Millicom: vaca ladrona no olvida el portillo

Autor: Guillermo Maya Muñoz
27 noviembre de 2017 - 12:08 AM

El alcalde Federico Gutiérrez que ha estado en la escena municipal, en la última década, como mínimo, en el concejo y otros escenarios, no dice ni mu.

“¿Qué es esto de capital extranjero con que nos están engañando, para robar? Muéstrenme el capital que tienen en el país los bancos extranjeros, los comerciantes extranjeros, etc”(FernadoGonzalez, 1935, Cartas a Estanislao).

Raúl Prebisch, secretario de la Cepal en los años 50, y quien ha sido el único economista que ha elaborado un pensamiento propio, latinoamericano, y que no era ningún marxista sino un nacionalista, respecto al capital extranjero, señala quea pesar del enorme potencial de las transnacionales, estas no tenían interés alguno en contribuir al desarrollo de la Latinoamérica. Por lo tanto, era un error esperar que la inversión privada extranjera contribuyeraal desarrollo regional.

Por otro lado, la inversión extranjera oculta la necesidad de que la clase empresarial latinoamericana haga esfuerzos propios para acelerar la acumulación de capital y crear empresas.

Puede interesarle: Millicom deshuesa a UNE (Cortesía paisa)

Si Prebisch hubiera sido testigo de la presencia de Millicom (Suecia) en la escena latinoamericana, especialmente en Colombia, hubiera quedado estupefacto, y mucho más cuando esta ni capitales, ni tecnología trae consigo.

Millicom, un vehículo empresarial sueco -radicada en el paraíso fiscal de Luxemburgo para evadir impuestos con trucos fiscales y empresas de papel- que como sus antepasados vikingos, sale al resto del mundo a saquear, no con excursiones guerreras, como Olafoel Amargado, sino con la gentileza corporativa, vestida de etiqueta y zalamerías, las empresas que tienen la mala suerte de caer en su manos.

Millicom tiene presencia en mercados del tercer mundo, como operador de telefonía celular, con la marca Tigo, en la región centroamericana y en Colombia. No es una empresa de innovación tecnológica, no es líder mundial del sector de telecomunicaciones, es un operador con muchas limitaciones, no sólo de capital sino también tecnológicas.

En el caso de Colombia, Millicom se encontró con el papayazo de apoderarse del negocio de OLA telecomunicaciones, una empresa propiedad de EPM y ETB, que ofrecía servicios de telefonía celular, y con la compra del 50% de la empresa, a plazos y con créditos de los propios vendedores (EPM y ETB), se hizo ala dirección de la misma, bajo elnombre de Tigo-Colombia Móvil sin pagar una prima de control. Es decir, EPM y ETB quedaron a merced de Millicom, a quienes prestaron un poco mas de 400.000 millones de pesos para la operación de la empresa porque su baja calificación crediticia le impedía pedir créditos.

La operación de Tigo-Colombia Móvil fue un desastre: Perdió un billón de pesos (1.000.000.000.000) entre 2006 y 2010), y llevó el endeudamiento de la empresa al 85.8% del patrimonio(Contraloría de la ciudad de Bogotá). Además, Tigovendió en 2011 todo el sistema de torres de retrasmisión, ejecutado por EPM-ETB en OLA, por 182 millones de dólares a una empresa (American Tower Corporation- Infraco) de la que después sería socia.Es decir, la operación de Tigo-Colombia Móvil fue un fracaso, que la revista Dinero calificó de exitosa. Una noticia falsa.

Si todos los antecedentes anteriores eran alarmantes para hacerlo socio, ¿cómo fue posible que el alcaldeAníbal Gaviria en asocio con el concejo de la ciudadentregara UNE-EPM a Millicom? La razón esgrimida era la carencia del servicio de movilidad (telefonía e internet por celular). Sin embargo, UNE a través de EPM como socia de Tigo-Colombia Móvil ya tenía la base tecnológica para hacerlo, y era una obligación contractual de Tigo permitirlo. Así lo hace UFF (operador móvil virtual), una empresa del Sindicato Antioqueño y que vende paquetes de telefonía celular e internet, sin tener una sola torre, equipos de mantenimiento ni nada a través de la plataforma de Tigo desde 2010, pagando por el servicio de la plataforma, con cerca de 400.000 usuarios.

Millicom para hacer la fusión tuvo que pagar 150 millones de dólares –aunque hay dudas de que ese pago se hubiera hecho-por el control de la empresa fusionada, quedando con el poder de tomar las decisiones, mientras UNE-EPM se sometía, a pesar de su mayoríaaccionaria, a las decisiones de Millicom en lanueva compañía.

Y como vaca ladrona no olvida el portillo, Millicom bajo el disfraz de UNE-EPM, ha vuelto a endeudar a la empresa por encima de lo esperado, tal y como lo hizo en Tigo- Colombia Móvil, al mismo tiempo que entregó a Huawei (Empresa tecnológica china) gratis la operación del mantenimiento de la red de servicios de telefonía fija, móvil y de TV. Es decir, Millicom entregó más de 600 trabajadores con experiencia en redes, para después subcontratar el servicio con Huawei, tal y como lo hace con ATC por la torres de retrasmisión.

Incluso, Millicom emplea la calificación crediticia de EPM que como propietario se extiende a UNE-fusionado para endeudarse, colocando bonos de deuda en el mercado. Según el paraguayo Marcelo Cataldo, gerente de UNE,“Standard &Poor’s (una firma calificadora de riesgos), en revisión periódica, confirmó la calificación de capacidad de pago de ‘AAA’ de UNE EPM Telecomunicaciones S.A. y de su filial, Colombia Móvil S.A. ESP.(…) Standard &Poor’s también confirmó la calificación de deuda de largo plazo de ‘AAA’ de los Bonos de Deuda Pública Interna de UNE EPM Telecomunicaciones S.A. ESP por 300.000 millones de pesos, de los Bonos UNE 2011 por $300.000 millones y de los Bonos Tigo-Une 2016 por $540.000 millones”

Vea: UNE-Millicom la fusión del desastre

¿Qué representa Millicom en estas circunstancias para la ciudad de Medellín? Un parásito colgado de EPM.Entregar a OLA y posteriormente a UNE, porque el riesgo en Telecomunicaciones era muy alto y había que tener un socio con músculo financiero (que Millicom no lo tiene) y tecnológico (que Millicom no lo tiene), es la mayor muestra del desparpajo de la llamada clase dirigente local, para hacer negocios con los dineros y los bienes públicos de los medellinenses.

Afortunadamente en el nuevo Concejo de la ciudad, que inició su período en 2016, hay concejales, especialmente mujeres, como María Paulina Aguinaga y Luz María Múnera que no comen entero, y que han estado haciendo un debate a la fusión de UNE con la parasitaria Millicom, con altura y entendimiento. Mientras el alcalde Federico Gutiérrez que ha estado en la escena municipal, en la última década, como mínimo, en el Concejo y otros escenarios, no dice ni mu.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Poeta Pablo Neruda
Palabra & Obra /

Pablo Neruda, el gran poeta de la audacia y la originalidad

Javier Ríos Marín
Ciclismo /

Una vida dedicada al ciclismo antioqueño

Artículos relacionados

La apertura: un fracaso anunciado para Latinoamérica
Columnistas

La apertura: un fracaso anunciado para Latinoamérica

Los autores señalan que las reformas de “apertura” del último cuarto del siglo no han cumplido su promesa de mayor empleo, crecimiento y bienestar

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

En los municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá siguen apareciendo candidatos a las...
2
Columnistas /

EPM ya no es tío rico

Mientras no se conozca la realidad de lo que sucedió en casa de máquinas de la hidroeléctrica no se...
3
Columnistas /

Valor agregado que aportan las universidades a sus estudiantes

Dice De Zubiría que las mejores universidades de Colombia son las públicas en el entendido que son las...
4
Política /

Divorcios en la política

Cuatro separaciones se produjeron en la última semana en Antioquia.
5
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
6
Columnistas /

La guerra secreta de Pablo Iglesias contra Colombia

Después de mostrar tales obsesiones anti-Uribe en esa conversación televisiva no es difícil deducir que...