Nacional

Líder afrocolombiana que denunció minería ilegal huye de su casa por amenazas
5 de Enero de 2015


Además de Francia Márquez, otra líder afrodescendiente, Alexa Leonor Mina López, ha recibido amenazas de muerte por su oposición a la minería ilegal, denunció la Defensoría del Pueblo en diciembre.


EFE


La líder afrocolombiana Francia Márquez, que denunció en Bogotá la minería ilegal en el departamento del Cauca, huyó hoy de su casa tras recibir amenazas de muerte por parte de hombres armados en su domicilio, dijo la víctima.


Márquez, integrante del quinto y último grupo de víctimas que viajó a La Habana para participar en el proceso de paz entre el Gobierno y las Farc, abandonó hoy junto a sus dos hijos su hogar en la vereda de Yolombó, del municipio de Buenos Aires, en el Cauca tras recibir amenazas por actores armados no identificados.


"Nos llegan mensajes, llamadas que nos declaran objetivo militar pero claramente no hay una definición de quién nos está amenazando.


Solo dicen que nos van a matar porque nos estamos oponiendo a la minería", afirmó.


Según Márquez, quien recibe amenazas constantes desde 2009 por su condición de líder comunitaria frente a los estragos de la minería, la situación se volvió insostenible a raíz de su participación en la marcha de mujeres afrodescendientes que llegó a Bogotá en noviembre para exigir al Gobierno soluciones para garantizar su seguridad.


El grupo, que estuvo encerrado en una sede del Ministerio del Interior, obtuvo varios compromisos del Ejecutivo, que incluían la destrucción de retroexcavadoras, algo que ha enfurecido a los mineros ilegales y puesto en el punto de mira a Márquez.


"Hace quince días subieron dos hombres armados y empezaron a gritar que éramos unas ´sapas´por ir a denunciar la situación de la minería ilegal. Nos dijeron que nos van a llenar la boca de moscas. Anoche unas personas me dijeron que los mineros nos habían mandado una razón, y era que iban a buscarme a mí porque les habían quemado una retroexcavadoras y que yo tenía que pagarlas", afirmó.


Ante esta amenaza, Márquez decidió abandonar su casa junto a sus dos hijos, acompañada por dos escoltas de la Unidad Nacional de Protección (UNP), que el Gobierno le asignó.