Seres humanos como todos, pero de distinto pensamiento
Una boda diferente
8 de Diciembre de 2007


En la notaría segunda de Medellín, dos hombres suscribieron su unión marital como un hecho sin precedentes en la historia del país. Hace siete años, el periodista y docente universitario, Manuel José Bermúdez Andrade, mas conocido como el ciudadano gay de Medellín y el profesional en educación física, John Alejandro Rodríguez Ramírez, eran compañeros permanentes y habían realizado un matrimonio simbólico.


Ellos son Manuel José Bermúdez y John Alejandro Rodríguez Ramírez, quienes inscribieron ayer su unión marital de hecho, en la Notaría Segunda de Medellín.

Este hecho fue considerado un hito en la historia reciente de los logros de las libertades para el sector de los Lgbt (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) por haber sido el primer matrimonio homosexual en Colombia. Esto ocurrió el 3 de noviembre del año 2000, en la Notaría 46 de Bogotá, siendo sus padrinos, la líder feminista Francesa, Florence Thomas y el catedrático Antonio José Restrepo.

Este hecho fue reconocido como una de las cien principales hazañas ejecutadas por colombianos.

Desde entonces se han sucedido una serie de hechos que permitieron realizar varios procesos para conseguir los derechos fundamentales de las personas Homosexuales. Cabe recordar también que hace aproximadamente tres meses la Corte sentenció que este tipo de parejas tienen derecho a hacer legalmente la inscripción mutua al sistema general de seguridad social en salud.

Manuel José y John Alejandro, han hecho una vida en común, consiguiendo sus propios bienes como cualquier otra pareja heterosexual. Por eso al firmar el acta de la unión marital adquieren los derechos de heredar los bienes del otro en caso de que uno de ellos llegare a faltar y así esos bienes no que den en manos de cualquiera. Ellos viven en el sector noroccidental de Medellín y han logrado un espacio en la sociedad que los rodea ya que se han habituado a convivir con ellos respetando su elección, dijo Manuel José.

Agregó Bermúdez Andrade que este matrimonio es un ejemplo para los homosexuales, porque los debe impulsar a ganarse el espacio que tienen dentro de la sociedad y debe servir para que la justicia siga trabajando por los derechos de este grupo de personas que son tan humanas como cualquiera otra solo que de pensamiento diferente. El ciudadano gay dijo también que este es un acto político porque hace parte de la lucha por la reivindicación de esta comunidad y por lo que falta por hacer en ese sentido.

El matrimonio fue sencillo, con traje informal y solamente con la presencia de algunos amigos muy allegados. Nuestras familias nos apoyan, han comprendido que somos una pareja como cualquier otra, nos respetan y nos aman tal como somos. John Alejandro y yo, el día de nuestro matrimonio simbólico, hace siete años, nos juramos amor eterno y hoy con la legalización demostramos que queremos que sea para siempre.