Columnistas

Dicen las entidades rectoras del idioma
Autor: Lucila Gonzalez de Chavez
8 de Diciembre de 2016


Con motivo del accidente ocurrido en Colombia del avión en el que viajaban los futbolistas de Brasil, se ofrecen algunas claves para una buena redacción de las noticias.

Con motivo del accidente  ocurrido en Colombia del avión en el que viajaban los futbolistas de Brasil, se ofrecen algunas claves para una buena redacción de las noticias.


1. Antioquia y Antioquía.


Antioquia, sin tilde, es uno de los departamentos colombianos. Antioquía, con tilde en la segunda i, es el nombre de una ciudad turca.


2. Ochenta y una personas.


Los numerales compuestos que terminan en un/una concuerdan con el género del sustantivo que sigue: ochenta y una personas, no: ochenta y un personas.


3.A bordo y abordo: 


La expresión a bordo, que significa ‘en una embarcación u otro vehículo’, se escribe en dos palabras, mientras que el sustantivo abordo, sinónimo de abordaje, se escribe en una sola.


4. Superviviente y sobreviviente, son formas válidas.


5. Por vía terrestre, no: vía terrestre


La palabra vía debe llevar  la preposición por cuando va seguida de un adjetivo y expresa la manera  en que se realiza algo: por vía terrestre.


6. La Unión y La Ceja.


En los topónimos La Unión y La Ceja, el artículo forma parte del nombre, por lo que hay que escribirlo con inicial mayúscula.


7. Brasileño o brasilero, no: brasileiro


El gentilicio de los naturales de Brasil es brasileño,  aunque alterna en algunos países de América con brasilero, adaptación  válida de la voz portuguesa brasileiro”.


        2. Fidel Castro:


“Con motivo del fallecimiento de Fidel Castro, se ofrece  una serie de claves sobre la escritura apropiada de  las informaciones:


1. Mayúscula inicial en Revolución cubana.


Se escriben con mayúscula los sustantivos y adjetivos que forman parte del nombre de las revoluciones, y con minúscula los adjetivos especificativos: en Revolución cubana se escribe con mayúscula la letra erre.


2. Castrismo, castristas.


El régimen político de Fidel Castro se conoce como castrismo y sus partidarios son los castristas. Los sustantivos que designan las tendencias políticas o ideológicas son nombres comunes y se escriben con minúscula inicial. 


3. Expresidente; ex primer ministro; ex comandante en jefe… 


Se escriben con minúscula inicial como todos los nombres de cargos.


Los prefijos se escriben unidos a la palabra a la que acompañan (expresidente); pero separados si preceden a una base formada por varias palabras (ex primer ministro ; ex comandante en jefe).


4. Los apodos.


Algunos de los apodos con los que se alude a Fidel Castro son: el Jefe, el Comandante,  el Líder Máximo. Los apodos comienzan con mayúscula inicial; si están precedidos de artículo, este va con  minúscula.


5. Las obras literarias. 


Los títulos de las obras literarias se escriben en cursiva (o entre comillas si no se dispone de ese tipo de letra) y con mayúscula  en la primera palabra: La historia me absolverá.


6. La Habana.


La capital de Cuba es La Habana, con el artículo en mayúscula, pues forma parte del nombre.


7. Marxista-leninista.


Fidel Castro se definía como marxista-leninista. Esta tendencia política se escribe con un guion intermedio: une dos adjetivos que se aplican a un nombre y cada uno de ellos conserva su forma plena”.


3. Sororidad


El término sororidad es válido para aludir, en el movimiento feminista, a la solidaridad de las mujeres. En los medios de comunicación empieza a aparecer este término en las noticias políticas y sociales: “La joven expresó que esta manifestación se da en el marco de la sororidad”. “… proyectaron una imagen de sororidad y unidad del bando demócrata”. “… se fomenta la sororidad y cooperación entre asociaciones de mujeres”.


También es llamado hermanamiento femenino, o: entre mujeres. Es una voz habitual  relacionada con el feminismo, y está formada según el mismo patrón lingüístico que fraternidad, pero a partir de la voz latina soror (‘hermana’), en lugar de frater (‘hermano’)”.


Al oído del lector:


Los libros escogidos para leer, tanto en temas como en estilo, en seriedad y autoridad, deben servir para integrar nuestro ser; para crecer interiormente; para adquirir una visión clara y precisa del mundo, del ser humano; para adquirir una concepción profunda de la vida y entender el compromiso de trascender.