Economía

Financing of non-VIS housing falls nearly 12%
Financiación de vivienda no VIS cae cerca de un 12%
Autor: Yonatan Rodríguez
26 de Noviembre de 2016


Aunque la financiación de viviendas en el país muestra tendencias al alza con un crecimiento de 10,1%, comparado con el tercer trimestre de 2015, el panorama de las no VIS proyecta caídas en el sector a futuro.


Foto: Cortesía 

Entre enero y septiembre de 2016 el número de VIS financiadas tuvo una variación de 32,5%. Para el mismo periodo de 2015 la variación fue de -15,6 %.

El crecimiento que mostró en el pasado trimestre la financiación de vivienda de las unidades de interés social (VIS), que asciende a un 39,1%, se vio opacado por el decrecimiento, en el mismo sector, de la vivienda que no hace parte del programa de Interés Social. Según las cifras publicadas por el Dane, que resalta las 31.386 unidades financiadas en este lapso, la compra de viviendas no VIS entre enero y septiembre de este año registró una variación de -7,6%.


Al compararse trimestralmente con el año anterior, las no VIS presentaron una disminución de 13,1%, una caída de casi doce puntos porcentuales más que en el mismo periódo de 2015. En ese mismo sentido, la financiación de las viviendas en general correspondió a $1,613 billones sólo en el tercer trimestre del año en curso, registrando una variación de -5,4% frente a julio, agosto y septiembre de 2015.


Desde la perspectiva del director de Contenidos del Grupo Ágora, Giovanni Montoya Aldawe, el aumento a primera vista de las VIS parecería un aspecto favorable para el sector edificador. “Aunque es un dato que llena de optimismo el mercado, hay que tener en cuenta también que hay un decrecimiento importante de viviendas usadas, lo que es preocupante porque muchas personas venden su vivienda usada para comprar una nueva, y este indicador lo que anticiparía es un decrecimiento en la adquisición de unidades nuevas a futuro”, previó Montoya Aldawe, al señalar que afortunadamente, el proyecto tributario no toca a los compradores de viviendas de bajo costo, aunque sí a las ganancias de los constructores. 


Y es precisamente la perspectiva de negocio, la que a juicio de la profesora Zoraida Gaviria, adscrita a la Escuela de Ingeniería de Antioquia, se está yendo en detrimento de la habitabilidad de estos espacios. “Lo fundamental para ellos es poder hacer la vivienda accesible para bajar el costo, como es natural en proyecto social; el problema viene cuando le disminuyen la calidad al espacio. El informe muestra un crecimiento importante, que ubica a la vivienda de interés social como parte del negocio inmobiliario y, a mi pesar, para que sea negocio hay que bajarle el costo”, explicó la urbanista, quien ve en estos modelos altas densidades y reducciones de espacios que, en su mayoría, atentan contra lo que es una vivienda digna. 


La hipótesis de la profesora Gaviria, alude a los $753.815 millones que destinaron los colombianos a vivienda usada, y que representan un decrecimiento de 10,3%, en el comparativo con 2015, en donde se desembolsaron $840.403 millones.



La vivienda social en Colombia

Tanto la Vivienda de Interés Social (VIS), como la de Interés Social Prioritaria (VIP), reúnen características de habitabilidad y, según el Gobierno, estándares de calidad en diseño urbanístico, arquitectónico y de construcción. La VIS está valorada en un valor máximo de 135 salarios mínimos legales vigentes, es decir, cerca de $93 millones. Mientras que la VIP, se encuentra sobre los 70 Smlv, poco más de $48 millones. Actualmente el Gobierno, desde los programas de adjudicación de subsidios, tienen convocatorias abiertas para más de 11.000 auxilios a la tasa de interés de este tipo de viviendas, con el que las familias podrían experimentar un alivio entre 13 y 27 millones en su crédito hipotecario.