Desarrollo doctrinal de los aportes en especie

Autor: Juan Esteban Sanín Gómez
11 noviembre de 2017 - 12:07 AM

Este pronunciamiento de la Superintendencia de Sociedades resulta valioso pues, como es sabido, y según lo expuesto en el artículo 319 del Estatuto Tributario, distinto es el tratamiento fiscal del aporte de industria de aquel del aporte en especie

Dos pronunciamientos oficiales proferidos recientemente por la Superintendencia de Sociedades han contribuido a esclarecer el tratamiento tributario y corporativo que debe dársele a ciertos aportes en especie, al igual que la forma como ha de determinarse el valor del pago de los dividendos en especie cuando estos se paguen con bienes diferentes a las acciones del mismo emisor. Se trata de los Oficios 220-172030 y 610-002618 de 2017.

El Oficio 220-172030 establece que si bien el aporte de know-how a una sociedad es tratado usualmente como un aporte de industria, el mismo puede considerarse como un aporte en especie cuando este “consista en derechos sobre la propiedad intelectual”, tal como sucede –en el caso objeto de consulta-, con un “package” o “manual de operaciones” que contiene un saber secreto. Indica que, en dicho caso, será la asamblea de accionistas el órgano que determine –en ejercicio de su autonomía- el avalúo del aporte y las clases de acciones a emitir, y que tal intangible, para efectos de cumplir los estándares establecidos por la NIC 38 deberá ser “un activo apreciable en dinero (…) que no tenga sustancia física, que pueda separarse, que surja de derechos contractuales u otros derechos legalmente reconocidos, que pueda ser separado de la entidad y vendido, transferido, licenciado, alquilado o intercambiado, distinguible y que pueda ser controlado separadamente (…)”.

Lea también: http://www.elmundo.com/noticia/Laneutralidad-fiscalen-las-reorganizaciones-empresariales/360295

Este pronunciamiento resulta valioso pues, como es sabido, y según lo expuesto en el artículo 319 del Estatuto Tributario, distinto es el tratamiento fiscal del aporte de industria de aquel del aporte en especie. Mientras en el primero, el aportante de industria percibe un ingreso en especie en razón de su aporte mientras que la sociedad emisora de las acciones puede tomarse tal emisión como una deducción teórica, en el aporte en especie no se reputará que existe ingreso para el aportante ni para la sociedad receptora si se cumplen ciertas condiciones, dentro de los cuales está que el costo fiscal registrado en la sociedad receptora sea el mismo que tenía el aportante sobre el activo aportado (el cual, a la luz de la última reforma tributaria, y para efectos de los intangibles formados, equivaldrá a cero pesos cuando se trate de contribuyentes obligados a llevar contabilidad). Así pues, aunque se trata de un pronunciamiento de un órgano de control diferente a la DIAN, el mencionado Oficio permite clasificar tributariamente el aporte del know-how como un aporte en especie o de industria, dependiendo de si en el secreto industrial o profesional que mediante el mismo se transfiere predomina la actividad u obligación de hacer (caso en el cual se tratará como un aporte de industria) o su contenido de propiedad intelectual (caso en el cual se tratará como un aporte en especie).

Por su parte, el Oficio 610-002618 de 2017, al contestar la pregunta de cómo debería determinarse el valor del pago de dividendos en especie cuando estos se paguen con bienes diferentes a las acciones del mismo emisor (es decir, con activos propios del emisor diferentes a sus propias acciones), indicó que “en lo que se refiere a la determinación del valor de las especies que se entregan a título de dividendo se considera que, por analogía, se deben seguir las mismas reglas aplicables para el avalúo de aportes en especie”.Así pues, según lo indicado en los artículos 126 y 132 del Código de Comercio los aportes en especie deberán ser estimados “en un valor comercial determinado”, el cual deberá ser “debidamente fundamentado” y será aprobado por la mayoría simple de los votos de los accionistas presentes en la asamblea (artículo 68 de la ley 222 de 1995). Así pues, queda claro que corresponderá a la asamblea de accionistas, por mayoría simple, fijar el valor de los bienes que habrán de ser pagados en especie por concepto de dividendos, basándose  siempre ello en criterios comerciales.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Colombia por la equidad, niñez colombiana, niño Katío
Población /

Colombia por la equidad. Unidos por la niñez

On stage de la Institución Educativa Hard Rock Taller
Música /

On stage, puerta al estrellato de los ensambles más maduros del HRT 

Juan Camilo Chávez, titán de la educación
Mundo Estudiantil /

Juan Camilo Chávez, un maestro titan de la educación tecnológica

Premiación del Concurso de ensayo histórico - crítico para pensar en el arte de Medellín.
Mundo Literario /

Implosión en el gallinero, texto ganador del Concurso de ensayo 

Imagen de crónicas de indias
Palabra & Obra /

Girolamo Benzoní y tantos moscos que pican (sobre la leyenda negra)

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

De todo un poquito pasó en la política colombiana en la semana que termina y que resumimos en nuestro...
2
Columnistas /

Atrapado y sin salida 

Para el presidente Duque, para las bancadas del nuevo Frente Nacional, para los corruptos, la verdad es la...
3
Columnistas /

Ni amplificación, ni unificación de períodos

Las elecciones que todas las democracias realizan a mitad del período presidencial, son un termómetro...
4
Política /

En Envigado hay obras por todas partes

El gobierno de Envigado trabaja con prioridad en solucionar las dos únicas problemáticas que afectan a...
5
Columnistas /

Requiem por Sears Roebuck

La historia de Sear’s en el mundo del comercio es fundamental para entender la evolución del...
6
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...