Aterradora confesión de “para” desmovilizado
Las AUC practicaban canibalismo
3 de Agosto de 2007


Beber la sangre y comer la carne de las víctimas, hacía parte de los rituales de los paramilitares en el Putumayo.


Comer carne y beber sangre humana. Ese fue uno de los macabros entrenamientos de un miembro de los paramilitares en el sur del país, según confesó un ex "para" en un video que fue divulgado en el Congreso.

Redacción/Agencias

Jefes paramilitares del Putumayo obligaban a sus hombres a comer carne y beber sangre humana, confesó un desmovilizado de esas facciones armadas en un vídeo, revelaron ayer fuentes parlamentarias.

El vídeo fue presentado el miércoles en un debate que analizó los alcances, logros y tropiezos de la Ley de Justicia y Paz, marco legal de la desmovilización de grupos armados, que se celebró en la Cámara de Representantes.

Según «Robinson», un desmovilizado de esos escuadrones, los jefes paramilitares obligaban a sus combatientes a consumir carne y sangre de sus víctimas.

Confesiones son tema de polémica en una serie documental del programa Contravía, dirigido y realizado por el periodista Holfman Morris.

En este, desmovilizados contaron como torturaban a sus víctimas y buena parte de las aberraciones, consideradas como rituales de poder y valentía dentro de las desarticuladas AUC del sur del país. El documental será trasmitido por la televisión nacional el próximo domingo, según afirmaron fuentes del Congreso.

La grabación fue presentada por el representante Guillermo Rivera, en el debate en el que el Partido Liberal criticó los alcances y resultados de la Ley de Justicia y Paz.

En el mismo análisis, el Gobierno de Colombia, por medio de los ministro del Interior y de Justicia, Carlos Holguín, y de Defensa, Juan Manuel Santos, defendieron ese proceso de desmovilización, pionero y ejemplo mundial, según señalaron.

«Robinson» dijo que la «prueba de fuego» en la facción era asesinar y descuartizar a su mejor amigo, y eso representaba recibir «felicitaciones» de los comandantes.

«Cuando no había carne ordenaban sacarla de los cadáveres para comerla», dijo el paramilitar, quien confesó haberlo hecho una vez, pero que regularmente lo hacían varios, entre ellos el comandante, alias «Muela Rica».

Los representantes Rivera y Germán Olano criticaron la campaña oficial para aplicar a los paramilitares una consideración política a sus delitos y se interrogaron si «esos antropófagos» serán los legisladores del mañana.

Tanto el ministro del Interior, Carlos Holguín como el titular de Defensa Juan Manuel Santos, sin embargo, defendieron la Ley de Justicia y Paz y señalaron que por primera vez, en el mundo, se tenían en cuenta los principios de verdad, justicia y reparación de las víctimas.