Cultural

El Totumo, Antioquian’s beach
El Totumo: la playa de los antioqueños
17 de Mayo de 2013


El Totumo, uno de los siete corregimientos del municipio de Necoclí, es un destino de sol de los más cercanos a Medellín. Tiene todo el potencial para convertirse en la playa de los antioqueños.



Mar de El Totumo.


I.U. Colegio Mayor de Antioquia Programa de Turismo Camilo Restrepo Ayala Docente Colegio Mayor de Antioquia


En la vía de Turbo a Necoclí, a 15 kilómetros de este último, se encuentra el corregimiento de El Totumo a una distancia de 409 kilómetros. Desde Medellín se puede llegar tomando la carretera al mar o por avión saliendo del aeropuerto Olaya Herrera y llegando al aeropuerto Antonio Roldán Betancur, de Carepa. A una hora y media de este terminal aéreo, por vía terrestre y pasando por los municipios de Apartadó y Turbo, se llega al destino turístico. 


El Totumo es uno de esos paraísos escondidos del departamento de Antioquia, ubicado en el golfo de Urabá. Cuenta con playas donde el hombre ha intervenido poco, no hay infraestructura que afecte el paisaje,  donde es posible contemplar el océano Atlántico y descansar  disfrutando de la brisa del mar Caribe sin vendedores, sin masajistas que interrumpan el contacto con la naturaleza.


Una de las características agradables para el bañista, es la baja salinidad del mar, diferenciándola  de otras playas gracias a su cercanía con la desembocadura del río Atrato, el más caudaloso de Colombia, que lo torna en agua “dulce”, como lo expresan los turistas. 


Otro de los atractivos, es la posibilidad de interactuar con los nativos en sus faenas de pesca artesanal que se realizan todos los días al amanecer y al atardecer. Es posible pescar con anzuelo desde botes o los espolones que hay en la playa. Los cangrejos y jaibas son una delicia que si se está de suerte se pueden conseguir en esta actividad. Para los que no les gusta pescar está la opción de esperar la llegada de los pescadores y adquirir sus productos a precios favorables.


Los residentes se caracterizan por su calidez y amabilidad en el trato, esmerándose para que la experiencia del turista sea agradable. Un ejemplo de esto es lo que ocurre en Semana Santa, donde por tradición, en todas las casas se preparan siete dulces: papaya verde, mango, ñame morado, coco, yuca, plátano y leche. Dulces que se reparten a los vecinos y a los visitantes.


Las noches son especiales, es común realizar fogatas con la madera que trae el Atrato, aquí se reúnen residentes y turistas a conversar, escuchar música y disfrutar del entorno. 


Estando en El Totumo no se puede dejar de visitar a Necoclí e ir al volcán de lodo, ubicado en la hacienda Virgen del Cobre, donde está la posibilidad de sumergirse en una agradable piscina de lodo cuyos beneficios se basan en su poder desintoxicante de la piel y en su potencial curativo de dolores en las articulaciones. Otro atractivo delicioso es ir a los restaurantes de la región que presentan una carta de menú con las delicias locales. Aquí pueden disfrutar de una corvineta o sierra frita o de unos deliciosos langostinos apanados. Frescos y recién pescados.