Moda

Live a fashionable Christmas
Viva una Navidad a la moda
Autor: Daniel Grajales
4 de Diciembre de 2016


Tres expertas en moda del país comparten con nuestros lectores las tendencias que marcarán el vestuario femenino y masculino del fin de año, así como consejos útiles a la hora de elegir las prendas.


Si hay algo que se hizo evidente este 2016 fue la necesidad de libertad que los consumidores le reclamaron a la moda. La comodidad y el interés por lograr un estilo propio han llevado a que cada individuo elija lo que mejor se ajuste a su cuerpo, a sus labores, a sus gustos, acomodando las macrotendencias de moda como mejor le parezca. Pero esto no quiere decir que no haya dictámenes de estilo que vienen desde grandes capitales de la moda, como París, y de meses de estudio por parte de la crítica especializada, los académicos, los diseñadores y los textileros. 


Para este fin de año, las expertas de moda del país tienen claro que habrá diversidad, sin que ello deje de lado un interés del público por lucir lo que se está usando. 


Carmen Vásquez, editora de Moda de EL MUNDO, aseguró que “hoy en día hay una gran tendencia mundial: yo me pongo lo que yo quiera. Sin embargo, siempre hay un resurgir del pensamiento de los grandes diseñadores que plantean acoples de estilos para todo el público”. 


Ella destacó tres tendencias de moda: vintage, chic y tropical. 


“Lo vintage no quiere decir que saquemos todas las cosas viejas y nos las pongamos juntas. Una persona puede tener una bonita chaqueta de los años 50 o 70, esas prendas militares, con escudos, muy bellas, y hacerlas resurgir, combinándolas con prendas muy suaves. En esta tendencia no vemos colores extravagantes ni brillantes, nada tienen que ver con eso, van en una gama muy suave. Vuelven los botines, combinados con faldas largas, los desgastes para ambos, las leñadoras”. 


En lo chic, Vásquez apuntó que “la mujer se quiere sentir linda, femenina, muy bien puesta, con faldas, vestidos, tablones, manga sisa, un corto de falda que no tiende a la minifalda, sino al Channel que quedaba debajo de la rodilla. Están las medias con figuras, rayitas, flores. El hombre guarda un estilo formal, vuelve al pañuelito, a un pañuelo de seda, con una chaqueta muy bien cortada. Aquí sí hay brillo, cadenas, zapatos plateados y dorados”. 


Lo tropical expondrá las flores grandes, “los estampados no van a dejar de resaltar, con líneas, cuadros, el fondo con un gran paisaje sobre el que florece un ramillete de colores. Todo el trópico, con plantas, animales, materiales naturales”.


Beatriz Arango, periodista de moda y líder de opinión, defiende en sus posts que se busque un estilo propio, enfatizando el concepto de “moda cercana”. Ella resaltó entre las tendencias de fin de año para las mujeres “el camuflado, los bordados, las aplicaciones, las faldas de tul, el calzado de la abuela, las faldas plisadas o trilladas, las prendas metalizadas, el estampado gallineto, los tops lenceros con vestido o camiseta. También se verán las faldas y vestidos tipo tutú, las prendas en denim, los volantes y boleros. Se impondrán los parches y los bordados, los hombros desnudos, seguirán las rayas azules y blancas tipo camisa masculina, y la misma camisa masculina deconstruida”. 


Arango agregó también en su lista femenina las “camisas de lazos, los estampados de insectos, las prendas en tono plateado, el calzado de plataforma, así como los pompones en la ropa y el calzado. Finalmente, en el tema de accesorios, la tendencia es choker”.


Para los hombres, que cada vez se abren más al tema de las tendencias, Arango recomendó los “pantalones jogger”, un estilo que propone que las botas sean en resorte, y el “estampado camuflado en diversas prendas. También se verán estampados de plantas y follajes, con mini estampados de flores”.


El denim es una de las tendencias, tanto para hombres como para mujeres, que está presente en todas las temporadas. La experta Adriana Gómez, quien recientemente participó en la feria más importante del mundo sobre este material, explicó que “en el textil hay tres cosas muy importantes para rescatar: la idea del confort, con la elasticidad que tenga la tela, no sólo para que se ajuste al cuerpo, sino para dar comodidad, tanto en las prendas de hombre como mujer. Tejidos muy livianos, casi que más para el mercado casual que para el jeanswear, con viscosa para darle caída a las prendas, en botas muy anchas, faldas largas, vestidos y túnicas”. 


En siluetas, ella precisó que “vamos a encontrar las más desestructuradas y amplias, pantalones acampanados, chaquetas anchas, el ajuste va a pasar a un segundo plano, pero la novedad serán las prendas sueltas y dimensionadas, para los dos sexos. Una de las piezas claves será la chaqueta tradicional, que vendrá decorada con muchas grafías, hay un tema muy importante es que las prendas hablan por ti, con mensajes contestatarios, de amor, para cambiar la sociedad, no revolucionarios, sí reflexivos sobre la discriminación social, la guerra, imágenes muy contundentes”. 


Para concluir, dio sus infaltables: “debes tener de índigo este fin de año una chaqueta, un pantalón de bota campana o de bota ancha y una prenda de denim en tejido de punto. Esos son los imprescindibles”.