¿Sabremos si estamos locos?

Autor: Mariluz Uribe
23 mayo de 2017 - 12:04 AM

El cerebro se puede deteriorar aun al margen de la actividad mental que se tenga

Según la definición de Foucault, la demencia, la locura, es actuar como nadie lo espera. Los adultos mayores pueden presentar trastornos neurocognitivos, o del comportamiento, sin darse cuenta. Así, pueden no saber si deben levantarse, comer, vestir, hablar…

Se considera demencia la que puede dar a personas de edad. Las que padecen de una variación de Alzheimer que comienza en personas de 40, y pueden morir a los 55. 

Las lesiones en las diferentes zonas del cerebro dan resultados diferentes. La persona que se sale de "la realidad" lo hace por el daño o la alteración funcional de alguna zona del cerebro.

Se pierde la estructura del cerebro si ésta colapsa por rotura, isquemia, infarto cerebral; aunque la persona quiera hacer una cosa, no puede porque no hay "estructura” para ello.

Algunos mueren, aunque sean aún jóvenes, otros quedan sin el uso del cerebro.

El paso de la edad también tiene un proceso. (Y cada proceso tiene algún poder). No todos los cerebros llegan a un final igual al término de la vida. El cerebro se puede deteriorar aun al margen de la actividad mental que se tenga. Si se permanece activo el cerebro no envejece fácilmente...
 

Lea también: Casi todo en nuestro cerebro es inconsciente


Poner atención a la demencia vascular, que puede ser causada por hipertensión, colesterol, quietud, o agitación (estrés) y si la dieta tiene mucha sal, azúcar y líquido no ayuda a prevenir. Tendremos que enfrentar dolor, pérdida, incapacidad, dependencia.

No es fácil prepararse para ello y no nos enseñan desde el colegio un estilo de vida saludable: con ejercicio y comidas adecuadas... Hay que vivir las cosas para aprender a manejarlas. 

Con la demencia la gente se pierde, se comporta raro, y es difícil que la familia acepte la situación. Se requiere intervención diagnóstica aunque las personas no estén 'locas'. Todos somos vulnerables. Una de cada 10 personas padece alguna demencia grave. 

Vea también: Cerebros diferentes, el mío y el de él 

 

Nota: En el fútbol americano y en general en muchos deportes, desafortunadamente no es la meta proteger el cerebro. Los golpes en la cabeza pueden causar una serie de trastornos impredecibles.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Nunca es tarde si tenemos ganas 2
Columnistas

Nunca es tarde si tenemos ganas 2

Hombres y mujeres que aprovecharon sus vidas dejando legados al mundo.
Nunca es tarde si tenemos ganas
Columnistas

Nunca es tarde si tenemos ganas

Miguel Angel empezó a sus 71 años la construcción de la Capilla de San Pedro.

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
3
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
4
Columnistas /

La carne desmechada o la carne mechada

El verbo mechar significa “deshilachar la carne en tiras”, coger la carne y hacer “mechas”,...
5
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate
6
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo