¿Hay más protocolos reservados?

Autor: Diana Sofía Giraldo
28 enero de 2019 - 10:01 PM

¿Esta es la paz que anhelamos? ¿Paz con bombas? ¿Paz con secuestros? ¿Paz con narcotráfico? Los colombianos queremos paz, no rendición institucional.

Antes era fácil diferenciar el bien del mal, lo legítimo de lo ilegítimo, la vida de la muerte… bastaba escuchar la voz interior de alerta, llamada conciencia, cuando se traspasaban los límites. Ahora estamos enfrentados a artificiosos juegos de mentes manipuladoras con influencia global, para enmascarar a la verdad, vendar a la justicia para ponerla a rendir tributo a la ideología y privilegiar intereses particulares disfrazados de bien común.

El país se estremece al oír que llaman civilidad a la connivencia con el terrorismo, y se intenta justificar lo injustificable predicando la paz como sinónimo de tolerancia con la barbarie.

¿Acaso estos jovencitos no tenían derechos humanos?

¿Cómo explicarles a los afligidos padres, novias, esposas, hermanos que una buena parte de la auto referida élite colombiana está empeñada en hacer cumplir el “protocolo” que le daría el suficiente tiempo al  Eln para regresar a esconderse, mientras las autoridades tienen indicios de que preparan nuevos actos terroristas? ¿Un “protocolo” firmado a escondidas y que está por encima del derecho a la vida de estos jóvenes vilmente asesinados?

¿Un “protocolo” de escape para quiénes planearon actos terroristas desde Cuba, para ejecutarlos en Colombia?

¿Un país garante como refugio de terroristas?

Lea también: Cristo José: “Me robaron”

¡No hay derecho!

La llamada “combinación de las formas de lucha”, no es viable hoy en un mundo interconectado. La opinión pública ve todo en detalle y lo juzga como esquizofrenia. Para los colombianos es claro que el  Eln conversaba en las mesas de diálogo, mientras planeaba el atroz acto terrorista.

¿Esta es la paz que anhelamos? ¿Paz con bombas? ¿Paz con secuestros? ¿Paz con narcotráfico? Los colombianos queremos paz, no rendición institucional.

La dura experiencia de alias Santrich, que lo tiene ad portas de la extradición, dejó en claro que para la reconciliación se necesita purificar las intenciones. Hasta a. Timochenko se ve cada vez más moderado y sensato, en contraste con sus compañeros que creyeron poder seguir combinando las formas de lucha, desde los escenarios que les brindó el retorno a la democracia.

La reconciliación es hoy más posible que nunca para quienes quieran reconciliarse. La paz se hace con los que quieren paz, como va quedando evidente en el proceso con las Farc.

Antonio Navarro, ex M19, es un buen ejemplo de un retorno sincero a las reglas de juego de la institucionalidad.

Por duras que sean las circunstancias, al gobierno del presidente Duque se le abre un nuevo escenario para reinventarse, en materia de seguridad, reconciliación y autonomía ante la comunidad internacional.

La celeridad de las investigaciones para dar con el autor material y los autores intelectuales, la acción conjunta de las autoridades, las cámaras, los celulares, las llamadas telefónicas de los ciudadanos, la información rápida, completa y oportuna a la ciudadanía dejan en claro que, el Estado colombiano no se ha rendido y la sociedad mucho menos. Que las fallas de seguridad en la Escuela evidencian la necesidad de fortalecer cian la necesidad de fortalecer  Escuela evidencian la necesidad de fortalecer de juego de la institucionalidad.s brinda las Fuerzas Armadas. Que es necesario ofrecer nuevas y creativas alternativas de paz, sin derramar la sangre de un solo compatriota más. Para conseguir la paz no se chantajea con la muerte.

Le puede interesar: País desbordado

Por lo pronto, sería saludable para ilustrar mejor la toma de conciencia del país sobre estos temas, que se informara si hay más protocolos reservados y cuáles son sus contenidos y sus alcances.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Deiby
Deiby
2019-01-29 12:17:27
Hay que ser muy poquito para que las mismas personas que se rasgan las vestiduras cuando se habla de cese bilateral al fuego, después salgan a quejarse porque hay muertos en una guerra, los protocolos no son para dejar esconder a nadie, son para para garantizar unos mínimos de confianza entre enemigos para así poder hablar, si eso no existiera ningún grupo se sentaría en una mesa en el mundo y si no se respetan ni el ELN ni ningún grupo Armado se sentará a dialogar en muchos años más, logrando con ésto más muertos y más dolor.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Alimentando la confusión
Columnistas

Alimentando la confusión

Parecemos empecinados en desbaratar lo que se tiene, con la promesa de edificar algo mejor. Pero de tanto intentarlo sin éxito, nos estamos volviendo expertos en...

Lo más leído

1
Entretenimiento /

Los niños cabalgaron al ritmo de la Feria de las Flores

En la versión 17 de la cabalgata infantil de caballitos de palo los niños de diferentes edades...
2
Ciclismo /

Cientos de niños participaron en el Clásico con Responsabilidad

En bicicletas de cross, todoterreno y de carreras, con una, dos y tres vueltas, respectivamente, cientos de...
3
Sectores /

Estrategia Clúster se renueva para satisfacer demandas del mercado

Las empresas pertenecientes al Clúster generan el 38% de los empleos formales en la ciudad y son las que...
4
Columnistas /

El oportunismo y las apariencias

Los oportunistas son personas calculadoras, hipócritas y mentirosas que viven de las apariencias
5
Seguridad /

Bello, sin homicidios en fechas especiales de Navidad

César Augusto Suárez Mira dio el parte positivo después de un recorrido por la ciudad visitando el...
6
Ambiente /

Aves y vallenato juntos en el Planetario

La charla será dictada por el director científico del Jardín Botánico, Álvaro Cogollo Pacheco, este...