Economía

Special coffees are now a public policy
Cafés especiales son ahora política pública
Autor: Duván Vásquez
2 de Agosto de 2015


Una de las apuestas para este cometido es sostener el concurso Mejor taza de café de Antioquia, que se ha realizado en tres versiones desde 2012.


El programa de cafés especiales ahora contará con un presupuesto anual de $6.000 millones, gracias a que la Asamblea lo convirtió en política pública por iniciativa del Gobierno Departamental.


En el debate fue unánime la decisión, porque fueron 23 votos positivos y ninguno negativo con los que se adoptó la política pública de cafés especiales. “Es un gran logro, porque Antioquia la más educada no sólo se dio a la tarea de generar un acompañamiento permanente a las familias caficultoras del departamento sino que también deja esta política pública que va a permitir que futuras administraciones continúen por esa ruta”, dijo Yenny Velásquez, gerente del programa Antioquia, origen de cafés especiales.


Por su parte, Luis Guillermo Gaviria Osorno, miembro del Comité Departamental de Cafeteros, consideró que esta aprobación es “un paso que dignifica la labor de los pequeños cafeteros”. No es para menos, pues la Ordenanza 17 determina que la Administración Departamental destinará, anualmente y mediante sus ingresos de libre destinación, a partir del 2016, esos recursos como base presupuestal para la implementación y sostenimiento de esta política pública. Es decir que independiente del gobierno de turno, el programa continúa.


Esta iniciativa ha sido desarrollada con las familias cafeteras del departamento para que, con educación y oportunidades, puedan producir “la mejor taza de café del mundo”. Entonces, el trabajo hasta aquí deja un terreno abonado no sólo en capacitación de las familias para mejorar la producción sino también para que ellas mismas tengan elementos para reconocer la calidad de su propio grano.


Otro de los importantes resultados de este programa son las tres versiones de los concursos Mejor taza de café de Antioquia, que ha permitido que los caficultores del departamento exploren la calidad de su producto. Lo que ha logrado, por ejemplo, que una de las familias ganadoras en Antioquia quede posteriormente como triunfadora de la Taza de la excelencia de Colombia, tras doce versiones en las que el departamento no obtenía ese reconocimiento.


Entonces, para que procesos como estos se mantengan en el tiempo, la Asamblea adoptó esta política pública, que según el diputado Juan Esteban Villegas Aristizábal, garantizará el fortalecimiento y sostenibilidad de lo que debe ser una Antioquia competitiva, que tiene al café como uno de sus símbolos más importantes. 


Con el desarrollo de este programa cerca de 5.000 familias antioqueñas han mejorado sus prácticas en el cultivo y producción de su café.