Debates históricos
Autor: Pedro Manuel Hernández Gutierrez
8 de Febrero de 2007


El mal oliente agite que el senador Petro, ex- guerrillero del M19, está propiciando, me trae a la memoria el famoso debate de la segunda mitad del gobierno de Carlos Lleras Restrepo, promovido por el entonces senador Nacho Vives - Ignacio Vives Echeverría, samario-, también de 3 en conducta. El debate lo centraron en dos figuras prominentes del gobierno:

Miguel Fadul, Gerente del IFI y Enrique Peñalosa, Gerente del Incora, por el lío de la compra de unas tierras en los límites con el actual departamento de Córdoba, finca Las Catas, de propiedad de la familia Ospina Vásquez de Medellín.


Llegó a tal grado de ofensa el irreflexivo senador en el curso del debate contra el Presidente LLeras, a quien denigró sin límite alguno, que, como lo contaba su nieto el hoy senador Germán Vargas Lleras en el programa Hora Veinte de Caracol el pasado Lunes, su Jefe de la Casa Militar de Palacio, el después Ministro de Defensa General Matamoros D’Acosta, lo persuadió casi a base de imploraciones para que no se fuera armado al recinto del Senado para afrontar el debate y retar a duelo al senador Nacho Vives, como se proponía hacerlo.

Eso nos demuestra la trascendencia que puede tener una ofensa sobre la conducta de un hombre enérgico y sensible como Carlos Lleras o como el propio Uribe. Su Ministro estrella y de mayor prestigio era nada menos que el doctor Alfonso López Michelsen, de Relaciones Exteriores, recién desempacado de Valledupar, donde había sido el primer Gobernador del Cesar, con Lleras -donde instituyó en 1967 El Festival De la Leyenda Vallenata, que cumple 40 años-. López se enfrentó a Nacho Vives. (Recuerdo que el doctor Lleras Restrepo, en campaña fue a la Fundación, en diciembre de 1965. Lo esperaban los jefes del MRL, con López Michelsen a la cabeza, Nacho Vives, María Elena de Crovo y otros y le formaron la más grande guachafita a la entrada del teatro Variedades, con tomates la turba casi le daña la fiesta ¡Manes de la democracia!). Con esa fina y aguda inteligencia, ilustración y dialéctica- y aún sofismas- que suele usar, acudió por último a nuestro máximo compositor vallenato, Rafael Escalona. Con una estrofa de una sus famosas canciones folclóricas y una apropiada dosis de argumentación, atomizó a Nacho Vives.

El senador Petro cree que puede decir sin que nada le cueste ante la opinión que el presidente Uribe si pero no propicia el paramilitarismo en Colombia; que sus negociaciones con los paramilitares son negociaciones “de yo con yo”, es decir, que estamos gobernados por un paramilitar; que estamos ante un “Estado mafioso”; que cedió irresponsablemente ante todas sus exigencias en Ralito; que su hermano Santiago es un paramilitar asesino y para él, como lo afirma con infamia en el caso de los “Doce Apóstoles”, no tienen valor las medidas inhibitorias de la justicia colombiana; que el presidente Uribe debió apartarse de las negociaciones porque estaba moralmente impedido, dizque por sus compromisos con el paramilitarismo, y siguen miles de sandeces, de vilezas, creyendo que el presidente Uribe se va a cruzar de brazos resignado. Acompañan solapadamente o de frente a Petro el expresidente Gaviria, el senador Carlos Gaviria y por supuesto, Antonio Navarro, quien dijera alguna vez que Santiago Uribe, hermano del presidente, posee 250.000 hectáreas y que es un jefe paramilitar. Infamia colosal.

El presidente Uribe recordó con vehemencia por Caracol el lunes pasado en la mañana hechos trascendentales negativos para nuestra democracia, a cargo de sus agresivos adversarios, que viven en permanente trance de sesgos arteros. Aceptó afrontar un debate con ellos en gavilla por esa cadena o en el Senado cuando a bien lo tengan. Considera que se está jugando la suerte de la política futura y la estabilidad del Estado, pero que recuerden que hoy están 60 jefes paras en la cárcel, con sus bienes en vía de extinción de dominio, en contraste con lo que pasó en anteriores gobiernos. Que cuenten con todas las garantías que brinda un Estado de derecho respetuoso a la oposición. Deben establecer el contraste con nuestros vecinos o en alguna isla paradisíaca caribeña sumida en la pobreza y en la tiranía, onerosos precios con los que pagan su salud y su educación, la última de las cuales solo les sirve para ser camareros en los hoteles de cinco estrellas en Varadero, a donde, no pueden asomarse como veraneantes. Acaban de pedir asilo en Cúcuta 16 de los médicos cubanos que importó el inefable Chávez. ¿Qué les sucede a los medios de comunicación opositores en nuestra vecindad o en el Caribe? Aquí podremos ver libremente otro debate famoso por televisión desde el propio Senado o escucharlo por Caracol entre el presidente y su agresiva oposición, la que siempre gozará de la protección del Estado.