Salud

Healthcare coverage in Colombia increased
Aumentó la cobertura de salud en Colombia
Autor: Estefanía Posso Soto
15 de Diciembre de 2016


Así lo reveló la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, Ends, que reportó una disminución del 6,5% en comparación con el 2010 de la población que pertenece ya sea al régimen contributivo o al subsidiado.


Foto: Cortesía 

Retomar las visitas domiciliarias para fortalecer la salud en las personas que más la requieren. 

Una de las cifras más importantes que se conoció ayer, en la entrega de resultados de la Ends, fue la disminución de la población sin salud, la cual bajó de 12% en 2010 a sólo un 5.5% en 2015. 


Igualmente, el régimen contributivo ascendió moderadamente a un 45.9% y la afiliación por régimen subsidiado aumentó, pues llegó a 45.3%.


La encuesta también evidenció que los picos de edades que pertenecen al contributivo estén entre los 20 y 59 años, edad en la que se consideran más productivos laboralmente, con esto se comprende que los menores de 20 años y los mayores de 70 hacen parte del régimen subsidiado. 


Asimismo, la cobertura se dividió en sectores, ya que en el rural las condiciones habitacionales son mucho más complejas, y esto se representa en que un 76.3% de las personas cuentan con la atención en salud por régimen subsidiado; mientras que en el urbano, cerca de un 55% está afiliado al sistema por régimen contributivo. 


Claudia Gómez, directora de investigaciones de Profamilia y de la Ends, aclaró que si bien las condiciones de vida en el ámbito rural son mucho más complejas, presentan mayores dificultades y no cuentan con los recursos suficientes para pagar un régimen contributivo, el porcentaje sin afiliación a salud no sólo pertenece a la población que habita esta zona. 


Si bien las razones por las cuales existe una población sin afiliación se desconocen, dado que no se incluyeron en la Ends, pero la directora de la encuesta reiteró que hay personas que viven en lugares rurales que son muy dispersos y alejados de las cabeceras: “recuerdo que son desplazamientos muy largos, además que en su mayoría son personas adultas mayores quienes habitan allí”. Ella añadió que esto hace que el desplazamiento para realizar un proceso de aseguramiento sea muy complicado.


“Nosotros veíamos que en el campo sería muy interesante  que volvieran a reactivarse estas políticas, porque realmente hay gente que necesita que vayan hasta allá y no se pueden desplazar hasta donde está el servicio, entonces creo que parte de las necesidades o de la forma en que deberíamos poder desaparecer ese 5.5 es generar una estrategia mucho más efectiva y acercar la salud a las casas y no la gente al sistema”, manifestó Gómez para hacer referencia a una situación que se daba antes de que llegara la Ley 100, pues en esa época había promotores de la salud que iban a las casas de las personas para conocer las necesidades en salud y para mejorar el proceso de afiliación, pero con esta ley desapareció y lo que se hizo fue fortalecer el sistema de atención dentro de las clínicas y la red hospitalaria. Puntualizó que el mecanismo de llevarle la salud a las personas a su casa podría generar un gran impacto en la población y lograr la cobertura total en el país. 



La veracidad de la Ends

Claudia Gómez, directora de investigaciones de Profamilia y de la Ends, dio un parte de tranquilidad al asegurar que esta información es verídica, ya que esta encuesta es una de las fuentes con mayor confiabilidad que tiene el país. Explicó además que Profamilia la realiza de la mano del Ministerio de Salud y Protección Social desde 1990 y tienen la certificación de la calidad estadística que genera el Dane a través de los estándares internacionales, “entonces en esa medida, la encuesta cumple con todo el rigor  para el levantamiento de la información”. Esta encuesta tuvo una duración de trece meses y contó con el apoyo de 74 encuestadores y catorce supervisoras.