Estilos de vida

Fresh trend in liquors
Fresca tendencia en licores
4 de Diciembre de 2016


En las fiestas decembrinas abunda el licor. Mientras no se abuse de ellas, las bebidas alcohólicas son excelentes acompañantes en las noches navideñas.


Adrián Buitrago


Diciembre es un mes alegre, un mes de fiesta y de reuniones familiares y, según recomiendan los expertos, esta temporada del año vale la pena disfrutarla con un vino espumante, lleno burbujas de gas carbónico que parecen diminutas estrellas atrapadas en néctar o una elegante copa con Gin&tonic.


Luis Fernando Valencia, el Turco, sommelier principal de Dislicores, aseguró que en los últimos años ha habido un aumento considerable en el consumo de Gin&tonic, un cóctel obtenido por la mezcla de ginebra y tónica, normalmente, aunque no siempre, acompañado de una rodaja transversal de limón. Valencia señaló que ese es el licor de moda y que ha tomado mucha fuerza desde hace un par de años, una tendencia que viene de Europa.


En cuestión de vinos, en Colombia ha aumentado el consumo de espumantes, así lo aseguró Valencia, quien indicó que están tomando mucha fuerza el prosecco, un vino blanco italiano, y el  lambrusco, igualmente originario de Italia. 


Mario Puchulú, enólogo asesor del Grupo Éxito, explicó que en Colombia se consume más vino tinto, “pero los espumantes, rosados y blancos son vinos frescos que se adaptan mejor a los climas tropicales”.


 Según explicó Puchulú, en la última década el consumo pasó de 0,2 litros a 1,3 litros de vino por persona al año, lo que para él demuestra que Colombia es un país que pese a no ser productor, puede ser consumidor, “el consumo de vino ha aumentado porque se le dio la oportunidad de consumirlo a todo el mundo, el vino era de élites; cuando una persona no conoce un producto no lo compra”.


“El consumo de vinos en Colombia dejó de ser una moda y pasó a ser algo real. Desde hace diez años se ve cómo en los supermercados las amas de casa llevan vino al mercar. Una botella de vino es un regalo normal en Navidad”, comentó Valencia. Otro tipo de vino que ha aumentado en ventas, según resaltó, son los que llama vinos tintos irreverentes, “no tienen tanta madera, vienen sin corcho, son para pícnics; vinos para los millennials” y los vinos ice, con una fuerte concentración de azúcar y de persistencia aromática. 


Otro de los licores que Valencia ha visto que se está imponiendo es el spritz, un cóctel hecho con tres partes de vino espumante, dos de Aperol (aperitivo italiano) y una de soda. 


Los  licores que tradicionalmente tienen altas ventas en diciembre, indicó Valencia, son los tequilas y los whiskys de alta gama. Uno de los que más aumenta su venta es el aguardiente y, definitivamente, la bebida embriagante más consumida es la cerveza, según cifras de Euromonitor. La venta de licores empieza a aumentar considerablemente desde octubre, llegando a su pico en diciembre. 


Puchulú concluyó que “en la cocina de fin de año hay comidas de otros países y comidas colombianas, todas se pueden maridar”.