Cultural

Guajira: a cultural adventure
La Guajira: una aventura cultural
8 de Marzo de 2013


Ubicado en el extremo norte de Colombia, el departamento de La Guajira ofrece innumerables atractivos turísticos culturales y de naturaleza.



Mina del Cerrejón.


Colegio Mayor de Antioquia Programa de Turismo Camilo Restrepo Ayala, Docente 


Recorrer La Guajira de sur a norte es toda una experiencia cultural y de naturaleza. Al sur del departamento se encuentran los municipios de Villanueva, San Juan del Cesar, Fonseca, Distracción y Barrancas, que se convierten en una extensión de la ruta vallenata del departamento del Cesar. Estas poblaciones sedes de reconocidos festivales como el Cuna de Acordeones, que se realiza en Villanueva el último fin de semana de junio, y el Festival Nacional de Compositores de Música Vallenata en San Juan del Cesar, el segundo fin de semana de diciembre. Allí se pueden rememorar grandes composiciones vallenatas como el Cantor de Fonseca. Son famosas las tarimas que hay en el parque de cada municipio donde es común encontrar parrandas en cualquier época del año.


En el centro del departamento es posible visitar El Cerrejón, que es la mina de carbón a cielo abierto más grande del mundo. Allí la empresa que la explota tiene organizados recorridos guiados que permiten conocer su espectacular proceso, así como maravillarse con el tamaño de su ferrocarril y sus camiones. También hay una tienda donde se pueden comprar artesanías y recuerdos elaborados en carbón. En esta región también está Maicao, principal centro de migración árabe en Colombia, donde se realiza turismo de compras a precios competitivos. En Manaure se pueden visitar las salinas donde el blanco de la sal contrasta con el colorido del vestido de los guías que pertenecen a las comunidades indígenas de la región.


Riohacha, capital del departamento, tiene como principales atractivos el muelle turístico y el paseo de la Playa.  En ellos se puede disfrutar de la brisa del mar y de playas de gran tamaño. Hay una amplia oferta de artesanías como mantas, chinchorros, hamacas y sombreros muy apreciados por su colorido y calidad. Así mismo se encuentran pequeños quioscos donde venden deliciosos cocteles de mariscos.  Muy cerca se encuentran rancherías de la comunidad indígena Wayúu que se pueden visitar para conocer y compartir sus costumbres, cultura y pasar la noche al aire libre en un chinchorro sintiendo la brisa y reconciliándose con la naturaleza.


Visitar la Alta Guajira es toda una aventura. Este recorrido se hace en camionetas de doble tracción conocidas como “burbujas” que recorren el desierto como si se estuviera en un rally. El desierto de la Ahuyama, llamado así por su color, es de espectacular belleza y si se está de suerte se puede experimentar alguna de las tormentas de arena que se presentan con frecuencia. El Cabo de la Vela es sin lugar a dudas uno de los paisajes más bellos de Colombia, sus playas de arena dorada rodeadas de un mar de intenso azul invitan al descanso y la relajación, sus restaurantes al placer, donde la langosta, el pargo y los mariscos son la principal atracción.




Vientos

En la Alta Guajira, EPM tiene el parque eólico “Jepirachi”, que significa vientos del nordeste.