Estilos de vida

Juliet: treatment to improve vaginal sensitivit
Juliet: tratamiento para mejorar la sensibilidad vaginal
Autor: Estefanía Posso Soto
6 de Noviembre de 2016


La incontinencia urinaria y la laxitud vaginal son dos enfermedades que afectan considerablemente la vida de las mujeres de cualquier edad, y que tienden a aumentar con el paso del tiempo.


Foto: Cortesía 

Mujer realizando fisioterapia del suelo pélvico.

En el marco de la tercera edición del Congreso Internacional de Medicina Estética que se realizó en  Medellín entre jueves y sábado, se dio a conocer un tratamiento láser llamado Juliet, el cual representa una forma rápida, sin dolor, discreta, con muy bajo riesgo de efectos secundarios y un mínimo tiempo de inactividad, para mejorar la situación de falta de sensibilidad en la intimidad.


Izq a der: Dr. Evgenii Lezhunov Meeici, Phillippe Reyes y Dr. André Steps


André Steps, médico de la Universidad de Jena, explicó que el nombre de este tratamiento es en honor a Shakespeare, haciendo el símil de la niña joven, pues la intención es que con el rejuvenecimiento vaginal las mujeres recuperen su sensibilidad. Además expresó que “esta tecnología ha vuelto a la vida normal  a mujeres que padecían de enfermedades, que por tabú y por falta de comunicación, sufrían en silencio ya que muchas veces ni a sus propias parejas se atrevían a confesarles que sentían insatisfacción sexual por su laxitud vaginal” 


El médico urólogo Evgenii Leshunov declaró que con la edad y los nacimientos de los hijos se van debilitando las estructuras del piso pélvico, entonces lo que se hace con el láser es llegar primero a la submucosa y se incita a la producción de nuevo colágeno. Esta regeneración de colágeno lo que hace es mejorar la densidad del piso pélvico, generando fortalecimiento del mismo. También mejora la sensibilidad, logrando que las relaciones sexuales sean más satisfactorias. 


Leshunov puntualizó que la sensibilidad se va perdiendo por razones de degeneramiento, porque disminuye la elasticidad muscular del piso pélvico, hay menos vascularización y a medida que esto pasa se va atrofiando el sistema. Las mujeres jóvenes empiezan a presentar esta poca sensibilidad después del primer embarazo debido al trauma provocado por el tamaño del bebé, aclaró. 


Al ser un tratamiento con láser, especificó Steps, se hace de manera muy precisa y delicada pero no requiere de cuidados especiales, a no ser que exista alguna infección para lo cual se deben tomar antiinflamatorios, a diferencia de una cirugía que sí requiere de mayor atención y su recuperación tarda mucho más tiempo. La única cláusula que tiene este procedimiento es que no se deben tener relaciones sexuales entre los tres a siete días siguientes, no porque pase algo grave sino porque se va a sentir incomodidad debido a la presencia de secreción, concluyó. 


Los expertos invitan a que las mujeres hablen de manera abierta con su médico de familia, ya sea urólogo o cirujano estético, sobre las dificultades que están viviendo. En caso de no tener la capacidad de hacerlo pueden llenar un formulario que se encuentra en la página de Juliet sobre satisfacción sexual y llevarlo al médico para que lo revise. 


El consejo final de Steps fue que “así como las mujeres se cuidan la piel del rostro, deberían ocuparse también de esa parte íntima, no solamente el recipiente de la vida sino que también es algo que esta íntimamente ligado a la vida de cada mujer. Que recuerden que siempre la belleza viene del interior”.




Laxitud vaginal

Esta es la pérdida de la tensión del canal vaginal y afecta a mujeres de cualquier edad. Las principales causas de la laxitud vaginal son el embarazo y los partos naturales, también el sobrepeso, el paso del tiempo, los cambios hormonales y los defectos congénitos. Las mujeres que sufren de esta enfermedad tienden a sufrir pérdidas de orina cuando tosen, estornudan o realizan algún deporte, asimismo, presentan una disminución de las sensaciones de placer durante las relaciones sexuales. Estas consecuencias no sólo afectan la parte física de la mujer sino que también involucran las emociones y la psicología. Para evitar esto se recomienda desarrollar métodos y ejercicios para prevenir y fortalecer el suelo pélvico, se debe ser muy constante y dedicada para obtener los resultados deseados.