Columnistas

“Dé de” lo que tenga” y la Revolución cubana
Autor: Juan David Villa
2 de Diciembre de 2016


Mi error

Mi error 


La señorita puede llamarse Khaterin, Katherine, Katherin o como quiera, pero si elije la adaptación española, deberá llamarse Caterine, Katerine, Caterín o Katerín”. 


Esto escribí en la columna pasada: escribí elije en vez de elige (¡ah, bestia!). Elige es el verbo elegir (debí escribir “si elige la adaptación…”). Elije es el verbo elijar, que significa cocer una sustancia para extraer su jugo. 


De y dé: “dé de lo que tenga”


“Extraditable Coronel, enemigo de paramilitares y sometido a FARC, busca más contratos y que Santos le de el Canal Uno, como único proponente”.


El expresidente Uribe no le puso tilde a “dé”. Recuerden que se tilda cuando es el verbo dar: “… y busca que le dé el Canal Uno…”. El otro “de” es una preposición: soy de Colombia, bolsa de leche, etc. Si no es el verbo dar, no se tilda nunca: “dé de lo que tenga”, ¿ven? El primero es el verbo dar.


Ahora, lo peorcito de este tuit no es el error ortográfico (entre otras, el expresidente suele escribir correctamente), sino la idea de que ser “enemigo de paramilitares” es un problema (eso se lee, como dicen, entre líneas). 


A propósito de este paracotuit, también me preguntaron sobre la sigla FARC: ¿se puede escribir Farc? Sí, se puede. La norma de las academias dice que si una sigla se puede leer como una palabra (la sigla FBI no se puede leer como una palabra, hay que deletrearla), se puede escribir con minúsculas. Farc se puede pronunciar como una palabra. Eso sí: debe mantener la F mayúscula por ser nombre propio. No es cierto que una sigla se escribe con minúscula solo cuando tiene más de cuatro letras: es una costumbre que no es regla propiamente. Entonces, se puede escribir FARC o Farc. Además, los medios de comunicación colombianos, la mayoría, decidieron hace tiempo escribir Farc y Eln para no darles el brillo, la importancia que las mayúsculas pueden representar. Mejor dicho: escribir Farc y Eln ha sido una manera de quitarles una relevancia que de hecho no tienen. 


La Revolución cubana


“Informe sobre el padre de la Revolución Cubana”.


Se murió Fidel, qué vaina. Casi rompe la regla que sustenta la vida humana: no hay mal que dure cien años (salvo en Colombia: aquí los males duran toda la vida). La forma correcta es Revolución cubana: sí, cubana con minúscula, pero Revolución con mayúscula. Ahora, se escribe Revolución Industrial: sí, las dos palabras llevan mayúscula. ¿Por qué hay dos normas para expresiones de la misma categoría?, ¿por qué si son dos revoluciones, es decir, la misma cosa finalmente? 


Esta norma no tiene mucho sentido: si el nombre de la revolución es un adjetivo que expresa nacionalidad, este lleva minúscula: Revolución francesa, Revolución mexicana, Revolución Cultural china, Revolución rusa.


Pero Revolución Industrial, Revolución de los Claveles, Revolución Cultural Proletaria… Caprichos académicos. 


De esas que casi nunca usamos


Presciencia: conocimiento de las cosas futuras. “Ese hombre tiene cierta presciencia: es como si supiera qué va a pasar mañana”.