Economía

Border crisis wouldn’t be up on January the second
Crisis en frontera no se superaría el 2 de enero
20 de Diciembre de 2016


Aunque en esa fecha se habilita nuevamente el paso fronterizo según el Gobierno venezolano, las relaciones comerciales bilaterales no mejorarían tan rápidamente.


Foto: EFE 

El 11 de diciembre Maduro anunció la salida de circulación del billete de 100 bolívares para hacer frente a supuestas mafias internacionales.

Redacción - EFE


economia@elmundo.com


Los señalamientos del Gobierno Maduro a supuestos carteles de captación de moneda venezolana en Cúcuta han encrespado más la situación en la frontera más activa de Latinoamerica, alargando su cierre que en principio debía culminar ayer, y que ahora se alargará al menos hasta el 2 de enero, complicando más la vida ciudadana y económica de esas localidades.


Así lo explicó Óscar Eduardo Medina, experto en geopolítica latinoamericana y profesor de la universidad Eafit. “Es un problema grave porque de alguna forma se impide que la familia esté junta en la época navideña, ya que suelen programarse los viajes para final de año;  y desde el aspecto económico también es muy grave, porque los comerciantes de Cúcuta esperaban subir el resultado de las ventas para el 24 de diciembre”, explicó Medina, al aclarar que no sólo habrán pérdidas por las bajas ventas por la ausencia de los compradores venezolanos sino también por la considerable cantidad de billetes de 100 bolívares en manos de cucuteños, que perderán valor en las primeras horas del año entrante. 


Esta perspectiva la comparte, desde el otro lado de línea, Anabella Abadi, economista y consultora de la firma venezolana ODH. “Las zonas de frontera son de por sí espacios de mucha actividad comercial, y más en diciembre, entonces su cierre implica no sólo que se paralice la vida de muchas personas que viven de un lado de la frontera y trabajan, estudian o comercian del otro lado sino también de la mercancía destinada a surtir otras zonas del país”, explicó la consultora, al señalar que la situación llega a tal punto, que gran parte de los ciudadanos venezolanos se ven obligados a gastar sus utilidades (beneficio laboral equivalente a la prima colombiana), en comida y víveres, y no en los regalos de fin de año. 


Pero ciertamente la crítica situación que se vive entre el Táchira (Venezuela) y Norte de Santander (Colombia), no vería mayor mejoría con la habilitación del paso fronterizo, ya que, según explicó el diputado y economista venezolano José Guerra, la circulación de la nueva denominación de efectivo, el billete de 500 bolívares que reemplazaría al de 100, tardaría entre 25 y 30 días en llegar al público. 


“Estos billetes que van a llegar de 500 (bolívares) muy probablemente no vayan a poder ser dispensados (...) porque el proceso mediante el cual el cajero reconoce la nueva cara del billete, que no es igual a la que estaba anteriormente, tarda entre 30 y 25 días”, señaló el miembro de la Asamblea Nacional, al explicar que estos papeles se concentrarían principalmente en las grandes ciudades luego de su emisión. 


El canje de billetes y monedas en Venezuela iniciado la semana pasada ha tenido momentos de tensión debido a las largas filas y la incertidumbre que ha habido entre la población.



Santos se pronunció

“Cerrar la frontera no le conviene a nadie y abogamos porque esa situación se pueda resolver lo más pronto posible porque el problema no está en Colombia. El problema de Venezuela, su situación económica, no está en la frontera, ni en Colombia, está allá en Venezuela”, dijo el presidente Santos en una alocución por televisión.


“Por las circunstancias económicas no es mucha la plata que está en manos de los cambistas, en manos de los comerciantes en la frontera y que diera lugar para cerrar la frontera”, agregó el mandatario.