Gastronomia

Sabaleta: delicious little fish
Sabaleta: delicioso pescadito
5 de Marzo de 2015


De tamaño pequeño, la sabaleta es un reto para los pescadores y manjar para los comensales.


La sabaleta es uno de los peces más apreciados de los ríos de nuestra geografía. Contrario a lo que muchos piensan no es un solo pez sino toda una familia que comprende varias especies pertenecientes al género Bryconque,  originario de Centro y Suramérica. Su tamaño es relativamente pequeño, 25 centímetros en promedio, aunque este varía según la especie y se ha llegado a encontrar ejemplares de 4 kilogramos de peso. 


En Colombia se encuentran en gran parte del territorio en ríos de mediano caudal, especialmente en la cuenca de los ríos Magdalena y Cauca y en quebradas de Antioquia, Chocó y Córdoba. La especie más común en nuestro país es la Brycon Henni, conocida como sabaleta ojicolorada o criolla, de tamaño pequeño no supera el medio kilogramo y su color varía según su hábitat.


La sabaleta es muy popular entre los aficionados a la pesca debido a las dificultades que presenta ya que se encuentran en los rápidos de los ríos además de ser muy esquivas y difíciles de encontrar. Dan una gran pelea, razón por la cual son muy difíciles de pescar  y se convierten en un trofeo para cualquier pescador, todo esto sin contar el manjar en que se convertirá luego de su preparación.


En cuanto a Gastronomía, la sabaleta tiene prácticamente una sola forma de preparación, se fríe en aceite bien caliente. Se recomienda no agregarle ningún tipo de condimento ya que por lo delicado de su carne se daña muy fácil. Sólo se le agrega sal y se fríe hasta que quede crocante. Su carne es muy blanca y blanda y tiene gran cantidad de espinas por lo que es conveniente dejarla bien tostadita y de esta manera facilitar su consumo. En los pueblos paisas es común que se acompañe con arepa o arroz blanco y se sirven dos o tres unidades por persona debido a lo pequeño de su tamaño.


Su sabor no es comparable a ningún otro pescado y es común que las personas que la prueban por primera vez, la definan como uno de los mejores que han probado. No es fácil de conseguir en restaurantes y plazas de mercado y si se quiere disfrutar de este manjar es necesario desplazarse a alguno de los ríos y quebradas de Antioquia y contar con la suerte de pescar este maravilloso animal.