De libertades y anticorrupción

Autor: Rodrigo Pareja
8 mayo de 2018 - 12:06 AM

Las utilizan cual banderas fulgurantes, sin el más mínimo asomo de vergüenza y sin mérito alguno para ondearlas

Las dos del título las proclaman todos a grito abierto y no hay ser humano que las contradiga ni vaya contra ellas, y nadie por imbécil que sea se atreverá a sugerir siquiera que está de acuerdo con coartar la primera, y mucho menos cohonestar la segunda.
Es por eso por lo que en Colombia muchísimos las utilizan cual banderas fulgurantes, sin el más mínimo asomo de vergüenza y sin mérito alguno para ondearlas, haciendo alarde de un cinismo sideral que nadie se explica cómo es que pasa inadvertido para los ingenuos ciudadanos.
No se trata de individualizar a nadie en particular, aunque habría material de sobra, pues en este caso es más valedera la generalización, ya que como reza el adagio popular, en la situación actual del país “no hay de que hacer un caldo”.
En el aparte de las libertades, por ejemplo, ¿quién no defiende las de prensa, opinión e información? Aquí hasta dan cátedra sobre esos asuntos algunos directores de medios de comunicación, quienes, a la hora de pensar en la facturación y los intereses de la empresa, se pasan por donde sabemos los postulados que tanto predican.
¿Hay libertad de prensa en Colombia? Claro que sí, y está consagrada en la mismísima Constitución. Pero pasar del grandilocuente enunciado constitucional a su cabal aplicación hay mucho trecho, y en ese tramo se sacrifican, por ejemplo, la libertad de información, esa que se le niega al receptor, sea lector, radioyente o televidente.
La libertad de prensa se convierte en este caso en un enunciado vacuo, y tras de él se van la neutralidad, la equidad, la imparcialidad y todo aquello que redunde en una verdadera y desapasionada información que ilustre en forma adecuada y contribuya a la toma de decisiones racionales e inteligentes.
También se violan esos sagrados postulados cuando se informa con sesgo o se deja de informar; cuando el tratamiento no es igual para todos; cuando se invisibiliza o se magnifica, según el contexto, en fin, cuando desaparece como por encanto, pero eso sí, a ciencia y conciencia, el deber de informar honestamente.
¿Y qué decir de la corrupción como bandera?  A veces queda la impresión de estar viendo al ratero gritando:  Cójanlo… Cójanlo, mientras más aprieta la billetera o el celular que acaba de rapar al indefenso ciudadano, al tiempo que escapa ante la duda de los transeúntes.
Lea también Coscorrones y varios
Con toda honestidad, como corresponde al tema, cree usted amable lector que la corrupción puede ser combatida por quienes en el pasado hicieron de ella su modus vivendi, unos más que otros, pero todos sisándole al Estado en ministerios, alcaldías, ¿gobernaciones o en cualquier cargo burocrático?  
Hace 83 años en Buenos Aires, el visionario – o vidente – Enrique Santos Discépolo, escribió la siempre vigente letra de su tango, Cambalache, que en una de sus estrofas resume, con infinita sabiduría, lo que hoy es Colombia: “Vivimos revolcaos en un merengue/ y en un mismo lodo todos manoseaos”.
Renglones antes quedó escrito que no se trata de individualizar, porque sí esa fuera la pretensión, no alcanzarían cuatro o cinco columnas como esta para describir el lodazal inmenso en que está sumido el país.
Es más bien una manera de retrotraer a la conciencia de los lectores el tenebroso y ojalá irrepetible prontuario de la mayoría de los actores de hoy, en esta comedia que algunos llaman “política dinámica”, pero que no es más que el vergonzoso tráfico de influencias, intereses, favores y trapisondas a la orden del día. Una miradita por el retrovisor mental no caería nada mal.
Vea ¿Y si el abstencionista decide votar?
TWITERCITO: Auxilios, cupos indicativos y mermelada ya pasaron de moda.  Vayan buscándole nuevo nombre al símbolo de la podredumbre.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Salud corporal
Salud /

Tres mujeres le dan salud a la belleza

Todos lo saben Trailer
Palabra & Obra /

Todos lo saben el sufrimiento de una familia en medio de un secuestro

María Teresa Cano Mañana serás aire ArtBo
Palabra & Obra /

Servirse a la mesa: los aplausos pendientes para María Teresa Cano

Santa Laura Montoya
Palabra & Obra /

Mujeres, su brillante huella en la educación y en el arte

Ruta de la seda
Palabra & Obra /

Tangos en la ruta de la seda

Artículos relacionados

Como el agua y el aceite
Columnistas

Como el agua y el aceite

Cómo es posible, por ejemplo, que hace unas semanas el ex gobernador Fajardo anunciara con bombos y platillos que nunca se aliaría con el liberalismo.

Lo más leído

1
Gobierno /

La Alcaldía de Medellín es la que más gasta en publicidad en el país

Según una investigación de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), el propósito principal de la...
2
Política /

En campaña por el poder territorial  

Un agitado 2018 por las elecciones legislativas y presidenciales, le dará paso e impactaría en el 2019 la...
3
Fútbol /

Independiente del resultado, el proceso del DIM debe continuar

Con una desventaja de tres goles, el DIM recibe este domingo al Junior en el Atanasio Girardot en los...
4
Salud /

Tres mujeres le dan salud a la belleza

En el mundo de hoy el trajín diario exige buena salud. Nuestro rostro es el factor número uno para...
5
Columnistas /

Regulación de la protesta social y cómo callar al indignado

Con el Paro nacional estudiantil el gobierno actual ha dejado ver su modus operandi frente a cualquier...
6
Urbanismo /

Medellín pierde el año en Derechos Humanos

La capital antioqueña cierra el 2018 con un preocupante aumento en las afectaciones de los más sensibles...