Martes 30 de Septiembre de 2014    Actualizado 2:37 pm.
   ¿Dónde estoy? Opinión

Columnistas

Los juegos de suerte y azar
Autor: Jorge Arango Mejía
23 de Septiembre de 2012


La pobreza está estrechamente ligada a la escasez de empleos. Y cuando no hay trabajo, la gente recurre a la suerte como última esperanza, antes de ensayar actividades ilícitas.

No conozco ningún estudio que permita afirmarlo con relativa certeza, lo cual obliga a basarse en conjeturas. Sin embargo, desde hace tiempos tengo la convicción de que los juegos de suerte y azar están en proporción directa con la pobreza de la población y con el subdesarrollo. En general, son manifestación de atraso. Basta tener en cuenta algunos hechos.


La pobreza está estrechamente ligada a la escasez de empleos. Y cuando no hay trabajo, la gente recurre a la suerte como última esperanza, antes de ensayar actividades ilícitas. Al recorrer los casinos, se comprueba que sus clientes no son los más ricos sino quienes están en la indigencia o al borde de ella. Desgraciadamente, Colombia, en esta materia, en vez de avanzar retrocede. Veamos el caso del chance.


En los años sesentas del siglo pasado, este juego se empezó a popularizar. Era prohibido y sus empresarios se enriquecieron rápidamente, casi con la misma velocidad que los narcotraficantes. Alguna batalla libré contra esas actividades ilícitas, ante el gobierno y desde las páginas del semanario “La Nueva Frontera” que dirigía el expresidente Carlos Lleras Restrepo.


¿Cómo terminó esa lucha? Sencillamente, como acaban tantas cosas en este país dejado de la mano de Dios: mediante una ley, el Congreso lo legalizó y lo dejó en manos de sus mismos empresarios. Es decir, hizo como el marido engañado: vendió el sofá.


Ahora los empresarios del chance siguen medrando a costillas del pueblo, ya con la bendición de todas las autoridades de la república.


Y cada día son más poderosos. Ahí están “la Gata” y su hijo congresista. ¿Y qué decir del Quindío? Gobernadores hemos tenido, hombres y mujeres, elegidos por Apuestas Ochoa. Hoy, la señora alcaldesa de Armenia es hija de quien ha sido empresario del chance durante aproximadamente 50 años y como tal ha elegido alcaldes, gobernadores, congresistas, diputados, concejales y quién sabe cuántos otros servidores públicos.


Naturalmente, los gobernadores elegidos por los explotadores del chance no se limitan a dar gracias al Espíritu Santo por los favores recibidos. No, renuevan o prorrogan los contratos de concesión del chance y con ello retribuyen generosamente a sus patrocinadores.


No contentos con las utilidades del chance, sus empresarios han instalado máquinas tragamonedas (o tragaperras, como dicen en España), en todos los expendios de los tiquetes. Si en Armenia, como parece indudable, hay unos 300 de éstos, no es aventurado suponer que haya más o menos 900 de estas máquinas.


Y la pregunta surge espontáneamente: ¿quién controla estos aparatos para impedir una monstruosa evasión de impuestos? ¿Quién asegura que no estén “arreglados” para esquilmar con mayor crueldad a los incautos? ¿Quién vigila para que los menores no se dediquen al juego? Nadie, absolutamente nadie. Es más eficaz la vigilancia del espacio público en Armenia, que no existe porque lo invadieron los vendedores callejeros, y las autoridades se niegan a recuperarlo. Es la tierra sin Dios ni ley.


Esa indebida influencia en el poder político no es el único mal causado por este juego: a él se suma la ruina de las loterías oficiales, que hoy día (las que sobreviven) venden únicamente el 5 o el 6% de los billetes emitidos.


Si a lo anterior se agrega el Baloto, no queda más remedio que decir     que el Estado se ha empeñado en mantener al pueblo en la miseria. Y todo con el pretexto de pagar los servicios de salud, que van de mal en peor.


No me hago ilusiones: estoy convencido de que escribir sobre este tema, es perder el tiempo. Cuando era ministro de Hacienda un señor Zuluaga que ahora aspira a ser presidente, un economista, subalterno suyo, a quien expuse estas ideas, me sugirió escribirle. Lo hice, y nunca obtuve respuesta.


Condenados estamos a seguir padeciendo esta peste. Por ello he dicho y no me cansaré de repetir que Armenia conservará el título de paraíso de los tahúres y de los vendedores callejeros. En lo cual, hay que repetirlo, mucha culpa tiene la gente que votó, no por candidatos honestos y capaces, sino por otros que son frutos envenenados de la politiquería y la corrupción.








Siguenos en:  version_movil


Ciencia

Agua del Sistema Solar, más antigua que el Sol

Durante la investigación se recreó un modelo informático que analiza las moléculas formadas en el Sistema Solar.ver más

Por las Ligas

Tamayo repitió en Montería

Entre las localidades de Caucasia y Santa Rosa de Osos se disputará hoy la sexta etapa del Clásico RCN, que pasará por Tarazá, Valdivia y Yarumal, para un total de 211.7 kilómetros de recorrido.ver más






CUÉNTANOS TU OPINIÓN
¿Cree que la reforma al equilibrio de poderes va a afectar el funcionamiento de la justicia en Colombia?
     a. Sí
     b. No
Ver resultados

CUÉNTANOS TU EVENTO

Si en tu cuadra, en tu barrio, en tu unidad o en tu universidad están organizando algún evento y quieres que la ciudad lo sepa, cuéntanos.

 SERVICIOS
      CLIMA      24° - 14°
      INDICADORES ECONÓMICOS
Café: 1,7800   Dólar: 2.028,48
DTF: 4,35   Euro: 2.511,66
Petróleo : 94,57   UVR: 214,0321
   OTRAS NOTICIAS
  EDICIONES ANTERIORES

NUESTROS COLUMNISTAS
Martes , 30 de Septiembre de 2014
La urgente reforma educativa
Iván Guzmán López

La ética
Rodrigo Pareja







Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800
Diseño y desarrollo: comprandofacil.com