Medellín es de cielo y guayacanes

Autor: Álvaro González Uribe
11 noviembre de 2017 - 12:10 AM

Y los guayacanes… ¡Ay, los guayacanes! Son regalos del paraíso que uno se encuentra por ahí de vez en cuando a la vera de alguna calle o en aquel parque, muchas veces inesperadamente para más maravilla

Medellín tiene cosas maravillosas pero hay algo que me gustamás: Los colores de esas cosas.

Sí, Medellín es de colores. Medellín es colores de cosas. El azul cerúleo del cielo y el blanco níveode sus nubes. Hasta el gris invierno de su invierno es más gris. También el blanco, verde y amarillo del Metro, y el verde de las montañas que lacontienen y de sus cerros tutelares. El rojo, naranja, morado, marrón, verde y amarillo de los mangos, naranjas, limones, uvas, bananos, manzanas, aguacates y zapotes que posan para la venta en carretillas igualmente de colores.

Y también -¿por qué no?- hasta los colores de los carros, las ropas de la gente, las fachadas de casas y edificios y la misma gente, porque Medellín es tierra de todas las pieles y para todas las pieles y colores de ojos y de cabellos y de palabras y de músicas. Es que palabras y músicas también tienen colores si se aprende a conectar oídos, ojos, recuerdos, imaginación y sentimientos.

Lea también: http://www.elmundo.com/noticia/Los-libros-de-rumba-en-Medellin/359083

Entre tantos colores, ¿con cuáles quedarme?, quizá con todos, sí, pero hay dos fenómenos que para mí son los colores de Medellín y que me aprietan la nostalgia cuando he estado ausente: El arrebolado colormúltiple de su cielo en los atardeceres de verano y el color de sus guayacanes florecidos.

Ese cielo se adhirió a mis ojos desde mi infancia. Recuerdo que me quedaba largosratos mirando embelesado esas enigmáticasnubes alargadas, amarillas, malvas,naranjas y de colores sin nombre, empastelados o fogosos, que muy despacio iban cambiando de forma y color como un calidoscopio. Eso es: El cielo de Medellín en los atardeceres de verano es un inmenso calidoscopio que cambia sus colores y formas caprichosamente al son delos altos vientos, y estoy seguro de que también al son de algo más misterioso que no quiero descubrir jamás porque huiría la magia.

Y los guayacanes… ¡Ay, los guayacanes! Son regalos del paraíso que uno se encuentra por ahí de vez en cuando a la vera de alguna calle o en aquel parque, muchas veces inesperadamente para más maravilla. Uno los ve un día florecidos, erguidos y frondosos y al otro día o a los pocos, si se los vuelve a topar, los ve regados en pétalos alrededor del tronco, derramados en tapetes casi siempre amarillos aunque también rosados. Alfombras mágicas que siguen siendo los mismos guayacanes esparcidos en tierra como un homenaje a quien los nutre, o como un manto del quegenerosos se despojan tronco y ramas sin dejar de ser elmismo milagro.

(Y sí, lo sé: Es la misma Medellín donde el gris del cemento y pavimento lucha a muerte contra el verde del pasto, y donde apretujados arrumes de ladrillos libran una cruenta batalla contra las montañas, y donde otros colores fatuos y mortales furtivamente tiñen nuestrorío Aburrá. Pero yo vivo de esperanzas porque aprendí que la esperanza y el amor son el único alimento del alma).

Además:http://www.elmundo.com/noticia/La-hora-del-centro-de-Medellin/354532

Medellín en flor, Medellín en cielo, Medellín en luces ysombras,Medellín mi parche. También hemos visto y vemos el rojo de su sangre, escuchado zumbar las esquirlas y balas de sucodiciaylos estruendos de su ambición organizada o aislada pero siempre airada. Hemossentido su miedo y escuchado su carcajada macabra pero también su risatorrentosa de niña y su música de todas las cunas y estados del alma: Medellín del bambuco, del pasillo, del tango, de la ranchera, de la carrilera, del bolero, de la guasca, de Lucho Bermúdez, del despecho, de la balada, de la, de la plancha, del rock de Ancón y del metálico, del reguetón, del jazz, de Carmina Burana, de la electrónica: Medellín polifónica, sinfónica y filarmónica.

En Medellín puede sonar, verse, olerse, probarse y pasar de todo: Lo melódico y lo ruidoso, lo hermoso y lo espantoso, lo fragante y lo fétido, lo exquisito y lo insípido, lo bueno y lo malo…,pero mientras ese cielo calidoscópico siga allí arriba en los atardeceres de verano, y mientras uno se encuentre por ahí un guayacán florecido o alfombrado, esta ciudad será siempre mi amada ciudad de colores en la piel y en el alma, mi ciudad encielada y aflorada,mi ciudad de llantos y cicatrices pero también de risas y esperanzas.

Medellín de cielo con colores esparcidos, Medellín de guayacanes con colores derramados.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

cuartos de final liga
Fútbol Colombiano /

Arrancan los cuartos de final de la Liga engalanados por 60 estrellas

Condecoración Orquídea de Oro
Gente /

Con Orquídea de Oro reconocieron la labor de Lucila González de Cháves

cohete mike hughes
Norteamérica /

Un hombre volará en un cohete para demostrar que la tierra es plana

oro en baloncesto
Más Deporte /

Colombia mantiene la racha dorada en los Bolivarianos 

etiquetas sanitarias
Salud /

Cajetillas de cigarrillos llevarán nuevas advertencias antitabaco

Lo más leído

1
Latinoamérica /

Jueza que detuvo a Leopoldo López huyó por temor a represalias

Esta mujer decidió buscar asilo en Canadá y salió el país cuando asesinaron a Nelson Moncada, el cual...
2
Sectores /

Más de 500 trabajadores fueron despedidos por cierre de almacenes Tía

Almacenes Tía es una cadena de supermercados legendaria, ya que fue fundada en 1940 y contaban con...
3
Gobierno /

Extra de la Lotería de Medellín traerá $37.432 millones en premios

El Sorteo Extraordinario de Navidad, en su sexta versión, tendrá un premio mayor $15.000 millones,...
4
Política /

Habitantes de Belén de Bajirá votarán por la Cámara en Antioquia 

En otro capítulo del diferendo limítrofe entre Antioquia y Chocó, que llegó hasta la Registraduría...
5
Columnistas /

Los nuevos “izquierdistas”

Aparece una versión actualizada de polarización con los “de la izquierda” enfrentados a los de la...
6
Columnistas /

Radiografía política

Un estudio acaba de demostrar que la apatía de los antioqueños por la política no es cuestión de...