Cultural

School lunches: a daily dilemma
Loncheras escolares: un dilema cotidiano
7 de Febrero de 2013


La lonchera es la oportunidad ideal para enseñarles a los niños a comer alimentos sanos, ricos y nutritivos, además de que pone a prueba la creatividad de los padres.



Sánduche de roasbeef. 

Programa de Gastronomía Colegio Mayor de Antioquia Iván Celis Castaño


El inicio de la etapa escolar trae consigo grandes responsabilidades no solo para los niños, sino también para los padres, pues ellos además de realizar un acompañamiento en el proceso educativo, también deben brindar todas las herramientas necesarias para que el aprendizaje sea aprovechado al máximo. Es aquí cuando las loncheras juegan un papel importante puesto que serán la fuente de energía y nutrientes complementarias en las comidas principales. 


Anteriormente era muy común encontrar en las loncheras preparaciones caseras que semejaban un desayuno, por ejemplo huevo con arroz o arepa, acompañado de un termo que contenía chocolate, agua de panela o café con leche. Esto se debía a que en la mayoría de los hogares las madres permanecían en la casa y podían dedicarle más tiempo a la elaboración de las loncheras. Hoy en día las cosas han cambiado mucho, básicamente porque la dinámica de las familias es diferente, dado que la mamá también trabaja y cuenta con muy poco tiempo en las mañanas. Esto ha hecho que se busquen maneras más sencillas de preparar las loncheras, por lo cual, la globalización e industrialización ha puesto a disposición una gran cantidad de alimentos empacados y listos para el consumo, facilitando la vida de las personas, pero a su vez atentando contra la buena nutrición y los hábitos saludables de alimentación que los niños deben tener en esta corta edad.  


Una lonchera ideal debe estar formada por un componente energético como las galletas y cereales, un componente regulador en el cual se incluyen las frutas, jugos o verduras y un componente formador como lo son la leche y sus derivados, el huevo, jamones, etc. Sin embargo, hay otro componente que es fundamental a la hora de diseñar las loncheras y que es el que más preocupa a los padres y es que tenga la debida aceptación por parte de los niños. Para esto es necesario que al abrir su lonchera se encuentren con alimentos variados, balanceados, presentados en forma agradable, fácil de consumirlos y muy divertidos.


¿Qué se debe tener en cuenta al elaborar una lonchera?


-No improvisar. Es necesario realizar una adecuada planeación de las loncheras. Para esto es necesario mantener alimentos nutritivos que sean del gusto de su hijo.


-Ofrecer alimentos variados.


Prepare diferentes recetas, las cuales se pueden conseguir fácilmente en internet, combine sabores, texturas y colores para que sean más divertidas y provocativas. 


-Tamaño de las porciones.


Tenga en cuenta la edad de sus hijos a la hora de hacer las porciones, recuerde que sus hijos más pequeños comen menos cantidad que los más grandes y viceversa, aunque también hay que tener en cuenta la duración de la jornada escolar.


-Solo es un refuerzo.


La lonchera nunca debe reemplazar las comidas principales. Su función es de reforzar y aportar energía adicional durante la jornada escolar, los niños deben salir de su casa bien desayunados y al regresar deben recibir un almuerzo completo. 


-Proteja los alimentos.


Para que los alimentos permanezcan frescos es necesario utilizar el recipiente adecuado como el papel plástico o bolsas especiales para alimentos. En el caso de los jugos, prepárelos el mismo día para evitar que se fermenten y revise que no haya escapes en el recipiente antes de empacarlo. Por último recuerde incluir servilletas.


Las loncheras son la oportunidad ideal para crear en sus hijos hábitos de alimentación saludables que permanezcan durante toda su vida y logren convertirse en adultos sanos, por esto es necesario que los padres de familia hagan un mayor esfuerzo a la hora de elegir los alimentos a incluir en las loncheras, de tal manera que la prioridad sea la adecuada nutrición de los niños y no la facilidad.