Salud

Arthritis also affects children and young people
La artritis también afecta a los niños y a los jóvenes
Autor: Estefanía Posso Soto
12 de Diciembre de 2016


La artritis no es una enfermedad sólo de los adultos, pues niños menores de un año también están presentando dolores e inflamaciones en las articulaciones, lo que se conoce como Artritis Ideopática Juvenil, AIJ.


Foto: Cortesía 

La natación es uno de los deportes que más ayuda a tratar la artritis y a reducir los dolores.

La Asociación Colombiana de Reumatología, por medio de tres reconocidas reumatólogas, dieron a conocer los síntomas de la Artritis Ideopática Juvenil, AIJ, con la intención de generar una alerta a los padres de familia sobre la temprana detección de esta enfermedad para garantizarles a estos niños y jóvenes una vida sin dolor. 


De acuerdo con Adriana Soraya Díaz Maldonado, reumatóloga pediatra: “Actualmente existe una demora en el diagnóstico de hasta dos años, cuando los niños deberían llegar desde los 2 o 3 meses a la consulta”. Para la doctora esto se debe a un gran desconocimiento de la patología en el mundo médico y en la población en general, quienes suelen confundirla con otras enfermedades como fiebre reumática o dolores de crecimiento. Adicionalmente dice que: ”Además de presentarse deficiencias en el reconocimiento de la enfermedad, a esto se le suman las creencias de que la artritis es una enfermedad exclusiva de personas adultas, entre otros mitos sociales”. 


La enfermedad, dependiendo de la edad, presenta síntomas diferentes, aclaró Díaz Maldonado, por ejemplo en niños escolares y adolescentes predomina la inflamación de las articulaciones, esto se entiende como el aumento del volumen acompañado de cambios en la temperatura, la limitación de la movilidad y el dolor; y puede afectar una sola articulación o muchas a la vez. Por su parte, añadió, los más pequeños tienen como principal síntoma la fiebre sin causa aparente, además presentan un brote, posible crecimiento en el hígado o el bazo y los ganglios son palpables, sumado a la pérdida de las capacidades motoras, ya que como no tienen la capacidad de expresarse verbalmente, evitan mover la articulación que les duele. 


Si bien, explicó la reumatóloga, las enfermedades autoinmunes no tienen cura, la AIJ puede ser tratable a tal punto de llegar a la remisión; el paciente ahí manifiesta un estado de aparente cura, porque ha respondido muy bien al tratamiento, dejó de estar inflamado, no hay dolores articulares y sus exámenes están normales, inclusive se puede dar que cuando el niño llegue a una edad adulta ya no tenga que tomar medicamentos para el dolor. Sin embargo, frente a cualquier tipo de infección puede reactivarse la enfermedad.


Por el lado terapéutico, las doctoras destacaron que a pesar de los grandes progresos en los tratamientos para la enfermedad en los últimos quince años, también se debe resaltar la importancia de realizar terapia física, deportes que no sean de contacto; terapia ocupacional, acompañamiento sicológico y valoración oftalmológica periódica, esto es tan importante como la toma de los medicamentos. 


“Entonces una articulación que se inflame y se deje quieta se va a dañar, por eso nosotros recomendamos que estén en actividad y hagan su ejercicio físico, por lo menos los de estiramiento o que puedan hacer por ejemplo pilates o tai-chi, algunas de estas otras cosas que pueden ayudar mucho a mejorar el dolor”, puntualizó Díaz Maldonado.



Sobre la enfermedad

La Artritis Idiopática Juvenil es una enfermedad autoinmune en la cual las células del cuerpo producen una respuesta inflamatoria en las articulaciones, pero además compromete algunos órganos, igualmente puede presentar alteración del crecimiento, aumento en el tamaño del hígado, el bazo y los vasos linfáticos, indicó Adriana Soraya Díaz Maldonado, reumatóloga pediatra. Según el tipo de artritis, continuó, se recomendarán los medicamentos, que pueden ser antiinflamatorios, antirreumáticos, que han mostrado mejoría a cerca del 70% de los niños, y pueden ser no biológicos o biológicos. Estos aplican para los pacientes que no han respondido a las terapias anteriores.