Economía

2017 will not be a good year for the Colombian economy
El 2017 no sería un buen año para la economía colombiana
Autor: Yonatan Rodríguez
8 de Diciembre de 2016


Aunque se espera cerrar este año en 1,7% de crecimiento y se proyecta un 2,3% para el 2017, los expertos coinciden en que dado el panorama socioeconómico, los niveles de esperados no serían suficientes para un buen desempeño el año entrante.


Foto: Cortesía 

El déficit de cuenta corriente en el país para 2017 sería de US$10.800 millones, 3,4% del PIB.

Con una crisis petrolera que obligó a proyectar US$32.400 millones en exportación de crudo para 2016, mientras que tres años atrás se cerró con US$60.000 millones; las perspectivas para el 2017 en Colombia no parecen dibujar mayor avance. No sólo por la falta del ingreso del crudo, que representa un motor fundamental en la economía y gasto público, sino también por las incertidumbres en materia tributaria y social, ligadas a las condiciones que imponga el proceso de paz. 


Pese a que los precios de algunos commodities, materias primas sin transformar y sin valor agregado, como el crudo, el carbón y el café, parecen estar por lo menos estables, los problemas financieros de las economías desarrolladas, principales demandantes de estas materias, no auguran una recuperación integral. Así lo prevé Alfonso López Cifuentes, especialista en Mercado Internacional y profesor de la Universidad Eafit: “Esa falta de dólares nos afecta la tasa de cambio, porque se sube a $3.000 o más, y sí hay algunas ventajas para los exportadores, pero otras variables como los alimentos se encarecen, también los autos y la maquinaria. Lo preocupante es que con esta falta de ingresos no hemos mermado el gasto, entonces lo que estamos haciendo es endeudándonos”, señaló el docente al advertir que fuentes de financiación como la Reforma Tributaria son indispensables en este momento, aunque es sin duda, como apuntó el experto, “el peor de los momentos para hacerla, pero hay que hacerla”.


Desde otro punto de vista, Munir Jalil, director de Investigaciones Económicas de Citibank para América Latina, declaró que aunque el 2017 no será el mejor de los años, no necesariamente representará un retroceso en el desarrollo de Colombia. “Tenemos un crecimiento proyectado para 2016 de 1,7%, mientras que para 2017 el crecimiento sería de 2,3%, es una recuperación, pero no a los niveles que veíamos antes, entre 2004 y 2006, cuando veíamos índices de crecimiento económico de 4,0% y hasta 6,6%, que fue una época en la que todo el mundo económico estuvo en expansión”, precisó el analista, quien alertó que otro de los retos en materia de política económica para el año entrante será ubicar la inflación nuevamente en el techo del rango fijado como meta por el Banco de la República.


“Se prevé cerrar este año con un 5,6% de inflación para Colombia, y lograr llevar a un 4% para el año entrante. Sería un avance importante, pero seguiría estando alta, porque debería estar bajo el esquema de inflación objetivo, es decir, más cercano al 2% y por debajo de 4%”, detallo Jalil, quien recordó que hace algunos meses cuando llegó a tocar el 9%, la opinión experta se mostró escéptica a una reducción por debajo del 6% para finales de 2016, y efectivamente ocurrió.


Según los analistas consultados, se esperaría que para 2018 se comiencen a ver los primeros indicios de una recuperación económica sólida, tanto en el contexto global como en el regional, dado que para esta fecha ya se verían los impactos reales de fenómenos como la elección de Trump en EE.UU. y las consecuencias del brexit en Europa. 



El panorama global

Las proyecciones negativas para el país se desprenden de un contexto global de desaceleración económica. China, por ejemplo, que pasó de crecer a ritmos de 13% y 14%, aún en la crisis de EE.UU., a reportar un 6,5% en este mismo indicador. Según cifras del Banco Mundial, aunque no se dejará de crecer, se espera que la economía mundial en 2017 presente un crecimiento de 2,7%, y de 3,1% para el 2018.