Grandes adefesios

Autor: Sergio de la Torre Gómez
22 octubre de 2017 - 12:09 AM

Conociendo lo que pasa en Cuba no debería extrañarnos tanto la situación de Venezuela, un virtual pandemonium que por lo visto no tiene arreglo, al menos por ahora

Lo que se vive en Venezuela desde hace 20 años constituye un embrollo que nadie logra desenredar. Ni los más aguzados analistas del quehacer político han sabido explicarlo de forma que encaje en la lógica y responda a lo previsible o esperable según la experiencia humana acumulada en esta edad moderna, y en la postmoderna. Experiencia de donde derivan unas pautas y patrones, o leyes (como gustan llamarlas quienes en vano han intentado convertir la sociología en una ciencia exacta) que regulan los cambios y aclaran los accidentes y fenómenos de la historia, por insólitos que parezcan.

Quién iba a adivinar, por ejemplo, que Cuba, país tropical, en zona tórrida, de gentes despreocupadas, dadas por tradición al jolgorio, la improvisación, el facilismo y el dulce abandono ( o sea lo inverso del mundo europeo, habituado a la planeación, la disciplina, el trabajo productivo y la austeridad en sitios como la Unión Soviética, Alemania Oriental, Checoeslovaquia y Bulgaria en su tiempo) quién podía predecir, digo, que Cuba, que copió casi al pie de la letra el rígido modelo soviético soportado por gentes que eran la antípoda del isleño, y que repitió paso a paso, religiosamente, dicho experimento, cumplido bajo la tiranía asfixiante de un partido único, que obraba como invisible monolito, a cuya vigilancia nada escapaba en la vida social o cultural, en el ámbito familiar y privado, quién podía pues predecir que Cuba iría a sobrevivír a su protector y mentor, colapsado con Gorbachov en 1989. ¿Cómo imaginar siquiera que un pueblo de la índole del cubano pudiera resistir , sin revolverse, el mismo régimen que con estoicismo y resignación ejemplares padecieron los rusos, y por el mismo tiempo, con idénticas reglas, las mismas privaciones, adustez y restricciones a la libertad individual que Stalin y sus pares le impusieron a la patria de Gogol y Chaicovsky durante 7 décadas?

Puede interesarle: El componente sicológico

Porque si la experiencia cubana (que increíblemente completa ya 3 generaciones) se hubiera vivido, digamos, en Uruguay, un pueblo con marcado acento europeo, que respira otro clima y se forjó con otros hábitos de vida, yo podría entenderlo. O en la paramuna y fría Bolivia, de bajo mestizaje y alta prevalencia indígena, con raíces culturales por ende muy distintas, vaya y venga. Pues se supone que el socialismo autoritario solo perdura si hay cierta flema en el alma colectiva y una como aceptación de la rutina fija e incesante que el tiempo va cultivando, y una aceptación también de la uniformidad en que descansa la tan cacareada igualdad que la selecta élite o nomenclatura le impone a la inmensa mayoría. O gleba, que allí también existe ella, igualada por lo bajo en el tan esperado, siempre prometido y nunca probado “paraíso socialista”.

Conociendo entonces lo que pasa en Cuba - así sea sin entenderlo, siendo como es, por donde se lo mire, un contrasentido histórico - no debería extrañarnos tanto la situación de Venezuela, un virtual pandemonium que por lo visto no tiene arreglo, al menos por ahora. Ese tema, desde una perspectiva más amplia y de largo plazo, lo abordaremos próximamente. Hoy limitémonos a decir que ambos casos, la isla Caribe y el drama venezolano, nos enseñan que la utopía, esa promesa de felicidad, cuando la queremos llevar a la práctica resulta ser lo opuesto a lo soñado. En el mañana de los pueblos no hay milagros ni Arcadias que entrevemos, y menos que prospectamos. Lo cual al parecer no lo entenderán nunca los apóstoles o profetas del marxismo militante, pobre y desmirriado, que circulan todavía por algunos, cada vez más escasos, rincones del planeta.

Lea también: Radiografía de un fracaso

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2017-10-22 07:47:09
Colapsó el comunismo en la vieja URSS, el comunismo de la China va en declive, por lo que no se explica cómo hay gente como Maduro que quiere implantar, en contravía de la historia, un adefesio para que sus conciudadanos pasen hambre, pasen afugias, y mueran de tristeza. Increíble.

Destacados

Inder Envigado UPB Baloncesto
Más Deporte /

Inder Envigado, con paso firme en el Festival de Baloncesto

Isabela Maya Tenis de mesa
Más Deporte /

Isabela, la más rápida del tenis de mesa

Juan David Vidal Guevara
Más Deporte /

El béisbol, la elección de Juan David Vidal

Gabinete presidencial
Gobierno /

$6,4 millones se invertirán en programas para menores y familias

Senado
Política /

Aumentaron las listas al Senado  

Artículos relacionados

Al borde del abismo
Columnistas

Al borde del abismo

En Venezuela llena sus faltriqueras la “boliburocracia”, versión criolla de la nomenklatura stalinista.

Lo más leído

1
Política /

Candidatos favoritos superaron las firmas

Otros tres aspirantes no cumplieron con el número de apoyos que se exigía para proceder a inscribir sus...
2
Editorial /

Luis Pérez tenía razón al defender las rentas departamentales

El Decreto 2265, que hasta el cierre de esta edición no había sido modificado, es una prueba...
3
Sectores /

Utilidades en 2017 serían las más altas en la historia de Epm

El balance al terminar el año pasado fue positivo según el gerente de la compañía, y develó que las...
4
Fútbol Internacional /

El Flamengo oficializa la contratación del colombiano Marlos Moreno

El atacante tiene contrato con el Manchester City y, tras dejar el Girona español, fue cedido al Flamengo...
5
Columnistas /

De los parques, las ciudades y otras prácticas altamente civilizadas

Tres grandes ciudades con unos cuantos siglos de ventaja para tratar de decir, -además de que nos faltan...
6
Columnistas /

¡Y la Iglesia, calladita…!

Los fieles tenemos la obligación de hacer este angustioso llamado a la cordura, para la supervivencia de...