Fútbol en el Mundo

Champion, forever
Campeón, por siempre
6 de Diciembre de 2016


La Conmebol nombró al Chapecoense de Brasil campeón de la Copa Sudamericana 2016 y a Nacional le entregó el premio Centenario al Juego Limpio.



El equipo de Chapecoense que enfrentó el último partido de la Sudamericana, en Semifinales ante el San Lorenzo.

EFE


El deseo de todos se hizo realidad. La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) declaró ayer al Chapecoense campeón de la Copa Sudamericana 2016, cuya Final iba a jugar antes del accidente aéreo del 28 de noviembre pasado en el que murieron 71 personas, cuando el avión de la aerolínea LaMia que transportaba al equipo brasileño iba a aterrizar en el Oriente antioqueño.


El ente rector del fútbol sudamericano dijo en un comunicado que Chapecoense será reconocido como campeón “con todas prerrogativas deportivas y económicas que ello conlleva” como “laurel honorífico a su gran pérdida y homenaje póstumo a las víctimas del fatal accidente que enluta nuestro deporte”.


Era una pretensión generalizada en todo el continente, tras el doloroso episodio que está viviendo el equipo del sur de Brasil.


En el comunicado, la Conmebol dijo que “confirma que el Consejo de la Conmebol, en su calidad de autoridad permanente encargada de hacer cumplir los Estatutos de la Institución, ha decidido declarar a la Associação Chapecoense de Futebol Campeón de la edición 2016 de la Copa Sudamericana, así como otorgar al Club Atlético Nacional el reconocimiento extraordinario del premio del “Centenario Conmebol al Fair Play”, debido a su noble gesto de proponer en una carta enviada al presidente de la entidad, Alejandro Domínguez, que el título de la Copa le fuera entregado al equipo brasileño.


De esa manera, Chapecoense recibirá como campeón del certamen la suma de dos millones de dólares. El equipo de Chapecó comenzó a disputar el torneo desde la segunda fase y recaudó en total 3’675.000 dólares, sumando los montos por cada etapa que debió pasar antes de llegar a la Final.


Atlético Nacional recibirá también la suma de un millón de dólares, agregó el comunicado de la Conmebol, que destacó la “solidaridad, la consideración y el respeto” exhibido por el club colombiano tras la tragedia, como muestra del “espíritu de paz, comprensión y juego limpio”.


El accidente, en el que murieron 19 jugadores de la plantilla del Chapecoense, se produjo a escasos kilómetros del aeropuerto José María Córdova, al Oriente de Medellín, donde el conjunto de Chapecó tenía previsto jugar el partido de ida de la Final de la Sudamericana frente a Nacional.


Seis personas sobrevivieron, incluyendo a tres futbolistas del equipo que viajaban para jugar el partido más importante en la historia del Chapecoense.



Plaza Medellín

EFE. El alcalde de Chapecó, Luziano Buligon, dijo ayer que esta ciudad del sur de Brasil construirá un memorial para recordar a las víctimas del accidente en Colombia del avión que transportaba al club Chapecoense y una plaza que recibirá el nombre de Medellín en agradecimiento a la solidaridad colombiana.


Buligon anunció en rueda de prensa las medidas que adoptará la municipalidad en homenaje a las víctimas del club de fútbol que era referencia de la ciudad y en agradecimiento a todo el apoyo recibido de la población de Medellín y de Colombia.


“La idea es transformar una plaza de Chapecó en una plaza con el nombre de ciudad de Medellín, en la que instalaremos una carta en bronce con la historia de Medellín. Vamos a tener una nueva plaza y un memorial para las víctimas”, afirmó.


Agregó que ayer mismo envió al Concejo municipal de Chapecó, ciudad de 210.000 habitantes en el sur de Brasil, un proyecto de ley para convertir a Medellín en ciudad hermana de Chapecó.


El pasado sábado en las exequias de las víctimas en Chapecó, Buligon, vistiendo la camisa del Atlético Nacional, aseguró que los brasileños “nunca olvidarán lo que Colombia hizo por el Chape”, como se conoce cariñosamente a este equipo del estado de Santa Catarina.


Otra medida será la posible ampliación del estadio Arena Condá, la casa del Chapecoense, para que su capacidad aumente de los actuales 19.000 espectadores hasta unos 40.000.