Salud

Glasses without medical prescription damage the eyes
Lentes sin receta médica dañan los ojos
5 de Julio de 2012


La Federación Colombiana de Optómetras expresó su preocupación por la comercialización indiscriminada de gafas premontadas, que según los expertos, atenta contra la salud visual y va en contra de la normatividad vigente de nuestro país.

Foto: Giuseppe Restrepo 

Estos lentes generalmente tienen una sola graduación en ambas micas, por lo que no se tiene la adaptación correcta de cada ojo, ni para cada individuo, pues incluso puede variar la alteración, de un ojo a otro en el mismo paciente.

Redacción Salud


El uso de gafas premontadas o “listas para leer” amenazan la salud visual de las personas advierte la Federación Colombiana de Optómetras, Fedopto.


En Colombia las gafas listas para leer se comercializan sin ningún control, sin examen o formulación previa realizada por especialistas del área de la Optometría o la Oftalmología, situación que atenta contra la salud pública de los colombianos. Muchas personas usan gafas premontadas sin percatarse de los riesgos que corre su salud.


El uso de estas está contraindicado. Los especialistas precisan que el riesgo yace en que tienen una sola graduación, lo que equivale a utilizar una lupa, incrementando así el riesgo de empeorar el problema visual, disminuir la agudeza visual, el riesgo de padecer conjuntivitis, terigios, cataratas, alteraciones en la retina y hasta problemas musculares, ergonómicos y dolores de cabeza.


Por esta razón Fedopto llama la atención de la ciudadanía y expresa públicamente su preocupación al evidenciar que se está afectando la salud visual de las personas al violarse el Decreto 1030 de 2007, que regula la dispensación de estos dispositivos médicos sobre medida como son los lentes de contacto y lentes oftálmicos.


Entre otros aspectos, este decreto exige registro sanitario del Invima y además explica de manera clara que únicamente optómetras y oftalmólogos son los profesionales de la salud autorizados para prescribir lentes oftálmicos, previa evaluación, registro y diagnóstico del paciente.


Para el doctor Hernando Ávila Lozano, presidente de la Federación Colombiana de Optómetras, el desconocimiento de los derechos que tienen los ciudadanos  es una de las causas por las que muchas personas acuden a comprar estos dispositivos y sin saberlo terminan deteriorando su salud.


El sistema de salud colombiano establece la posibilidad de solucionar los problemas visuales de la población y, además, suministra estos dispositivos médicos, es decir lentes oftálmicos, bajo todos los parámetros de seguridad.


Por su parte, Alberto Abelino Saldarriaga, oftalmólogo, afirmó que este tipo de gafas sirven sólo para ocasiones de emergencia, pues son de visión cercana y generalmente para pacientes mayores de cuarenta años que sufren de presbicia, pero no es lo recomendado, ya que el especialista advierte que si además el paciente tiene otras enfermedades como astigmatismo, no servirán de nada.


 “Es lo mismo que ir donde un odontólogo a que le ponga cualquier caja de dientes”, ejemplificó Saldarriaga, quien añadió que lo ideal es hacerse una revisión cada seis meses en lugares regulados y autorizados para recetar los lentes más apropiados, acorde al diagnóstico del paciente.



Otras preocupaciones


Según la Federación Colombiana de Optómetras se ha hecho recurrente la práctica de muchos colombianos que acceden a supuestas consultas gratis de examen de ojos, que terminan con la compra de lentes o gafas, así el usuario no los necesite. Esto hace que la persona, ante una molestia visual por la fórmula que se generó en esa consulta, no se sienta con el derecho de reclamar, ya que no pagó por ella.


Así mismo, el uso indiscriminado de lentes cosméticos, que hoy se comercializan incluso en salones de belleza, atentan contra la salud visual de los usuarios, pues no cumplen con las condiciones de asepsia y de uso adecuadas. Esta situación puede provocar irritaciones oculares crónicas y otras afecciones en los ojos.