¿A qué barra brava pertenece usted?

Autor: Alberto Morales Gutiérrez
15 diciembre de 2019 - 12:04 AM

Todo el mundo aferrado a su creencia, a su propio ghetto, decide que solo su verdad tiene cabida y quienes están fuera de ella, los diferentes, no merecen ni vivir

Medellín

Podemos suponer que usted, yo y un considerable grupo de amigos hemos decidido ser veganos. Lo hemos reflexionado mucho y consideramos que nuestras razones no solo están relacionadas con la salud, sino que tenemos argumentos éticos, ambientales y humanitarios que sustentan nuestra decisión. Adoptamos pues un riguroso estilo de vida en el que no aceptamos el uso de productos y servicios de origen animal. Y así, armados con la fuerza de la justeza de nuestra causa, iniciamos una cruzada para salvar al mundo y arremetemos contra todos aquellos que comen carne, que usan zapatos de cuero animal, cinturones, carteras, los que toman leche. Consideramos que su equivocación es letal y los acosamos, los perseguimos, decidimos que son nuestros enemigos, nos burlamos de su ignorancia, los rechazamos, los culpamos de todos los males y concluimos que es tal su pecado, que ni siquiera deberían vivir.

Lea también: ¡Síganme los buenos!

O también podríamos suponer que luego de una honesta y profunda investigación en la búsqueda de la verdad, hemos encontrado los restos de una cultura ancestral cuyos fundamentos religiosos nos convencen. Es una religión que habla de bondad y de amor entre los semejantes, de solidaridad, y lo que más nos seduce de esta nueva creencia es su poder simbólico. Ellos consideran que el color blanco sintetiza todos esos buenos sentimientos que esta religión profesa. Así, los creyentes de esta buena nueva debemos lucir siempre prendas blancas. Entonces, convencidos de nuestra fe, decidimos que para que el mundo se salve y reciba la gracia de la bondad, todos debemos asumir esa religión y nos dedicamos a convencer al resto de nuestros semejantes. Los que nos creen, son bienvenidos y bien amados, los que no nos creen son enemigos de la bondad y entonces los perseguimos y los aniquilamos, de manera tal que el mundo solo sea habitado por nosotros los buenos. Es fácil detectar a los malos, son aquellos que no visten de blanco y a esa gente la desaparecemos para que el bien se imponga sobre el mal.

Vistas así, estas dos suposiciones parecen un mal chiste, pero ocurre que esa es la realidad de la era de las barras bravas en la que estamos viviendo. Todo el mundo aferrado a su creencia, a su propio ghetto, decide que solo su verdad tiene cabida y quienes están fuera de ella, los diferentes, no merecen ni vivir. Nos enceguecemos, somos totalmente incapaces de reconocer la diferencia.

Algo nos está ocurriendo como especie. La capacidad de discernir, la conciencia de nuestra existencia, el poder de reconocer tanto nuestra identidad como los valores que marcaban nuestra distancia inteligente de las otras especies animales, se ha venido diluyendo entre la maraña de los fanatismos. Ahora se matan en contiendas callejeras los que prefieren un equipo de futbol diferente al de los otros.

¿cuál es el razonamiento que acompaña al torturador? ¿qué piensa de la vida en términos existenciales un personaje tan siniestro como el ministro Carrasquilla?

Einstein, agobiado por los estragos de la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki, enfurecido por el uso destructivo que les dieron a sus descubrimientos en torno a la teoría de la relatividad, expresó que hay tres clases de inteligencia: la humana, que es la normal, la animal que es inferior a la humana y la militar.

Parafraseando al genio, hoy podría decirse que existen en efecto tres clases de inteligencia: La humana que es la normal, la animal que es inferior a la humana y la “inteligencia” del fanático.

Le puede interesar: La más dura batalla que tenemos que librar

Si, todo clama hoy por el abordaje de un Proyecto Humanidad.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Lenguajes de la protesta
Columnistas

Y la calle fue testigo…

Nunca como este jueves hubo tantos carteles manuales y camisetas pintadas con ingenio y sabiduría

Lo más leído

1
Entretenimiento /

Los niños cabalgaron al ritmo de la Feria de las Flores

En la versión 17 de la cabalgata infantil de caballitos de palo los niños de diferentes edades...
2
Columnistas /

No más culto al crimen

Aquí no se trata simplemente de reconstruir la historia de cualquier proyecto criminal. El narcotráfico...
3
Estilos De Vida /

Tulio Zuluaga: Rebelde pero de buen corazón

No es fácil y nunca será fácil llegar y arrancar a preguntar de lo humano y divino a un personaje...
4
Latinoamérica /

Fiscalía confirmó quinto muerto por protestas en Barinas, Venezuela

Según las cifras de la Fiscalía de Venezuela la ola de protestas ha dejado 53 víctimas mortales hasta la...
5
Política /

Becas, convenios y vivienda para indígenas de Antioquia

El Ministerio de Agricultura sigue comprometido con la Gerencia Indígena de la Gobernación de Antioquia
6
Columnistas /

La redacción correcta en el ámbito educativo

El vocablo bachillerato, en minúscula, alude de un modo genérico, a la enseñanza secundaria; si hay dos...