Invías se mueve a ritmo de salsa y reggaeton
De familia de arquitectos
Autor: Gustavo A. Zabala Berrío
17 de Diciembre de 2007


Daniel García Arizabaleta celebró el paso a la final del fútbol colombiano de Atlético Nacional, no porque sea hincha de este equipo sino porque no fue el América.

La vida de Daniel Andrés García Arizabaleta, el director del Instituto Nacional de Vías –Invías- siempre ha estado llena de planos, desenglobes y edificios, así como de cálculos exactos para que todo quede bien hecho. La razón de este hecho es simple: en su familia todos son arquitectos.

Confiesa que esta situación no ha sido impedimento para que en su casa se hable de otros temas, pero ya sea por tradición o por simple casualidad “somos puros arquitectos: papá, mamá, mis hermanos y yo, todos somos arquitectos. Creo que somos la familia de arquitectos más grande del país, mi cuñada arquitecta, mi cuñado arquitecto y mi hermana se casó con un abogado y ya se separó, porque no era arquitecto, creo yo”, dice entre risas.

García Arizabaleta aún está soltero, pero con novia, a quien le dedica parte de su tiempo libre, porque el restante lo destina a seguir trabajando, es decir, sigue la línea de su jefe, el presidente Álvaro Uribe, de “trabajar, trabajar y trabajar”.

Este arquitecto de la Universidad de San Buenaventura en Cali, lleva sólo 5 años en el sector público, al que llegó primero como director de Coldeportes, posteriormente como asesor de la Presidencia de la República, luego se desempeñó como viceministro de Transporte y desde hace 11 meses primero como encargado y desde febrero de 2007, como titular del Invías. Sobre lo que se dijo hace varios meses de las irregularidades para ocupar dichos cargos, prefirió no hablar.

Daniel Andrés García Arizabaleta también se lanzó como candidato al Concejo de Cali apoyado por un grupo de amigos. “Lanzamos una propuesta que decía: ‘No más políticos, vote por mí’. Sacamos casi 5.800 votos, nos quemamos y gracias a ese ejercicio irreverente conocimos al presidente Uribe y hemos aprendido mucho de lo público y de la manera de hacer política”, dice.

Fútbol y salsa

Este hincha del Deportivo Cali, confesó que estaba feliz porque el Atlético Nacional había llegado a la final de la Copa Mustang 2 del fútbol profesional colombiano en lugar del América, rival de patio de los “azucareros”. A su vez, espera que en 2008 el equipo de sus amores haga mejor campaña y llegue a ser campeón.

En los ratos libres aprovecha también para una de sus grandes aficiones, la lectura. Actualmente está devorando un libro titulado “La verdad inconveniente” del ex vicepresidente de Estados Unidos y Premio Nobel de la Paz en 2007, Al Gore, “me ha hecho reflexionar mucho sobre nuestra responsabilidad en términos ambientales”.

Como buen caleño le gusta la salsa, además del reggaeton, ritmos que considera baila muy bien, el problema ha sido que “no he tenido tiempo desde hace 5 años”.