Gastronomia

Exotic fruits in gastronomy
Frutas exóticas en la gastronomía
20 de Agosto de 2015


Gulupa, arazá, mortiño, chilacuan, uchuva son consideradas frutas exóticas con gran potencial para ser usadas en la cocina nacional.


Foto: Cortesía 

Feijoa. 

Foto Patata Frita

Programa de Gastronomía


Camilo Restrepo Ayala


Docente Colegio Mayor de Antioquia


camilo.restrepo@colmayor.edu.co


Colombia tiene un gran potencial para desarrollar el mercado de las frutas consideradas exóticas. Frutas como el níspero, el corozo costeño, la feijoa y la guanábana son poco conocidas en los mercados internacionales y muy apetecidas en la gastronomía de alto nivel.


Colombia tiene una amplia diversidad de frutas que se consideran exóticas por lo distinto de sus sabores y texturas que las convierten en un manjar para el paladar de los extranjeros. Son frutas que requieren de las condiciones del trópico para su producción y tienen características que las hacen diferentes e ideales para preparar postres, jugos, helados, conservas, mermeladas y salsas.


Uno de los más exóticos es el chilacuan (VasconcelleaCundinamarcensis Badillo). Típico de los departamentos de Putumayo y Nariño, pertenece a la familia de las papayas y es conocido en algunas regiones como “papaya de tierra fría”. Su sabor es ácido y presenta un olor muy perfumado, fragante. Con los chilacuanes en conserva se prepara un dulce que servido con crema de leche se convierte en un postre digno de la alta cocina.


La feijoa, originaria del Brasil, es muy utilizada en Boyacá. Con apariencia similar a la de una guayaba verde oscura, su pulpa es carnosa y fragante. Con ellas se preparan jugos, helados, tortas, jaleas y hasta licor, siendo muy apreciado el sabajón que se produce en el municipio de Tibasosa, en Boyacá.


La uchuva, conocida en inglés como “Golden Berries” (baya de oro), considerada la reina de las frutas exóticas, es de amplia aceptación en Europa. Su sabor ácido y su hermoso color amarillo la hacen ideal para ensaladas y postres. Con ella se prepara uno de los jugos más refrescantes que se puedan encontrar y es frecuente su uso en la preparación de salsas para acompañar carnes, sobre todo las carnes blancas.


El corozo costeño es el fruto de la palma (Bactrisminor) que crece silvestre en toda la costa del Atlántico. Muy utilizado en el Caribe colombiano, con él se preparan jugos, vinos, chicha, mermelada y helado. En la nueva cocina costeña ha empezado a utilizarse para preparar salsas para acompañar mariscos y pescados. Mención especial merece el jugo de corozo, que se prepara con la pulpa cocinada dando como resultado una de las mejores bebidas de la cocina nacional.


Nuestro país tiene una infinidad de frutas, imposibles de mencionar en tan pocas líneas, y somos los locales los llamados a conservarlas, utilizarlas en nuestra gastronomía y a disfrutar de su maravilloso sabor.