Blanco o negro en la consulta anticorrupción 

Autor: La Urna Abierta
1 septiembre de 2018 - 12:03 AM

Nuevamente la rabia, la frustración, la confusión y la euforia se apoderan de la opinión de quienes depositaron toda su fe y esperanza en esta consulta, creando dos bandos

Melissa Pérez Peláez

De acuerdo con Sanín, “… todos estamos en contra de la corrupción. Contra el robo. Contra el pillaje. Contra la enfermedad. A favor de la virtud. A favor de la vida ética. A favor de la salud” (o por lo menos eso es lo que dice la mayoría abiertamente); sin embargo, esto no significa que todos estemos totalmente convencidos de que los medios y las formas que se utilizaron esta vez en la titánica y honrosa batalla contra la corrupción fueron los más atinados. Con todo, es de reconocer la importancia política que tuvo el resultado de esta consulta (11.671.420 votos) como rechazo manifiesto a una política descompuesta por los intereses personales de un gran número de mandatarios.

 

Lea también: Responsabilidad individual y ciudadana

 

Materialmente, se hace difícil ignorar la poca claridad que hubo en las preguntas, tanto en su redacción como en su verdadera intención, pues bien vistas las cosas, deja bastantes dudas si rebajar los salarios de los congresistas (primera pregunta), si reclamar más castigo (segunda pregunta) o si impedir que los mandatarios se “atornillen” en el poder (séptima pregunta), cambia significativamente en algo las cosas. O si, por el contrario, votando “siete veces sí” sin mayor reparo, se crea sólo la sensación de alivio para el votante mientras las cosas siguen exactamente igual.

Por otro lado, con la consulta anticorrupción se crea la sensación de que los males del país se deben únicamente al robo de los dineros públicos, porque, según esta campaña, “el dinero público es sagrado”, y, de acuerdo nuevamente con Sanín, “ningún dinero podría ser sagrado”. De modo que, lo que hace la consulta es, por un lado, encontrar un enemigo común y concreto: “el político”, y, por otro lado, concentrar la mirada en un problema concreto: “el robo de los dineros públicos”, haciéndolo pasar, gracias a la rabia, la frustración y la euforia (que son comprensibles) como el único problema. Cuando la realidad enseña que el político corrupto no es el único enemigo, ni la corrupción es el único problema; sino también las multinacionales, los explotadores de los trabajadores, los que están dispuestos a vender y comprar votos, la violencia, la destrucción del medio ambiente, la eliminación progresiva de las libertades individuales, la indiferencia política y la injusticia social.

 

Lo invitamos a leer: Debemos educarnos para la democracia

 

Pero nuevamente la rabia, la frustración, la confusión y la euforia se apoderan de la opinión de quienes depositaron toda su fe y esperanza en esta consulta, creando dos bandos que parecieran que tienen objetivos radicalmente opuestos: por un lado, los blancos: quienes defendieron, apoyaron y promocionaron la consulta anticorrupción sin ningún reparo y, por otro lado, los negros: bando en el que cabe todo lo que no votara “siete veces sí” o los que simplemente no votaron, no dando lugar a un medio racional en el que la reflexión tuviera espacio y donde la opinión política no fuera tan agresiva contra los que no tuvieron tanta fe.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Jaime Bernardino
Jaime Bernardino
2018-09-01 21:51:14
Con siete preguntas, no se acaba la corrupción pero si es el principio para acabar con una parte de ella. Pero algo se teine que hacer. Porque corrupción es elegir contralor, fiscal y procurador como se eligen. Corrupción es elegir a los miembros de las cortes como se eligen y asi sucesivamente. Pero por algo tenemos que empezar
Omar
Omar
2018-09-01 14:43:04
La lucha contra la corrupción debiera de haber empezado en marzo con el voto en blanco, sacando a todos esos candidatos, repitientes y "nuevos". Habría sido la manifestación real del rechazo a esa clase política corrupta y sus costumbres, anquilosados en los cuerpos colegiados del estado. No es lógico elegir y reelegir consciente-mente políticos a los que seis meses atrás se les rechazaba, para luego montar una consulta sobre si se rechazan o no sus actos de corrupción. NOS IDIOTIZARON.

Destacados

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

La gira de Destruction
Palabra & Obra /

Destruction, viejaguardia del thrash metal

Museo Casa de la Memoria Medellín
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

Artículos relacionados

¿Y si le quitamos las falacias argumentativas al discurso político?
Columnistas

¿Y si le quitamos las falacias argumentativas al discurso político?

La retórica política ha acudido desde siempre a las falacias para convencer, y por si fuera poco, estas terminan siendo las bases sobre las que sustentamos nuestras...

Lo más leído

1
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
2
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
3
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
4
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...
5
Columnistas /

Intervención militar en Venezuela

Todos, muy correctos, quieren evitar la fuerza, y al final los colombianos podemos ser los más...
6
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Crónica con fábricas muertas, el puente de “Brooklyn” y la quebrada Santa Elena.