Salud

Its not just the fireworks that burn in December
No sólo la pólvora quema en diciembre
Autor: León David Marín Alvarez
25 de Noviembre de 2016


Entre el 70 y el 75% de los niños quemados que se trasladan a la institución, han resultado lesionados por líquidos calientes. Para prevenir accidentes los adultos deben mantener a los pequeños alejados de lugares riesgosos y tener estos líquidos fuera del alcance de los pequeños.


Foto: Cortesía 

Hospital San Vicente Fundación

Además de evitar cualquier contacto con la pólvora, el Hospital recomienda que los niños se encuentren alejados de líquidos calientes y áreas de riesgo.

Desde enero hasta octubre se atendieron en el Hospital Universitario de San Vicente Fundación 328 niños menores de 15 años quemados por diferentes motivos, informó esta institución, que recomendó varias medidas a la ciudadanía para que contribuya con el cuidado de este segmento de la población y la prevención de accidentes que lamentar.


Liliana Arango, fisioterapeuta de la Unidad de Quemados Infantil del Hospital Universitario, aclaró que los menores que se han atendido por quemaduras, en su mayoría han sido llevados a la institución por resultar lesionados al tener contacto con líquidos calientes.


La doctora aconsejó que los niños se encuentren alejados de lugares de riesgo, como la cocina.


Los adultos deben evitar también dejar sobre el piso líquidos calientes como agua de panela, chocolate, mazamorra y aceite, lo que debe tenerse en cuenta durante las celebraciones de fin de año, cuando los adultos se entretienen en diferentes actividades y los niños se dedican a jugar.


En 2015, comentó la doctora, en el Hospital atendieron un promedio de 420 niños quemados por líquidos, mientras que “en 2016 estamos casi igual o un poquito más de lo que hicimos el año pasado”. 


Marco Antonio Hoyos, cirujano plástico de la Unidad de Quemados del Hospital, anotó que las unidades de quemados se mantienen “copadas durante todo el año, las cifras son bastante altas y en general la tasa de ocupación está cercana al 90 o 95% en ambas unidades”.


Dijo que la situación empeora en temporada navideña por las quemaduras por pólvora y líquidos calientes, como aceite “debido a los sancochos, a la cocción al aire libre, a los paseos de comienzo de año y la preparación de natilla y buñuelos”.


A pesar de las campañas preventivas, según acotó el cirujano, “año por año tienden a aumentar las cifras de manejos de pacientes quemados. Eso en parte es porque aumenta la presentación de las quemaduras, y también porque el Hospital cada vez maneja de manera más ágil los pacientes y podemos atender un número mayor de personas con los mismos recursos y las mismas camas”.


El cirujano Hoyos recomendó, en caso de una quemadura por líquidos calientes, “quitar rápidamente las ropas y poner el paciente en un chorro de agua fría” de quince a 30 minutos, lo que “ayuda a delimitar el nivel de profundidad de la quemadura, controla parte del daño y evita que el líquido caliente y la temperatura alta siga haciendo el daño”.


Los casos de quemaduras ocurren más en niños de sexo masculino, en edades de 1 a 4 años.


Por otro lado, hasta la fecha van 23 personas quemadas con pólvora este año.



.