Columnistas

Inversión social segura: ¿cuestión de escala?
25 de Noviembre de 2016


Lograr que todos los colombianos tengan la oportunidad de acceder a una educación de calidad es una tarea que implica el concurso de todos los sectores

María Carolina Meza Botero*


Lograr que todos los colombianos tengan la oportunidad de acceder a una educación de calidad es una tarea que implica el concurso de todos los sectores. La Fundación Empresarios por la Educación se creó, precisamente, con la visión de lograr que la educación sea el primer tema en la agenda pública del país. 


Colombia viene aumentando el presupuesto en educación, un buen indicio de que ésta es un tema cada vez más importante. Sin embargo, los resultados de diversas mediciones evidencian que aún muchos niños y niñas no pueden ejercer plenamente su derecho a una buena educación. Los retos son enormes, y necesitamos aumentar aún más el presupuesto, pero también necesitamos usarlo de manera más eficiente. Por ejemplo, México o Vietnam han logrado resultados mucho más contundentes con inversiones similares. 


El sector privado cada vez se compromete más con la inversión social en educación. Un estudio reciente de Kpmg y la Andi revela que la educación es el área de mayor inversión de las grandes empresas del país. En la Fundación Empresarios por la Educación, y gracias a una alianza con la Fundación Ford y Proantioquia, hemos desarrollado el Sistema de Información sobre Inversión Privada en Educación – Siipe, una plataforma web que permite a las organizaciones privadas y de cooperación compartir sus iniciativas en educación. A la fecha se han registrado más de 170 organizaciones que desarrollan cerca de 500 programas: una amplia gama de esfuerzos de innovación educativa que sin duda aportan gran valor a la meta de tener una educación de calidad para todos. 


¿Qué pasa entonces? Es tiempo de pensar en la escala. La mayoría de las iniciativas públicas y privadas en educación benefician a muy pocos. El reto del escalonamiento de las innovaciones sociales ha sido analizado desde hace décadas en el mundo, las vacunas y la educación primaria son ejemplo de casos exitosos. Lograr una educación de calidad para todos es uno de los retos más grandes de la humanidad, así lo expresa el 4to Objetivo de Desarrollo Sostenible. Para ello, tenemos que ser capaces de escalar apuestas que están funcionando ya para llegar a todos los rincones del planeta. 


Hace poco, en un taller organizado por la Iniciativa Global en Competencias para el Siglo XXI de Harvard se planteó la escala como el más grande reto de la educación hoy. Se reconoce que existen grandes innovaciones que se han mostrado efectivas, pero que no están al alcance de todos. 


El Instituto Brookings publicó una investigación  que analiza 14 casos exitosos de escalonamiento de innovaciones educativas en el mundo. Orgullosamente, entre ellos están Escuela Nueva y el Sistema de Aprendizaje Tutorial, ambos colombianos. Sus conclusiones muestran que se requiere diseñar estrategias que desde el inicio piensen en el reto de la escala, ataquen directamente un problema sentido del sistema educativo, de forma costo eficiente y fácilmente adaptable a múltiples contextos. Además, se deben crear estrategias de entrega que aprovechen las ventanas de oportunidad, se apalanquen en alianzas multisectoriales, usen las nuevas tecnologías, se ajusten a partir del análisis de datos y convoquen a líderes sociales a su causa. La financiación es crítica para ello, no solo en el diseño, sino en el pilotaje, la fase media, donde mueren la mayoría, y la expansión. Esto solo puede darse en ambientes abiertos a la innovación, que promuevan la toma de decisiones basada en la evidencia y la investigación.      


Romper las barreras del sistema educativo para que todos los estudiantes gocen de la educación que merecen sólo será posible si nos comprometemos a trabajar juntos, en alianzas estrechas entre el sector privado, público y académico, en el reto de hacer que las soluciones que ya tenemos a la mano dejen de ser un lujo de pocos y sean la cotidianidad para todos los niños y niñas del país. ¡En ello seguiremos trabajando desde la Fundación! 


*Directora Ejecutiva de la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.