos hayan empezado a reorganizar...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...